Estoy empezando

8 cosas a considerar respecto a citas poli antes de encomendarte a otrx compañerx.

Por Sian Ferguson / 12/07/16

Hay un montón de representaciones mediáticas de personas iniciando nuevas relaciones.

Películas populares, series, literatura y música, todas representan los procesos que conllevan el empezar a salir con una pareja nueva – atravesando la timidez, la confusión, la emoción, el amor irracional, y todas aquellas cosas que vienen con las nuevas relaciones (heteronormadas).

Al decir relaciones heteronormativas, me refiero a relaciones heterosexuales, monógamas y demás que conforman la idea de cómo una relación “normal” sería.

Estas relaciones están bien representadas en los medios, pero cuando se trata de relaciones no-monogámicas, estamos fuera de nuestro elemento.

Me puse de acuerdo con mi propio poliamor cuando estaba saliendo con alguien a quien amaba profundamente.  Conocí a otra persona maravillosa, y me encontré atraída profundamente por dos personas al mismo tiempo.

De lo emocionada que estaba al darme cuenta de que era poli y al potencialmente explorar esta nueva conexión, no sabía si salir con mi nuevo interés amoroso era una buena idea o no.

Esto es porque nunca vi representadas relaciones como la mía en los medios.  Encima de ser poli, también soy queer, y las relaciones entre personas queer también están poco representadas en los medios.

Verán, no tenía los planos para entrar en una nueva relación cuando ya tenés una pareja.

No sabía qué esperar, dónde encontrar apoyo o qué consejos tomar.  No sabía cómo entrar en la relación.  No sabía qué conversaciones tener con mi nueva pareja, qué clase de problemas aparecerían o cómo superarlos.

La verdad es que sentí angustia sobre si tendría el tiempo y la energía para alguien más.  Tenía miedo que el romper (la relación) con una persona llevaría a terminar con la otra.  Estaba preocupadx sobre si mis parejas se llevarían bien entre ellas o una de ellas se sentiría descuidada.

También, y más doloroso aún, me sentí indignx de ser amada por una persona, mucho más por dos.

Fue un momento confuso.  Pero ahora que ya he atravesado el proceso de dedicarme a otra pareja -más de una vez- tengo algunas ideas para compartir.

Si estás en una situación no-mongáma, ya tenés una pareja (¡o dos o más!), y estás considerando empezar una relación con una persona nueva, ¡esto puede serte de ayuda!

Aquí algunas preguntas útiles para preguntarte a vos mismo/a antes de empezar una relación con otra pareja:

1 ¿Tengo el tiempo, la energía, los recursos y la capacidad emocional para otra relación?

Habitualmente, el ser poli está descripto como tener amor ilimitado para otras personas.  Para muchas personas poli, el amor se siente como un recurso infinito.

Pero el amor no es lo único que brindamos en las relaciones.  También damos nuestro tiempo, energía, recursos y espacio emocional con quienes nos comprometemos.

Si te sobre-comprometés, podés terminar sintiendo que te estás estirando más de la cuenta – lo que puede llevarte a mucha frustración y daño para vos y para tu(s) pareja(s).

Entonces, antes de comprometerte a otra pareja, pregúntate si podés darles el tiempo, la energía y el apoyo que esas parejas necesitan.

Esto no sólo incluye considerar el tiempo que le dedicás a tus parejas sino en otros aspectos de tu vida.

¿Tenés compromisos laborales extenuantes o responsabilidades familiares? ¿Estás ocupadx con la universidad u otros estudios? ¿Estás planeando mudarte? ¿Estás cuidando a un familiar?

¿Estás en un espacio emocional y mental donde podés aceptar a otra pareja?

Recordá priorizar el cuidado propio.  ¡Puede que tengas el tiempo y la energía para otra pareja pero recordá que necesitás tener tiempo y energía para vos también!

Si sos alguien que disfruta pasar tiempo a solas, puede que encuentres un poco desbordante el estar comprometidx a diferentes parejas – especialmente si tus parejas esperan poder pasar mucho tiempo con vos.

No pienses sólo en tu situación actual sino cuál será tu situación en algunos meses .

2. ¿Cómo van tus relaciones actuales?

En mi experiencia, empezar una nueva relación puede potenciar tus relaciones actuales.  Pero también puede destacar problemas pre-existentes.

Sabemos que trabajar en relaciones puede requerir una gran cantidad de tiempo y energía.  Esto puede ser aún más si tenés múltiples parejas, especialmente porque las dificultades y las inseguridades en una relación pueden derramarse a otras.

