Orientaciones y Formas de relacionarse

El Anarquismo Relacional no es Poliamor

Por Olle Ekman /

El Anarquismo relacional no es poliamor.

Dios, o de hecho el diablo (como suelen decir), está en el detalle.

El anarquismo relacional (AR) a veces se incluye dentro del poliamor, y otras no. Sin embargo, muchas de las prácticas caen en la categoría poli (tríadas/triángulos y otras formas geométricas, polifidelidad, casamiento abierto/relaciones abiertas, swinging (aunque está la discusión sobre si debería incluirse o no); entonces, ¿por qué no incluir una que consista en «amar a muchxs»?

Porque estas prácticas poliamorosas tienen ciertas características en común, las unas con las otras y con las relaciones monogámicas, las cuales apartan estas prácticas del anarquismo relacional.

Para empezar, en todas estas configuraciones las personas involucradas lidian con sus relaciones mediante acuerdos, reglas, compromisos o promesas. Con este modo de pensar, cuando cierta cantidad de personas entran en una relación, cada uno de ellos tendrá ciertas expectativas, se comuniquen estas o no, en cuanto al comportamiento de sus compañerxs. Lxs anarquistas relacionales tratan de no hacer esto. Nuestra* filosofía trata sobre no crear reglas que rijan el comportamiento de nuestrxs compañerxs en nuestra ausencia o presencia, y tratamos de no esperar nada (sobre todo cuando estas expectativas se ocultan) respecto a cómo «deberían» actuar en determinadas situaciones. En cambio, los conflictos son resueltos individualmente. Es de especial importancia la creencia de que ninguna parte debería comprometerse, o sentirse como si tuviese que sacrificar algo, para estar en una relación con otra persona. En resumen, si no podemos encontrar una forma de relacionarnos que sea satisfactoria para ambas/todas las partes, entonces conviene separarse. Por supuesto que esta ausencia de compromiso puede existir en otras relaciones poliamorosas, pero para el anarquista relacional es fundamental.

Y después está la definición generalizada de poliamor (que es «una práctica, un deseo, o la aceptación de tener más de una relación íntima al mismo tiempo con el conocimiento y el consenso de todos lxs involucradxs»). ¿Pero cómo debería definirse la intimidad? En la norma monogámica establecida en la mayoría de nuestras culturas, se piensa que hay una diferencia innata muy profunda entre la amistad y las relaciones amorosas, y en la mayoría de las formas de poliamor, esta creencia se mantiene, aunque con menos rigidez**. Lxs anarquistas relacionales tratan de deshacerse por completo de esta distinción.

Para nosotrxs, no necesariamente existe una diferencia clara entre amigxs y amantes. Nos importa el contenido único de cada relación, y no tanto en qué categoría cae la relación de acuerdo a ese contenido, a lo cual le sigue lo que creo que significa «anarquía» en este contexto. He escuchado a personas que describen el anarquismo relacional literalmente como «la práctica de no organizar tus relaciones jerárquicamente», y luego no saben explicar claramente qué significa eso en la práctica. A mí me parece que esta definición es un poco imprecisa, ya que siempre va a haber personas en tu vida a quienes quieras ver más y a otras, menos, y esto no deja de ser una jerarquía.

Desde ya (como un sabio agente de CrimethInc.*** dijo una vez) el anarquismo y la jerarquía siempre coexisten en cierta medida. Creo que el anarquismo intenta no distinguir amistades de romances (con una jerarquía en el medio), sino (en cambio) tratar a cada relación como una entidad propia, que es libre de desarrollarse como sea. Otra manera de resumirlo: por lo general la gente suele ser muy hábil a la hora de mantener varias amistades. Cuando volvés a encontrarte con alguien, no importa en absoluto si lo viste por última vez ayer o hace cinco meses, e importa poco qué hicieron mientras tanto, y con quién. Con lxs viejxs amigxs, la pregunta siempre es «¿qué queremos hacer hoy?». Lxs anarquistas relacionales quieren trasladar esta característica a todas nuestras relaciones, sin importar que incluyan romance, intimidad o sexo.

