Amor Propio, Relaciones Sanas y Abuso

7 Afirmaciones para las personas poliamorosas que están luchando con su auto-crítica.

Vivimos en un mundo donde la monogamia es vista como algo bueno, normal y moralmente aceptable.
Al mismo tiempo, el poliamor y otras formas de relacionarse son vistas como malas, anormales e inmorales.

Vivir en una sociedad donde estamos siendo constantemente bombardeados por mitos opresivos y heteronormativos acerca del amor, el romance y el sexo puede ser desgastante. Puede ser doloroso y puede ser una mierda.

Me acuerdo cuando decidí salir del closet como poliamorosa y me hicieron sentir confundida y sola. Había internalizado un montón de ideas conservadoras acerca del poliamor, y me costaba sentirme cómoda conmigo.

Varios integrantes de mi familia me dijeron que “eso” estaba mal y que no era algo natural.

Me quedé conmocionada por el hecho de que las personas que me habían criado y amado pudieran ser tan intolerantes con respecto a aspectos importantes de mi identidad.

Muchas de mis amistades fueron igual de críticos con respecto a mis relaciones poliamorosas.

Además, estaba la falta de representación poliamorosa en los medios. Cuando el poliamor es mencionado en los medios de comunicación masivos normalmente es representado como algo malo, o una desviación.

Haber internalizado esos mensajes me dejó lastimada y me hizo difícil quererme y vivir de la forma que quería. Como podrás imaginar, fue un momento horrible y dificultoso para mí.

Y no estoy sola, mucha gente poliamorosa también ha sido lastimada por todos los malos entendidos y críticas comunes de la sociedad hacia el poliamor.

Es difícil no internalizar sentimientos anti-poliamorosos cuando los tenés que enfrentar todos los días.

Afortunadamente, es posible recuperarse de esos mensajes perjudiciales. A través de muchísimo cuidado de mí misma, llegué a amar y celebrar mi nueva identidad.

Es increíblemente importante que las personas no-monogámicas se den mucho tiempo para asimilar los nuevos conceptos, validando afirmaciones que contrarresten las mentiras y falsedades acerca de la no-monogamia.

Una vez que comenzamos el proceso de desaprender la monogamia obligatoria, podemos comenzar a sanar, prosperar y amar sin el peso de la culpa.

Acá hay un par de afirmaciones importantes que toda persona poliamorosa merece escuchar.

Cuando sientas que has internalizado un mensaje tóxico de la sociedad, recordate estas hermosas y eternas verdades.

Leelas. Repetítelas todos los días si tenés que hacerlo. Hacé lo que sea necesario para recordarle a tu alma que tu elección es poderosa, hermosa y válida.

  1.  No sos moralmente inferior a las personas monogámicas.

Como ha sido mencionado anteriormente, la sociedad presenta a la monogamia como lo único moral. Esta idea normalmente tiene raíces en estructuras religiosas y heteronormativas.

Cuando apenas me presenté como poliamorosa, me sentí juzgada por mi familia, mis amistades, conocidos, y compañeros de clase. Internalicé muchas de sus opiniones, y me preguntaba a mi misma si lo que estaba haciendo era “ético”.

A lo largo de mi salida del clóset como poly me encontré teniendo que reafirmarme algo una y otra vez: El Poliamor (o la no-monogamia) no es algo inmoral.

La no-monogamia no es aceptada por una gran parte de la población, pero eso no significa que la no-monogamia esté mal.

Tu habilidad o deseo de salir con más de una persona al mismo tiempo no es una indicación de tus valores para nada. Las personas poliamorosas no son inferiores a las personas monogámicas.

Y mientras estamos con eso, recuerden que las personas poliamorosas no necesariamente son más iluminadas que las personas monogámicas.

El poliamor no es inherentemente mejor que la monogamia, y un montón de problemas que aparecen en situaciones monogámicas pueden aparecer en situaciones poliamorosas.

Las personas poliamorosas también puede engañar, tener relaciones tóxicas, y abusar de sus parejas. No deberíamos ignorar la opresión y abuso que las personas afrontan dentro de la comunidad poliamorosa.

Que seas monógamo o no-monógamo, no determina tus valores.

