Orientaciones y Formas de relacionarse

5 mitos sobre las relaciones abiertas

Todo lo que me llevó fue una agarrada con mi ex y su nueva novia, para hacerme, a regañadientes, un perfil de citas online. Traté de mantener la calma mientras les hablaba, incluso sacudía mis manos mientras la juzgaba rápidamente en mi cabeza. Pero cuando se fueron, llamé a un amigo, llorando.

“¿Cómo puede ser que él ya esté en una relación?” Grité por teléfono “¡No estoy preparada para algo así!

No era que no estuviera saliendo con gente, pero en mi caso las situaciones siempre terminaban en la incómoda conversación de “¿y entonces qué somos?” para la que no estaba preparada. Todavía no estaba en la posición para ser una buena pareja, pero sí quería la experiencia de conectarme con alguien.

Así es como terminé sorprendiéndome cuando un mensaje apareció en mi casilla de OkCupid. Él decía que estaba en una relación abierta, y que su novia no tenía problemas con eso. ¿Me gustaría tomar algo en algún momento?

Yo tenía mis suposiciones acerca de las relaciones abiertas y de la clase de personas que se mete en ellas. Las relaciones abiertas son no-monogámicas de manera consensuada, y, aunque la definición varía, por lo general involucran a una pareja primaria con parejas secundarias adicionales (como oposición al poliamor, que involucra múltiples parejas románticas).

Pero decidí dejar de lado las suposiciones y simplemente intentarlo, y cambió un montón lo que pensaba. No solo era un alivio salir con personas que no tenían expectativas emocionales conmigo, sino que además aprendí cuántos estereotipos sobre las relaciones abiertas están equivocados. Aquí hay cinco mitos sobre relaciones abiertas que debemos dejar de repetir.

Mito 1: Las personas en relaciones abiertas son más promiscuas que la gente monogámica.

Mucha gente se imagina que las relaciones abiertas consisten en un montón de sexo casual sin compromiso y en fiestas  sexuales, esa fue mi escéptica suposición antes de conocer gente en relaciones abiertas. Pero las relaciones abiertas no consisten en tener más sexo, sino en tener sexo de un modo diferente.

“Nunca me entusiasmó demasiado la propuesta de tener un matrimonio de toda la vida con una persona, así que para mí, ayudaba la posibilidad de tener sexo con alguien más”, nos dijo Hailee, una mujer de 30 años en una relación abierta. “Entonces no dependo de la líbido sexual de un hombre exhausto. Puedo abrirme hacia otros lados.”

Una pareja, Nick y Cate, contaron que su vida sexual era activa antes de abrir su matrimonio, pero la experiencia de dejar al otro explorar otras situaciones sexuales cambió sus perspectivas.

“Existe esa posibilidad, si estás tomando algo con alguien, o digamos, si ves a alguien parado en el subte, por ejemplo… está esa sensación de la posibilidad [de tener sexo], con la cual es adorable vivir, incluso si nunca lo practicás.” Comentó Cate. Esa excitante variedad sexual, lejos de la promiscuidad sin sentido alguno, es un beneficio de las relaciones abiertas.

Mito 2: La gente solo está en relaciones abiertas por el sexo.

Hay una fuerte suposición de que una persona elige abrir una relación simplemente porque está buscando un pase abierto a tener sexo con quien quiera, cuando quiera. Solo mira la presunción en la oración de un artículo en Men’s Fitness : “Conocemos los beneficios, ¿pero cuáles son los costos?”.

Pero los beneficios asumidos no son solamente sexuales. Jonathan, de 23 años, habiendo salido con varias personas en relaciones abiertas, comentó “El tipo estaba realmente interesado en crear un vínculo emocional. Él estaba genuinamente interesado en mí como una persona, y no solo como un levante. Me sorprendió ver que el sexo no era siempre lo que se esperaba”.

“Él me mandó un mensaje en OkCupid”, comentó Nicole, de 29 años “Y dejé el mensaje sin responder por unos meses.” Ella estaba en la misma situación que yo, también tenía suposiciones acerca las relaciones abiertas. “Yo quería ver a alguien de manera más regular, pero sin todo el compromiso de estar en pareja y tener que estar suponiendo a dónde iba la relación”. Nicole terminó saliendo con el muchacho, y no solo una vez. Se vieron regularmente durante seis meses, y hasta pudo conocer a su novia.

Yo me encontré con lo mismo, que los hombres con los que salía, no estaban solo interesados en el sexo. Estaban contentos de conversar y conocerme, más allá de que eso terminara o no en sexo.