Por ejemplo, si una pareja es deshonesta con vos, podés sentir que no sos capáz de creerle a las demás.  Esta desconfianza puede ser mal dirigida hacia otra(s) pareja(s), especialmente si estás luchando por trabajar sobre la honestidad y la desconfianza en alguna de esas relaciones.

Por supuesto, no hay relaciones perfectas.  No estoy diciendo que tu relación actual necesita ser todo sol y flores para empezar una nueva relación.

Lo que estoy diciendo que tu relación necesita ser saludable y manejable.

¿Creés que tus relaciones actuales son saludables o tóxicas? ¿Estás haciendo un esfuerzo para trabajar en tu(s) relación(es) actual(es)?

Si tu relación es muy dificultosa, considerá si no estás sumando una nueva relación para ocultar los asuntos con tu pareja actual.

¿Estás empezando una nueva relación porque tu nueva pareja te descuida? ¿Te sentís insegurx en tu relación? ¿Tu relación actual te hace sentir vacíx?

El poliamor es hermoso porque nos hace darnos cuenta que no hay una sola pareja que satisfaga todas nuestras necesidades.  Pero una relación -por mejor que nos haga-, no puede compensar por una relación que te hace infeliz.

Por razones obvias, no es una buena idea el empezar una relación nueva cuando la anterior no está en buenas condiciones.  Sumar más gente a una situación tóxica puede generar una gran cantidad de angustia para todos los involucrados.

3. ¿Cómo encajarían en mi familia (y viceversa)?

Por familia no me refiero sólo a aquellos con vínculos sanguíneos.

Me refiero a tu red de apoyo, a tus amistades cercanas, a quienes viven con vos y, por supuesto, a tus parejas actuales.

Una de las primeras cosas que pienso cuando conozco a alguien que me atrae mucho es si le agrada a mis parejas actuales.  Ya que mi pareja es una persona muy perceptiva, pensativa, confío en su juicio.

Pienso en mi pareja como mi mejor amigx, así que deseo que a ellos les agrade mi pareja tanto como a mí – de la misma forma que me gustaría que a mis mejores amistades les agraden mis parejas.

Lo más probable es que tu nueva pareja pasará mucho tiempo con tu familia.  Si entre ellxs no se llevan bien, puede generar mucho estrés (tensión) entre todas las personas involucradas.

Y si pensás que tu nueva pareja no se llevará bien con tu familia, pregúntate a vos mismx por qué.

Puede ser un indicador de asuntos pendientes más profundos con tu familia, tu pareja actual o de tu potencial nueva pareja.  También puede ser una situación donde dos personas adorables no se llevan bien por ningún motivo en especial.

Conocí un número de personas que se decidieron en contra de salir con alguien porque sus parejas se sentían muy inseguras.  En esos casos, se tomaron el tiempo de trabajar con las inseguridades de sus parejas antes de empezar adicionar una nueva relación.

Similarmente, conocí personas cuyas parejas no se llevaban bien simplemente por un choque de personalidades.

De la misma forma, es importante preguntarte a vos mismx si vas a encajar bien en la familia de tu potencial pareja.

Considerá a las personas en sus vidas.  ¿Están en relaciones comprometidas? ¿Tienen más sexo casual y/o romántico con otrxs? ¿Tienen hijxs? ¿Cómo son sus amistades? ¿Se llevarán bien?

Si la respuesta es no, ¿cómo afectará tu relación?

4. ¿Puede estar relación ser mutuamente beneficiosa?

Esta es una pregunta que aplica a todas las relaciones.

Para que las relaciones sean saludables, felices y realizables, deben ser mutuamente beneficiosas.

Preguntate a vos mismx: ¿Qué podés aportar en todo esto y qué puede tu pareja potencial aportar en todo esto?

¿Estabilidad? ¿Seguridad? ¿Confort? ¿Estimulación intelectual? ¿Diversión?

Hay muchas formas bajo las cuales las personas pueden sumar en una relación.  Preguntate si todas las partes involucradas pueden aportar y recibir algo de valor.

5. ¿Qué cuestiones pueden suscitarse (y cómo enfrentarlos)?

Una vez más, esa es una buena pregunta el hacerte a vos mismox cuando entrás en una relación nueva sin importar si sos una persona poli o no.

¿Celos? ¿Problemas de comunicación?