  1. No es “codicia”

Si tuviera un peso por cada vez que una persona monogámica me llamó codiciosa, ¡podría realmente ser capaz de pagar mis préstamos estudiantiles!

Está éste mito doloroso de que las personas poliamorosas son codiciosas, y que usamos el poliamor para justificar nuestros deseos de “poseer” varias personas al mismo tiempo. Pero si pensamos en éste mito cuidadosamente, podemos ver que está bastante infundado.

Primero, “codicia” tiene algunas connotaciones extrañas. “Codicia”, implica que tus parejas son posesiones u objetos, que no querés compartir con otras personas. Ésto es deshumanizante.

Segundo, “codicioso” lo hace sonar como si estuvieras consumiendo a alguien en vez de tener una relación de beneficio mutuo, madura y compasiva.

Finalmente, “codicia” lo hace sentir unilateral.  Las personas poliamorosas no son poliamorosas porque desean a varias personas al mismo tiempo

Más bien, somos poliamorosos porque tenemos la habilidad y el deseo de querer tener varias relaciones al mismo tiempo.

Sí, el poliamor puede significar recibir un montón de tiempo, amor y energía de otras personas. Pero también significa tener que dar todas esas cosas de vuelta. No es simplemente acerca de tomar cosas de los otrxs, sino más bien acerca de llenar a los otrxs con amor, compromiso, amistad y afecto. ¡Y eso es increíble!

La idea de que las personas poliamorosas son “codiciosas” es deshumanizante y simplemente incorrecta. El poliamor no es acerca de buscar cosas en los otrxs, sino acerca de darles a los otrxs todo el amor que tenés para ofrecer.

  1. No es que sos solamente ‘una promiscua’

“¡Wow! Eso es una gran excusa para dormir con todo el mundo.”

Esto es algo que fue me dijo una de mis amistades cuando me asumí como poliamorosa. Puede que no haya querido que fuera hiriente, pero tomar a mi identidad como una “excusa” para dormir con cualquiera fue bastante invalidante para mí.

El poliamor es comúnmente tratado como una excusa para ser “promiscuo”(lo que sea que eso sea). Esto es otro ejemplo de un mito comúnmente aceptado que está realmente infundado. Hay un par de razones por las cuales ésta idea es problemática.  

Primero, no hay nada malo con dormir con muchas personas.

Tu cuerpo es tuyo, y mientras no lastimes a otras personas, tené sexo con quien quieras. Es tu decisión, y nadie tiene derecho a denigrarte por tener sexo.

Segundo, un montón de personas poliamorosas son asexuales. Eso significa que experiencia poco o nada de deseo sexual.

Estereotipar a todas las personas poliamorosas cómo “putas” borra a las personas asexuales que también son poliamorosas.

Tercero, el poliamor no es simplemente acerca de tener sexo con muchas personas. Mientras que todo el mundo practica el poliamor de formas distintas, es generalmente acerca de de tener varias relaciones comprometidas con personas informadas, y con su consenso.

Tomar el poliamor como una excusa para ser “promiscuo” ignora la profundidad de nuestras relaciones y la cantidad de formas que nuestras relaciones pueden ser estructuradas.

  1.  La no-monogamia PUEDE funcionar a la larga.

Cuando le digo a la gente que soy poliamorosa, siempre me dicen que el poliamor no funciona a largo plazo. Porque soy joven, mi poliamor es a menudo visto como una moda, o una fase experimental.

Eso hace que te sientas constantemente invalidada, porque mi sexualidad no es una moda, es una profunda identidad personal que me ha tomado mucho tiempo comprender.

Además, las relaciones no-monogámicas SI pueden funcionar a la larga. Yo conozco parejas no-monogámicas, tríadas, y familias que han estado juntas por muchos años. Ha funcionado realmente bien para ellos, y si yo me comprometo con la comunicación y la honestidad, yo sé que la no-monogamia puede funcionar muy bien para mí también.  

Pero incluso si no llegara a funcionar a la larga eso no lo hace inválido ahora. La sociedad empuja ésta extraña idea de que algo tiene que durar por siempre para ser válido, ya sea una relación, una identidad de género o una idea.

Éste no es el caso.

La fluidez y el cambio son hechos de la vida.

Si algo cambia en el futuro, no significa que sea erróneo ahora. Podés amar a alguien ahora mismo, y ese amor puede no durar por siempre, pero eso no significa que ese amor no sea real en éste momento.

