Amor Propio, Relaciones Sanas y Abuso

Así que creés que sos poliamoroso/a: una guía para conocerse.

Por Sian Ferguson / 20/04/16

Así que creés que sos poliamoroso/a y que necesitás algo de ayuda para estar seguro/a de ello.

Al no existir una definición universal del poliamor, el poliamor se define como la práctica de tener múltiples parejas amorosas y/o sexuales simultáneamente con el completo e informado consentimiento de todos los involucrados.

Entonces, las personas poliamorosas son aquellas personas que están dispuestas a tener múltiples parejas sexuales o románticas al mismo tiempo.

Parece simple, ¿verdad?

Bueno, no siempre es simple.  Verás, descifrar que sos una persona poliamorosa puede ser difícil, incluso aterrorizante, porque la sociedad nos condiciona a pensar que el poliamor es anormal.

Antes de percatarme que yo era una persona poliamorosa, pensé que había algo mal conmigo.  Estuve en situaciones donde estaba enamorada de más de una persona a la vez -algo en lo que fui socializada que no sólo era imposible, sino perverso también.

A través de los medios, la religión, el gobierno y otras instituciones, nos enseñan que la única forma de experimentar verdadero amor es desear a una persona y sólo a esa persona.

La sociedad romantiza la idea que todos tenemos una verdadera alma gemela, y que no seremos felices sin ella – una idea que marginaliza a las personas asexuadas y no románticas de la misma forma que a las personas poliamorosas.

Por esta razón, llegar a la conclusión de que sos una persona poliamorosa puede ser un viaje desafiante y emotivo.

Puede también ser un punto excitante y asombroso en el cual tu vida puede llevarte a descubrir una hermosa verdad sobre tu persona.

Puede ser difícil deshacer los conflictos y pensamientos que podrías tener en este momento.

Aquí hay algunos consejos útiles para ponerte conocerte:

1. Tomate el tiempo de asimilar y ordenar tus sentimientos

La autoconciencia es siempre una maravillosa cualidad a tener.

En tiempos de crisis, grandes cambios y auto-descubrimiento, tener conciencia sobre uno mismo es especialmente útil.

Cuando empecé a considerar si era poliamorosa o no, tuve pensamientos y sentimientos muy difíciles.  Al principio, aparté todos mis pensamientos de lado porque pensé que ser poliamorosa era agotador para mí.

Pero, eventualmente, me di cuenta que fue realmente útil -imperativo, incluso-, el zanjar profundo en mi psiquis y sondearme a mí mismo con algunas preguntas.

Pregúntate, ¿por qué sentís que sos una persona poliamorosa?

¿Creés que sos capáz de amar a más de una persona al mismo tiempo?  ¿Sentís que necesitás amar más de una persona al mismo tiempo? ¿Sentís que necesitás ser amado/a por más de una persona al mismo tiempo?.

¿O son tus razones completamente diferentes? ¿Te sentís bien con la idea de estar en una relación con una persona que está en otras relaciones?.

Deberías pensar en relaciones pasadas.  Si sentís que tuviste que ajustarte a relaciones monógamas antes, ¿cómo funcionó eso para vos?.

Cuando exploré éstas preguntas, tuve que mirar las relaciones de mi pasado con un lente diferente.  Cuando estuve en relaciones monógamas felices y saludables, ocasionalmente me encontré desarrollando sentimientos por otras personas mientras me sentía comprometida con otras.

En el momento pensé que era egoísta, una persona terrible – pero ahora empiezo a darme cuenta que sólo era una poliamorosa confundida que luchaba para manejar sus sentimientos.

¿Cómo te sentís respecto a la monogamia? ¿Celos? ¿Y sobre el compartir parejas románticas o sexuales con otras personas?

Puede que no tengas todas las respuestas ahora mismo.  Y eso está perfectamente bien – ¡esto es un viaje al auto-conocimiento, no un examen!

Las respuestas a estas preguntas podrán cambiar durante el tiempo.  Recordá que a medida que la gente cambia, la forma en que encara sus relaciones cambia.

La forma en que experimentamos amor, romance y/o atracción sexual -si es que lo llegamos a experimentar-, puede ser muy variada.

Cuando entré en mi primera relación poliamorosa, honestamente tenía más preguntas que respuestas.  Todavía me encuentro constantemente revisando las percepciones previas que tenía sobre mi sexualidad o sobre mí misma.