¿Pueden estas cuestiones arreglarse? Si pueden, ¿cómo pueden ser atendidas?

Soy una persona que lucha con la comunicación cuando me siento ansiosa, rechazada, frustrada o -para ser honesta- hambrienta.

Entiendo que esto puede ser una cuestión cuando entro en una relación, así que trato de ser frontal al respecto.  Intento que mis parejas sepan cuándo dejarme enfriar (o alimentarme).  Aún es una lucha, pero siendo honesta lo hace más sencillo de manejar.

Estoy ocupándome de mis problemas de comunicación, pero por el momento, también estoy luchando para lidiar efectivamente con algunos asuntos de salud mental.  Como resultado, necesito mucho entendimiento, guía y apoyo de mis pareja y amistades cercanas.

Por el momento, no hay forma que pueda adicionar una nueva pareja que no sea muy perspicaz y sensible respecto a los asuntos de mi salud mental.  

Simplemente no funcionaría.

No podés adelantarte a cada cuestión que aparecerá, y ciertamente podés arreglarlo todo de antemano.  Pero es útil tener en mente potenciales problemas, y tener un plan en caso de que sucedan.

6. ¿Cuáles son mis expectativas?

¿Qué tipo de estructura tendrá tu (nueva) relación? ¿Será tu relación romántica y/o sexual?

¿Hay una expectativa respecto a que tu nueva pareja estará sexual o románticamente involucrada con tus otras parejas? ¿Estarás vos sexual o romántica involucrado/a con sus parejas?

¿Querés una relación que sea muy seria, con una posibilidad de estar juntxs por un largo tiempo? ¿Querés algo temporario donde no hagas planes para el futuro?

¿Qué cosas esperás hacer en tu relación? ¿Pasarás tiempo con su familia y viceversa? ¿Es una relación de larga distancia? Si es así, ¿cuán seguido se comunicarán unos con los otrxs y cómo?

Tener una idea de cómo querés que sea tu relación te permite determinar si es algo que realmente querés.

Tal vez tus expectativas no sean realmente específicas.

Tal vez no estás 100% segurx sobre lo que querés, pero tené por segurx aquello que NO querés.

Eso está bien.  ¡Tomate el tiempo para determinarlo!  No es importante que sepas exactamente qué es lo que querés desde el comienzo de la relación.  Pero (sí) es importante que comuniques tus expectativas a tu(s) pareja(s).

7. ¿Cuáles son sus expectativas?

Una vez que determines lo que querés, necesitas y esperás, es más fácil empezar a pensar qué es lo que tu potencial pareja quiere.

A partir de allí, podés determinar si podés satisfacer esos deseos y si pueden ser los tuyos satisfechos.

8. ¿Por qué quiero estar con esta persona?

En mi experiencia, mucha gente poli -¡especialmente aquellos que son nuevos en el poliamor!- cometen el error de entrar en nuevas relaciones por el sólo hecho de entrar en nueva relaciones.

Esto es decir que entran en relaciones no porque estén increíblemente atraídxs a la idea de estar con esa persona, sino sólo porque pueden (hacerlo).

¡Y lo entiendo! Las relaciones pueden ser tan gratificantes y amar a las personas puede ser una experiencia tan hermosa y recompensante.  La idea de amor a docenas de personas a la vez es atractiva para muchas personas, incluyéndome.

Pero necesitamos ser realistas sobre nuestra atracción a otros.

Si nos sentimos atraídos a la idea de una persona en lugar de la persona (propiamente dicho), corremos el riesgo de causarles -y causarnos- mucho dolor.

Romantizar la idea de alguien en lugar de apreciarla por lo que son es algo increíblemente objetivizante.

Considerá el por qué querés salir con alguien específicamente.  ¿Qué están agregando a tu vida? ¿Qué los hace especiales?

Recordando porqué son importantes para vos es esencial en motivarte a trabajar sobre la relación.

El encomendarse o no encomendarse (en una relación nueva).  Nunca es una decisión fácil de tomar.

La decisión es aún más difícil cuando ya tenés una pareja y estás tratando de determinar los parámetros de una nueva, no-monogámica pareja.

Esperanzadoramente a través de una consideración cuidadosa y una profunda introspección, estarás mejor equipado/a a tomar una decisión informada y a navegar exitosamente a través del complejo mundo del poliamor y las citas.

Fuente:http://everydayfeminism.com/2016/01/polyamorous-dating-consider/

Traducción:Germán Martínez

Revisión:DemonWeb