Crianza dentro del anarquismo relacional.

La gente me pregunta si creo que el anarquismo relacional es una configuración estable y sostenible relacionado en particular con la crianza. Mi respuesta, clara y concisa: Sí, con buena comunicación. Al igual que en cualquier otro tipo de relación. Ahora, en qué consiste exactamente tener buena comunicación requiere su propia publicación, por supuesto.

Para responder la pregunta con un poco más de entusiasmo, me gustaría resaltar que, en este caso, quizás el uso de las palabras «estable» y «sostenible» sea lo que tengamos que explicar. ¿Qué quiere decir que una relación sea sostenible? ¿Que la relación va a ser literalmente sostenida? ¿Hasta que la muerte nos separe? Si eso es lo que se entiende, entonces tenés que entender que la «sostenibilidad» no es a lo que apuntamos, no es nuestro modelo a seguir. Como dije antes, para nosotrxs es mejor terminar una relación que continuarla si esto implica compromiso y sacrificio.

Si una relación es significativa para las personas involucradas y cubre sus necesidades, sostenerla, en muchos casos, no conllevará esfuerzo y tampoco será angustiante. Si deja de ser significativa y de satisfacer tus necesidades, mantenerla requerirá cada vez más esfuerzo; en este caso, la relación debería cambiar o, de no ser posible, darse por terminada, lo cual puede ser triste, pero ¡no será del todo indeseable! Entiendo que algunxs puedan pensar que esto suena insensible o drástico, pero piensen en todas las personas a quienes han conocido que se quedaron demasiado tiempo en relaciones en las que no eran felices o que les hacían daño. ¿Quién sale beneficiado de esto? ¿A quién hace feliz? Lo que suele pasar es que cuanto más nos concentramos en nuestras necesidades en cada situación y reevaluamos constantemente qué queremos del otro y qué tenemos para dar, las rupturas dejan de ser episodios dramáticos, como tienden a ser en relaciones de pareja, y empiezan a verse como cambios más que como finales.

Podrías plantear que esto significa que las relaciones anárquicas son en realidad más sostenibles que las relaciones de pareja, pero personalmente me gusta plantear las cosas de otra manera, con el foco en otros valores y no en la sostenibilidad. ¿Esto significa que tener hijos dentro de este marco es una idea terrible? No necesariamente. Conocí unas cuantas personas que están criando a sus hijos en constelaciones distintas de la típica familia nuclear monogámica y heterosexual, aunque ninguna se identifica explícitamente como anarquista relacional que yo sepa.

Cuando pienso en la crianza en el anarquismo relacional, lo que imagino es el o los padres operando en gran medida como los padres solteros en el sentido que cada adulto se posiciona como un individuo, quien le dedica una gran atención y energía a lxs niñxs. Supongo que requeriría un manejo prudente de sus propias necesidades y recursos al mismo tiempo que se atiendan las necesidades del niñx, todo esto dentro de la red intrincada de conexiones que suele ser el día a día de las personas que organizan sus relaciones anárquicamente. Vos podrías pensar que esto podría convertirse fácilmente en un contexto muy impredecible para que lxs niñxs crezcan, pero la inestabilidad y la inseguridad son problemas que pueden aparecer en cualquier tipo de relación. Conseguir que haya estabilidad y seguridad va a depender (como tantas otras cosas) en gran parte de las habilidades comunicacionales y del ingenio de lxs padres, más que de si la relación que tienen es monógama, poliamorosa o anárquica.

Una situación que se me viene a la mente en la que nuestra estrategia podría ser muy útil respecto a la crianza es la separación o el divorcio. Como ya mencioné antes, en la norma monogámica y otros tipos de relaciones, las rupturas son situaciones que dan miedo y que causan muchos problemas. Si hay hijxs involucradxs, la escena se oscurece aun más con el prospecto de disputas engorrosas por la custodia y de una vida más complicada para todos. Un enfoque anárquico podría proveer más seguridad a lxs niñxs porque que el interés sexual o romántico entre los padres se esfume no necesariamente genera problemas o inestabilidad en la familia, como sí sucedería inevitablemente en modelos familiares más cerrados.

