6 mitos no-monógamos, dañinos éticamente, que la comunidad tiene que abordar

Por Michon Neal / 14/07/16

Con el creciente interés en el poliamor y otras formas de no-monogamia, nuestra comunidad tiene una plataforma única desde la que hablar y, posiblemente, producir cambios en la vida de las personas.  Pero también hay un pequeño problema que he encontrado en mis experiencias con la comunidad del poliamor, que golpea –un poco- mi ética. Y no estoy solx en esto. He conocido gente y he leído artículos sobre personas que están tan hartos de la falta de ética en la no-monogamia, que ya no se identifican con ella, y estoy tentadx a ser uno de ellxs.

Para una comunidad que se enorgullece de ofrecer soluciones más saludables sin importar la orientación de la relación, la práctica parece ser más una carga que una bendición cuando se trata de ciertas personas marginadas.

Hay algunos mitos profundamente arraigados sobre la no-monogamia, que en realidad excluyen a muchas personas con diversas experiencias, especialmente aquellos de nosotros que tienen la intersección de identidades marginadas (minorías de las minorías, como me gusta decir que soy).

Soy una persona de género queer, negrx, que practica la anarquía relacional. He sido no-monógamx toda la vida, incluso antes de saber las condiciones para ello. Soy a-románticx, pansexual, de izquierda, sinestésicx, traviesx, atex, y sapiosexual. Tengo enfermedades invisibles, mentales y físicas. Soy neurodiversx, sobreviviente, pobre y madre.  También he tenido dos amantes que fallecieron, unx de los cuales tenía esquizofrenia y otrx, con enfermedades médicas. Una era de sexo femenino y el otro masculino; ambos negrxs, como yo.  

Así que cuando critico la falta de ética en la ética no-monógama, hablo desde 27 años de educación, intersección y experiencia personal.

Después de haber estado en el “Centro de Diagnóstico”, que casi me cuesta la vida, (por recibir un diagnóstico y tratamientos equivocados), me gustaría ayudar a sacar aquellas cosas que hacen de la comunidad no monógama, un lugar bastante poco ético.

 

1. No todo el mundo hace una transición en la no monogamia.

Creo firmemente que el poliamor es inherente en mi naturaleza. Y mientras que la naturaleza frente a lo natural, no debería ser un problema, en mi experiencia en la no-monogamia no es la narrativa típica.

Nunca me encontré con cuestiones en torno a los celos, primeras relaciones difíciles o parejas abusivas, o cualquiera de las otras preocupaciones de aquellos que eligieron la transición en el poliamor. La forma en la que amo es diferente de la “versión consumada" (La Teoría del Amor Triangular) y sin embargo, no había ningún lenguaje no-romántico para describir lo que sentía.

Así que los creé.

Sin embargo, hasta el día de hoy, prácticamente todas las historias de la comunidad se centran en las personas románticas, blancxs, cisgénero que han hecho la transición a la no-monogamia.

En lugar de sentir que era parte de la comunidad, terminé sintiéndome más extraña que nunca.

Yo parezco del género femenino, y también porque soy negrx, parece atraer la atención de aquellos cuyo fetiches son mayores que mi humanidad.

Cuando recientemente dije que, debido a que hay varios hombres en la comunidad poli que ignoran explícitamente mi género, preferencias sexuales y el deseo de amistad; pidiendo inmediatamente sexo, para explorar su fetiche conmigo (de hecho, siendo violada por uno de ellos, quién luego afirmó que no podía ser violación, porque yo era poli), y que por consiguiente decidía evitar absolutamente a los cisgénero y hombres heterosexuales, me dijeron que mis experiencias eran demasiado políticas para ser compartidas en el grupo.   Esta situacion, terminó explotando cuando lxs otrxs empatizaron con los fetiches y el resto simplemente querían volver a hablar de lo maravilloso que era sentirse comprendido, por primera vez.  Así que nos separamos y formamos una interseccional no-monógama.

Entonces, ¿cómo solucionamos ésta división? ¿Cómo capturamos más voces? La comunidad necesita brindar espacio y pasar el micrófono a aquellos de nosotros, para quiénes la no-monogamia siempre ha sido su orientación.  Tenemos mucho para compartir, desde nuestros puntos de vista, que realmente puede ayudar a resolver muchos de los errores comunes, de novatx.

 

2. Las primeras relaciones desastrosas, se consideran normales, pero no lo son.

Hablando de errores de novato, ¿qué hay de tener las primeras relaciones terribles?