Mito 3: Las relaciones abiertas son solo una forma de justificar el engaño

Al contrario de la creencia popular, las personas en relaciones abiertas no están necesariamente infelices con sus parejas actuales, en falta de amor, o buscando apartarse. Charlotte, de 26, comentó que una relación abierta la acercó más a su novio.

“Yo no sentía que tenía que estar enamorada de esta persona o hacer determinadas cosas obligatorias” dijo. “Yo elijo estar con esta persona. Yo elijo a cada uno con los que salgo al final del día. Ellos eran mis relaciones primarias. Ellos hacían que no me sintiera atada a los confines de una relación monogámica, y por eso los amaba aún más ya que sentía que podía ser yo misma.”

Jonathan destacó que saliendo con esas personas en relaciones abiertas, la meta no parecía ser engañar. “Me sorprendió ver que su otro compañero sabía cuando estaba pasando tiempo conmigo, y que tenía al menos una idea acerca de quién era yo”, comentó, notando que su vida no era ni una pizca de furtiva.

Después de pasar noches con uno de los hombres que veía en una relación abierta, no era raro para él responder el teléfono en la cama cuando llamaba su novia, charlando brevemente sobre sus noches afuera y los planes que tenían juntos para más tarde. Nunca me molestó porque los dos teníamos en claro qué podíamos esperar del otro, y tampoco parecía molestarle a ella saber que había alguien más al lado de su novio.

Mito 4: Las relaciones abiertas requieren reglas estrictas para el sexo.

Escuchando programas sobre relaciones y sexo como Savage Love o leyendo perspectivas de expertos tendrás la impresión de que una relación abierta sana requiere de reglas muy bien definidas, como guardarse ciertos actos sexuales exclusivamente para la pareja o tener planeada toda la semana, y que estos son los pilares de la relación.

Yo supuse que existía una fuerte política sobre no quedarse a dormir, ya que consideraba que dormir juntos era una parte importante de mis relaciones monogámicas ya extintas. De manera incómoda, le pregunté a uno de los muchachos que estaba viendo, “¿Así que te vas a quedar, digamos…. toda la noche?”

Pero por mi experiencia y la de las parejas con las que hablé, encontré que muy poca gente tiene reglas fuera de lo que implica la salud: cuidate, usá preservativo y sé honesto. Nick y Cate contaron que ellos también son simples: “sin escabullirse, sexo seguro y los dos tenemos el poder de vetar”.

“Ambos tratamos de dar suficiente información cuando salimos, y mantener al otro al tanto mientras estamos afuera, especialmente si va a ser una noche realmente larga, o si uno de los dos no va a volver a casa.” Brett, de 33 años, en una relación abierta con su novia, comentó “La regla más importante que tenemos es que no traemos a nadie a casa”.

Mito 5: Las relaciones abiertas terminan por separar a las parejas.

Muchas personas parecen terriblemente ofendidas por las relaciones abiertas, considerándolas como una afronta a las relaciones serias comprometidas, especialmente, los matrimonios. Pero, a menudo, las parejas deciden abrir sus relaciones con el objetivo de salvarlas, no dañarlas. Salir con otras personas puede sacar mucha presión a alguien que habitualmente lo es  “todo” para su pareja.

En mi última relación, solamente el pensamiento de que yo estuviera hablando con otro hombre hacía que mi ex se pusiera loco.  ¿Los celos no serían peores en las relaciones abiertas? Pero me dí cuenta de que a lo que las relaciones monogámicas le temen, el sexo fuera de la relación, no es un tema para los que están en relaciones abiertas, siempre y cuando  la buena comunicación y la honestidad sean la prioridad.

“Hacía que la pelea fuera menos intensa, porque ambos debíamos reconocer que una persona no tiene por qué lidiar con las expectativas de  ninguno de  los dos, y entonces podíamos conocer gente nueva y probar cosas nuevas por fuera de la relación. Y salir con otras personas es una manera divertida de hacerlo.” Comentó Hailee.

Brett abrió su relación con su novia hace seis meses y contó cómo eso ayudó a incrementar la conexión entre los dos: “La gente está condicionada a creer que las relaciones monogámicas  son la única forma de relación que podés tener, y que todo lo demás es tabú o está mal”, señaló. “Sin embargo, yo creo que si profundizás en la gente con esas creencias, se trata más de mantener un status quo, que de un prejuicio racional. Si dos personas están felices en una relación abierta, y nadie está siendo deshonesto, ¿quién puede juzgar o preocuparse al respecto?”

Fuente:http://mic.com/articles/114990/5-myths-you-learn-aren-t-true-when-you-date-someone-in-an-open-relationship

Traducción:Nala, Luna B.