¿Cómo funciona en la práctica?

De la manera en que estoy viviendo mi vida ahora, las relaciones son una gran prioridad para mí. Paso la mayor parte de mi tiempo libre viéndome con otras personas y es así como me gusta. Tengo algunas pocas relaciones cercanas de distintas naturalezas, y otro grupo de personas en mi vida que no son tan cercanos. La diferencia entre los más o menos cercanos no es tan clara igual, y depende mayormente de cuánto tiempo pase con la persona en cuestión, y no depende tanto del hecho que haya o no intimidad sexual con la persona. De vez en cuando algún problema surge en alguna relación, y en ese caso tratamos de solucionarlo mediante la comunicación y nuestras mejores intenciones, e intentamos, en lo posible, que todas las partes consideren las necesidades del otro lo mejor que puedan. Mis relaciones están cambiando constantemente, y trato de mantenerme positiva y abierta a esos cambios. Permitir que las cosas fluyan y muten es una estrategia para cubrir mis necesidades y las de mis amigxs que me ha funcionado muy bien.

Pero cuando tengo que describir cómo mis relaciones anárquicas funcionan en la práctica, suelo encontrarme con trabas relacionadas con el lenguaje mismo. Las palabras que más se usan para describir relaciones cercanas no son adecuadas. Novio/a, con la enorme carga de género y mononorma que llevan, son palabras que no me gusta usar para describir cómo me relaciono con las personas más cercanas a mí. La mayoría de las opciones que existen tienen otros tipos de problemas: por ejemplo, me gusta mucho «amante» pero es una palabra que tiene connotaciones negativas de ilegitimidad para mucha gente.

Por ahora, uso «amigx» para nombrar prácticamente todas mis relaciones cercanas, a falta de un mejor término. He tratado de establecer un lenguaje que se centre en el contenido de cada relación en vez de buscar una palabra que la describa. Algunos ejemplos de ese contenido serían: intimidad, conexión empática, sexo, debate filosófico, hacer música, apoyo durante tiempos difíciles, trabajar juntos, cocinar, deportes, discusión intelectual, prácticas espirituales, mirar películas, bailar, etc… Cada relación consiste en una combinación específica de contenido. Algunas combinaciones se traducen fácilmente en estándares como «pareja» o «amigos», mientras que otras son un poco más inusuales. En cualquier caso, este lenguaje describe de manera muy clara las características de la relación real y no la compara con un modelo preconcebido como el de «novio/a».

Anarquismo relacional como movimiento

Por lo menos en Suecia, el movimiento del anarquismo relacional no está estructurado de la manera que lo está la comunidad poliamorosa, por ejemplo; no hay encuentros de anarquistas relacionales que yo sepa (si hay algo de lo que me perdí, ¡háganmelo saber!). Sí, hay un movimiento, pero está compuesto simplemente por la vida y acción de las personas que se identifican con el anarquismo, no hay una agenda y creo que a muchos de nosotros nos gusta que sea así. No es que sea apolítico, no diría eso, ya que el anarquismo relacional está inevitablemente basado en una crítica de la normatividad en las relaciones cercanas, y muchas veces también está vinculado con un análisis del heterosexismo y el sexismo cisgénero. De hecho, a algunas personas les gusta usar el término «activismo» relacional para reconocer que en parte lo que queremos es ayudar a crear un mundo mejor, más libre y más equitativo, tal como los activistas de cualquier otro campo. De todas maneras, la comunidad del AR está, en gran medida, desorganizada; es una anarquía misma, si se quiere.

En cuanto a por qué debería emerger el movimiento en Suecia, no sé si hay alguna buena respuesta. Quizás una es que aunque este tipo de relaciones hayan sido practicadas y sigan practicándose en muchos lugares, en Suecia resultó haber un puñado de ingeniosxs escritorxs anarquistas y feministas quienes pusieron las cosas en palabras, le dieron al AR su nombre figurativamente y es posible que también literalmente (¿alguien sabe cuándo se usó por primera vez el término?), y así ayudaron a que la idea se establezca y pueda difundirse más rápido. Un ejemplo muy importante son todos los escritos fantásticos que escribió Andie Nordgren sobre el tema. Aparte del «manifiesto didáctico breve...», también hay una gran cantidad de textos muy razonables en andie.se (aunque están todos en sueco). Claro que una persona no es suficiente, pero todas esas piezas probablemente inspiraron a mucha gente. ¡Felicitaciones para Andie por haberlas compartido!