Nunca he tenido una relación común.  La gente cree que es causado por ser poli. Mis experiencias y transiciones han sido siempre sin dramas basadas en lo que en realidad somos, y no en valores predeterminados.

En muchas historias y guías poli populares, como “More Than Two”, “The Game Changer”, “The Husband Swap”; referencie al menos una experiencia no-monógama que terminó en desastre o que haya sido muy poco saludable. Usualmente es considerado como un problema derivado de la no-monogamia, en lugar de considerar la influencia de la cultura monógama y romántica en nuestras prácticas, así como derivados de la transición.  Incluso Franklin, que siempre ha sido no-monógamo, se sintió tan culpable por sus necesidades y deseos que permitió que muchas de sus relaciones terminaran prematuramente, debido a las inseguridades, el poder de veto, y al privilegio de pareja. Se quedó con su mujer demasiado tiempo en un intento de satisfacer sus deseos y no fue sino hasta décadas después que sus relaciones fueron capaces de ser construidas sobre una base más sana.

La ética real comienza en la raíz y es ahí donde debemos empezar. Estos problemas deben ser abordados antes de decidirse a ser no-monógamx.

En mi caso y en el caso de muchos como yo, ser a-romanticx ha ayudado con temáticas como los celos, la autonomía y a no crear jerarquías accidentales. Las transiciones de mis relaciones siempre han sido suaves y basadas en la inherente incompatibilidad, en vez de dinámicas de poder poco saludables.  La compersión es un estado natural en lugar de algo que hay que aprender.  No sentimos propiedad sexual o emocional sobre los demás, y nosotros tampoco esperamos que abastezcan nuestras emociones.  Realmente valoramos la amistad, que todavía no es muy bien comprendida en el poliamor.

Todavía tenemos que ver consistentemente, las relaciones poliamorosas sanas, representadas en los medios a donde nos dirigimos en busca de orientación.

Las películas como “Vicky, Cristina, Barcelona” cuentan con todos los ideales destructivos, románticos y monógamos, que se representan en el poliamor, sin tener que hacer frente a la dinámica abusiva.  “Ella me odia” termina con una tríada poli feliz, pero la historia está plagada de estereotipos sobre lxs bisexuales y lesbianas. Y sólo tenemos unos minutos para ver cómo la nueva triada interactúa o si se mantiene saludable.

Vamos a cambiar eso. Yo ya he empezado a intentar.

Desde los doce años, he estado escribiendo historias sobre las diversas formas de la no-monogamia, desde lo sexual, lo mental, la salud, lo traumático y aspectos raciales.  Necesitamos más de nosotrxs, para que hablemos y más lugares donde hacerlo.  Gran parte de la conversación está siendo dominada por personas cisgénero heterosexuales, muchos de los cuales no tienen hijos o enfermedades crónicas.  Y mientras yo he estado escribiendo sobre estos temas intersectoriales la mayor parte de mi vida, está claro que muchos en la comunidad poli aún no están listos para escuchar.

Si no se habla de celos, compersión, o citas, tiende a ser considerado como demasiado político o de división, cómo para ser tomado en cuenta.

Después de ese incidente con el grupo poli, que he mencionado antes, hubo personas marginadas que se fueron porque no se sentían escuchadxs.

 

3. La realidad detrás de la Estadística

La mayoría de las personas en la comunidad poliamorosa solamente pueden estar familiarizadxs con otras minorías a través de las estadísticas, en lugar de realmente escucharnos.

La gente como yo, parecemos existir sólo en las sombras o como imposibilidades en la comunidad. Los líderes de opinión como Franklin Veaux, Aggie Sez, y Elizabeth Sheffield realmente sólo pueden dar información en base a amplias generalizaciones.

Estamos hablando como de un monolito y no de individuos.

Las personas LGBTQIA+, sobrevivientes de abuso y la neurodiversidad, por lo general sólo son mencionados de pasada, en el último momento. La información se basa en una imagen de molde, no es la realidad vivida.

Toda la charla de los celos en relación a la compersión, de primeras relaciones fallidas (y casi siempre abusivas), el privilegio de las parejas, y de tener el dinero para viajar y tener citas, no tienen nada que ver con la vida que he llevado.

Todavía sigo exotizadx, fetichizadx, marginadx y silenciadx, dentro de la comunidad.

No encuentro historias de la gente de color, de lxs homosexuales, de las personas con capacidades diferentes, los pobres, lxs a-romanticxs, o sobrevivientes de abuso (a excepción de la historia de Luisa).