Tal vez algún día mis sentimientos hacia las relaciones cambien completamente  y empiece a practicar la monogamia. Pero eso no significa que mi poliamor actual sea inválido, erróneo o una moda.

  1. Podés tener una familia mientras practicás una relación no-monogámica.

No todo el mundo quiere tener una familia, y eso está perfectamente bien. Algunas personas han visionado una familia que no incluye hijos, y eso está perfectamente bien también.

La sociedad empuja la idea de que las familias tienen que verse y funcionar de cierta manera para ser sanas y felices. Eso incluye la idea de que tiene que haber dos personas heterosexuales y monogámicas (un hombre y una mujer), y sus hijos biológicos.

Pero esto no es verdad. Hay un montón de formas diferentes de tener una familia.

Como dije anteriormente, lo importante en una familia no es la cantidad de padres, o de miembros familiares, o la estructura de la familia, sino la calidad de las relaciones entre los miembro de la familia.

Conozco un montón de familias en las que algunos de sus miembros son poliamorosos. Éstas familias funcionan muy bien, porque están basadas en el amor, la comunicación y la honestidad. Pueden no llegar a verse como una “familia nuclear” tradicional, pero están llenas de compasión y cuidado.

Si tenés una familia o no, debería ser, idealmente, determinado por si querés o no tener una.

La forma en la que experimentás el amor, el romance y el sexo no determina si deberías o no tener una familia.

6. Está bien sentir celos.

Los celos son un sentimiento natural para un montón de personas. Obviamente, no es buena sensación, por eso mucha gente quiere evitarlos.

El poliamor es muchas veces visto como la antítesis de los celos. Ésto puede ser verdad para varias personas poliamorosas, pero es completamente posible y normal que las personas poliamorosas sientan celos.

Hay un montón de formas en las que podemos trabajar nuestras inseguridades para no sentirnos innecesariamente celosos. Pero he visto que muchas de mis amistades poliamorosas se regañan cuando sienten celos.

No soy alguien que sienta celos muy seguido, pero cuando sí los siento, no percibo que no soy “realmente” poliamorosa, o como que no soy una buena pareja.

Cuando sientas celos, trabajalo sin sobre-criticarte.

Acordate que los celos no invalidan tu identidad como una persona no-monogámica. Tampoco significa que haya algo malo con vos.

7. Ser poliamoroso no es un signo de estar “roto”, inseguro o de tenerle miedo al compromiso.

La gente normalmente asume que las personas poliamorosas son poliamorosas porque fueron engañados, abandonados o abusados.

Una vez le conté a alguien que era poliamorosa y me preguntaron: “¿Quién te lastimó?” Aunque estaban bromeando, fue una pregunta realmente insensible  e injusta. Me hizo sentir como que asumían que yo era poliamorosa porque algo estaba psicológicamente “mal” conmigo.

Algunas personas poliamorosas ven el poliamor como algo inherente a sus almas. Sienten que nacieron poliamorosos.

Otras personas poliamorosas sienten que el poliamor es una decisión que tomaron.

De todas formas, el poliamor no es necesariamente una respuesta psicológica al dolor o al trauma.

Primero, no hay nada malo con vos si tenés cualquier tipo de enfermedad de salud mental, inseguridad o miedo al compromiso. Sos hermosx y estás perfectamente bien como estás.

Segundo, amar a las personas en una forma que difiere de la norma social no significa que haya algo malo con vos. Significa que hay algo malo con la sociedad, porque tenemos ideas tan excluyentes acerca del amor.

***

Ser no-monogámico en un mundo heteronormativo puede ser doloroso, drenante y agotador. Con todo ésto pasando, es entendible que a veces te sientas inseguro, sin valor y con dolor. Por ésta razón es importante encontrar el odio de la sociedad con afirmaciones validantes.  

Permitite a vos mismo curarte de los mensajes hirientes de la sociedad a través de practicar el cuidado y el amor propio.

Acordate de que sos hermosx, la forma en la que amás es hermosa, y tu no-monogamia radical es hermosa.

 

Traducción: Melina Feld

Revisión: Juan Pablo D’Orto

Traducción:Melina Feld

Revisión:Juan Pablo DOrto