No es fácil decir qué será del anarquismo relacional en el futuro. Puede esperarse que la escena crezca y que el concepto gane mayor reconocimiento. Como se señaló en la publicación de polimedia del año pasado, parece haber un distanciamiento general de la norma monogámica en muchos lugares distintos (no solo en EE. UU.). En un espectro dentro del que encontramos la familia nuclear monogámica en un extremo y el anarquismo relacional en el otro, mucha gente parece estar dirigiéndose de manera gradual hacia el lado anárquico. A medida que más gente descubre estos conceptos, a medida que más comunidades comienzan a considerar la no monogamia como una opción válida, cada vez más personas están abriendo sus relaciones en mayor o menor medida. Un aspecto de nuestro movimiento que merece mención es la autocrítica. Creo que es muy importante que aprendamos a analizar críticamente lo que vamos creando como miembros de una comunidad de identidades no monogámicas que está creciendo y está empezando a formar un movimiento más definido. Cada uno de nosotros creció en un mundo de inequidad, y todos estamos más o menos influenciados por las estructuras de opresión que nos rodean. Si nos mantenemos conscientes de esto, podemos tratar de construir una comunidad que participe en la lucha por eliminar estas desigualdades, y que cree, en el mejor de los casos, un espacio más seguro para la gente menos privilegiada. Janani de Black Girl Dangerous tiene un par de cosas para decir al respecto.

Aparte de eso, lo que más espero es que el activismo relacional siga creciendo como una fuerza positiva en nuestras comunidades. Espero que las personas que ya están explorando las posibilidades de cómo podemos relacionarnos continúen inspirando a otras personas a que desarrollen su conciencia de las relaciones y las normas que las rodean.

Mi esperanza es que, de esta forma, podamos ayudarnos los unos a los otros a hacer un mundo más pacífico y alegre.

*Uso las palabras «nosotros», «nuestro», etc., a pesar de que, como señalo en mi respuesta a la cuarta pregunta, el movimiento AR está desorganizado en su mayor parte, sin un consenso bien definido en estos temas. Las opiniones que manifiesto aquí representan mi propia percepción de las ideas que abraza la gente de este movimiento. No todos los miembros de esta comunidad necesariamente están de acuerdo con todo lo que escribí aquí; no obstante, considero que las estructuras y las pautas del movimiento son lo suficientemente fuertes para usar el «nosotros».

**He observado que esta distinción entre amistad y romance es experimentada más intensamente por algunas personas. Personalmente, nunca sentí que la distinción entre las dos cosas sea muy clara, pero he hablado con otrxs para quienes esa diferenciación es fundamental. Mi teoría es que uno de los factores que determina cuán inclinado hacia la no monogamia está un individuo es con qué intensidad se siente esta distinción. No creo que sea algo fijo, sino que creo que con tiempo y paciencia (y mucho de perdonarse a sí mismo) podés rehacer tu cableado y aprender a funcionar de otra forma. Sin embargo, eso es algo que tenés que hacer por tu propio bien, y saber por qué lo estás haciendo.

*** N.de T: rimethInc., también conocido por otros nombres como CWC ("CrimethInc. ex-Workers' Collective", en español CrimethInc. Colectivo de Ex trabajadores) o solo Crimethinc, es una organización o red anarquista postizquierda compuesta por varias células autónomas (grupos de afinidad). Surgido en 1996, CrimethInc. son antiautoritarios, con perspectivas críticas hacia la cultura, la política, la forma de vida, el trabajo y propuestas disidentes de vivir la vida.

Fuente: http://postmodernwoman.com/relationship-anarchy-is-not-polyamory/

Traducción:Patricio G. Stelzer

Revisión:Navimuse y DemonWeb