En lugar de reclamar que todxs lxs novatxs y no-monógamxs pueden utilizar los recursos más populares de las guías, déjenos etiquetar la información que hay ahí fuera, exactamente como realmente es: información para que las personas blancas, cisgénero, heterosexuales abran sus relaciones.

Crear y compartir libros y otros recursos basados en el análisis interseccional, por aquellos que no ocupan posiciones de poder, abrirá camino hacia la apertura de los ojos de la comunidad a las creencias que trajeron con ellos desde la cultura dominante.

¿Qué tal si los líderes dieran un paso atrás y dejaran que personas marginadas creemos nuestro propio contenido y hablemos por nosotros mismos?

Especialmente en el entretenimiento, necesitamos historias que reflejen nuestras propias realidades. Somos más propensos a sentirnos solos y somos más propensos a cometer suicidio o de morir a causa de la violencia.

Tener nuestros propios modelos puede darnos la posibilidad de ver nuestras opciones.

Por ejemplo, los libros en el “The Cuil Effect Project”, mis escritos en “La mujer posmoderna”, el sitio “Queer Black Voices”, y el sitio “Polyamory on Purpose”, son buenos puntos de partida si se quiere tener una idea de las experiencias reales de las identidades interseccionales marginadas, inteligencia emocional, y sobre las relaciones sanas frente a las tóxicas.

Además, Aggie Sez está trabajando en un proyecto de libro llamado “Off The Escalator” y también está el proyecto “Queer Relationships”; ambos se ocupan de las relaciones formadas de manera no-escalada. También me gustaría mencionar a “The Body Is Not An Apology”, que comparte historias de todo tipo de personas marginadas.

 

4. El poliamor “libre de drama” me excluye.

Hablando de la salud y las opciones: yo sería consideradx una de esas personas "llenas de drama" que la gente poliamorosa trata de evitar, no porque yo quiera causar drama, sino porque me encuentro con los problemas por la naturaleza de mis identidades marginadas. Estar conmigo requiere hacer frente a problemas difíciles, diariamente.

No soy del tipo “poliamor divertido”, y por lo general, se me evita.

En la práctica, el poliamor "libre de drama" termina significando que la nueva persona no viene establecida a la pareja. Significa que no van a sacudir todo lo conocido, y por lo general, eso incluye a los padres, personas con capacidades diferentes y otras razas, están fuera de los límites.

Se ha convertido en una excusa para el racismo, el sexismo y la normativa amorosa, sin marcar.

En lugar de buscar el poliamor “sin drama”, ¿por qué no ponemos énfasis en relacionarse con personas de todo tipo?

Examinar las formas en que tu privilegio te permite ignorar y marginar las experiencias de las personas que no están tan bien, como vos.

Si la no-monogamia es sobre libertad, vamos a trabajar para que sea posible que todos podamos elegir libremente y sin juicio. Que todos cambiemos el juego.  Esto incluye a las personas que creen que te deben su lealtad, su tiempo y su amor. No es libertad si sos el propietario del comportamiento de tus amantes. Eso es abuso.  No nos pidan a las personas de color, o a las mujeres, o a lxs queers, que nos comportemos según sus normas. No estamos creando drama, estamos tratando de sobrevivir.

Para hacer frente a estas dinámicas de poder, creé el primer curso sobre no-monogamia interseccional, basado en mi investigación y experiencias.

 

5. Hay un soporte de la comunidad, a menos que seas invisible

De aquellos que he hablado, que sienten que nacieron poliamorosxs o que están en categorías minoritarias, a menudo sienten que no tienen a dónde acudir en busca de asesoramiento o información sobre sus experiencias.

La comunidad está llena de historias de primeras experiencias horribles, y nadie está leyendo acerca de las maneras saludables de relación. Incluso el recurso más importante, “More tan twoo” (Más de dos), está centrado en una pareja, es mononormativo, y resta importancia a las experiencias de las minorías.

La mayoría de los eventos y espacios de poliamor no son muy adecuados para lxs niñxs. Siendo pobre, no me puedo permitir dejar siempre a mi hijx con la niñera, para fraternizar.  Tampoco tuve a nadie más que a mi pareja, cuando dos de mis amantes murieron. Tengo una amiga con problemas de salud mental y física que se encuentra sin hogar, y sin embargo sus llamadas de auxilio no han sido atendidas.

Y, ¿qué pasa con los peligros reales a los que algunxs de nosotros está expuestx por nuestra no-monogamia? Bisexuales, personas trans, mujeres negras, neurodiversas y las personas con discapacidad como yo, somos más propensxs a cometer suicidio, a ser asesinadxs, y atacadxs.

Yo he sido violadx, acosadx y molestadx debido a la ignorancia y el estigma en torno al poliamor, por encima de todo lo demás.  Cuando ya sos marginadx, ser poliamorosx, o de otro modo no-monógamx, se convierte en una excusa más para las personas que te tratan mal.  Y si nuestras parejas son abusivas, es mucho más difícil dejarlxs, porque tenemos menos recursos.  Con el tiempo, la única salida se parece mucho a la muerte, ya sea por nuestra propia mano o la de otrx.

Las personas poliamorosas dicen que no se trata de tu sexo, y que no hay discriminación, pero eso es sólo cierto si sos blancx y hétero. Para aquellos de nosotros que más probablemente nos enfrentemos a problemas legales o a situaciones extremas, somos lxs que tenemos menos probabilidades de recibir ayuda.  Esto es inconcebible. Si la no-monogamia se supone que es más ética, entonces necesitamos recursos reales para enfrentar la vida diaria, para aquellos de nosotros que no lo tienen tan fácil.

Un comportamiento verdaderamente ético aborda el sexismo, heterosexismo, la mononormativa, la discriminación a las personas con capacidades diferentes, el clasismo, el terrorismo al cuerpo, el abuso, la vivienda, la religión, y así sucesivamente.  Una no-monogamia verdaderamente ética, se centrará en la inteligencia emocional, la racionalidad y la interseccionalidad, en lugar de tantear en la oscuridad o simplemente desarrollando la inteligencia emocional básica.

 

6. El abuso no es un problema personal - Es una epidemia

Cuanto más leía, más me encontraba que no había muchos consejos sobre que hacer cuando alguien se encuentra frente a un abuso.

Constantemente se anima a tener empatía, pero como una sobreviviente de violación, abuso emocional y físico, y múltiples intentos de suicidio - No necesito la empatía, necesito seguridad ante todo.  Y no he encontrado mucho de eso, en la comunidad.

Existe esta visión de las víctimas como que de alguna manera causaron el abuso, de estar abiertxs a él de alguna manera. Mi historia personal es diferente. Obviamente, como niñx no me pude defender físicamente de ataques violentos y sexuales, pero nunca pensé que eso fuera culpa mía.  Nunca me sentí culpable por lo que me sucedió, porque sabía que yo merecía algo mejor.  Soy la extraña combinación de haber elegido relaciones sanas, mientras que sufría simultáneamente terribles abusos de extraños y conocidos. Sin embargo, no me escapé de los intentos de suicidio, que derivaron de mis enfermedades físicas y circunstancias de la vida.

El abuso sexual por parte de una pareja intima le ocurre a casi 1 de cada 3 personas, y es aún más probable que le suceda a una mujer de color bisexual/ trans /queer /con discapacidad mental y física. Un comportamiento especialmente abusivo, como el “gaslighting”(manipulación emocional que muchos abusadores utilizan con éxito para hacer que sus víctimas crean que carecen de buen juicio), en realidad es más probable en el poliamor.

La alta probabilidad de que las minorías se encuentren con el abuso y la violencia por parte de su pareja, me dice que esto no es un problema personal, es una epidemia.

La comunidad se centra en el tratamiento de los síntomas, en lugar de las causas más profundas de estos problemas. Hay más enfoque en la víctima, que en el perpetrador y la circunstancias que permitieron que el abuso que se produzca, en primer lugar. El abuso nunca fue un problema personal para mí; es un reflejo de una enfermedad cultural.

La única manera de eliminarlo es lidiar con los sistemas que lo apoyan, y comprender las experiencias de los sobrevivientes, en nuestras propias palabras. Es por eso que escribo mis historias desde muchos puntos de vista, además de la mía.

¿Qué significa la Comunidad?

Durante décadas, los miles de voces en el “cuilverse” fueron lxs únicos en hacerme compañía. Para muchos, la comunidad es simplemente un lugar para relajarse y divertirse.  Para mucho de nosotros con identidades intersectoriales, tener una comunidad representativa, segura y comprensiva, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Deberíamos sentirnos escuchados, atendidos y humanos.  En muchos sentidos, nuestra humanidad es la última faceta reconocida en nosotros.  Vamos a crear una comunidad donde realmente sea lo primero en ser enfatizado. Si la comunidad es sobre no aceptar las normas, entonces vamos a realmente abrazar y celebrar nuestras diferencias.

Fuente:http://everydayfeminism.com/2015/11/myths-ethical-non-monogamy/

Traducción:Laura Pasetto

Revisión:Natty de Buracko

Edición:DemonWeb