Mis sentimientos cambian dependiendo de mi pareja, de mi situación emocional y de mi salud mental. Por ejemplo, casi nunca me siento celosa de compartir mi pareja con otra persona, pero si me siento insegura sobre mi trabajo, mi cuerpo o mi situación financiera, puedo llegar a ponerme celosa.

Este sentimiento de celos habitualmente significa que tengo indagar en lo profundo de mis emociones y preguntarme por qué me siento insegura.

Es increíblemente valioso el estar consciente de estos sentimientos y cómo manejarlos cuando aparecen en lugar de negar su existencia por completo.

2. Imaginá cómo sería tu vida si estuvieras practicando el poliamor

En un mundo donde somos socializados para pensar que la monogamia es lo “normal” o “natural”, a menudo restamos importancia a nuestras fantasías – especialmente a aquellas que no se encuadran en la norma social.

El soñar nos permite encontrar nuestros deseos; nos ayuda a darnos cuenta qué queremos y, en última instancia, a entender quiénes somos.

Y cuando se trata de descubrir si sos poliamoroso/a, puede ser difícil saber qué querés justamente por esa razón.

Entonces, permitite fantasear.  ¿Cómo sería la forma de vida poliamorosa para vos? ¿Qué querés del poliamor?.

No importa si estás soñando despierto en el trabajo, la escuela o la universidad, en la ducha o en la noche justo antes de dormir, tratá de considerar lo que realmente deseás. Tal vez encuentres útil escribir o dibujar en un diario personal para mantener un registro de tus ideas y deseos.

Recordá, por supuesto, que tus deseos van a cambiar con el tiempo.

Ahora mismo, estoy en una relación romántica y sexual con una persona.  Sin embargo, ambos dos tenemos la libertad de salir con otras si así lo deseamos.  Este formato me hace feliz, y me sentiría feliz si ella tuviera otras parejas o si yo tuviera otras parejas.

De acá a algunos años, me imagino viviendo con una o más parejas.

Algo de diez años en el futuro, me puedo imaginar viviendo y criando una familia con más de una pareja.

Pero a medida que envejezco, mis deseos cambian en función de mis experiencias y mis sentimientos, mi trabajo y los deseos de mis parejas.  Se lo que quiero hoy en día, pero puede cambiar, y eso lo acepto.

Por favor, tené en cuenta que el punto de este ejercicio no es establecer objetivos rígidos, atados al tiempo, para tus relaciones.  Nuestras expectativas no siempre se asemejan a la realidad y eso está bien -a veces, las realidades que creamos son mejores que nuestras fantasías, especialmente cuando se trata de relaciones.

El propósito de este ejercicio es explorar tus sueños, deseos y fantasías para que empieces a pensar profundamente sobre lo que deseás y lo que sos.

3. Ponete en contacto con otros poliamorosos, policuriosos y poliamistosos

Es de mucha ayuda el encontrar una comunidad que entienda y te acepte como sos.    Las comunidades poliamorosas existen tanto fuera de internet como en ella, en el formato de grupos sociales, foros de discusión y sitios web.  Es una genial idea el usar estos espacios para conocer nuevas personas.

No estoy hablando de conocer otras personas poliamorosas para salir con ellas.  Las relaciones platónicas con otras personas poliamorosas pueden ser extremadamente valiosas.  Estas amistades pueden ser una gran fuente de apoyo mutuo, reconforte y amor.

En una sociedad donde el poliamor está vagamente reconocido, ni hablar de tolerado, puede ser reconfortante y curativo el encontrar un lugar donde el poliamor es comprendido y celebrado.

4. ¡Andá a consumir algo de literatura sobre poliamor!

Cuando llegué a la conclusión de que era poliamorosa, realmente me ayudó investigar el poliamor en internet.  Cuando estaba confundida sobre cómo las relaciones poliamorosas podrían funcionar, me volqué a la palabra más experimentada de personas poliamorosas para guía y consuelo.

Y cuando estaba insegura sobre cómo manejar ciertas situaciones, leí a las musas del poliamor para guiar mi pensamiento.

Hay mucho allí fuera sobre poliamor – ¡tanto que puede ser un poco abrumador!  Entonces si no estás seguro/a de dónde empezar, empezá por observar estas tres importantes cuestiones:

Lee sobre la ética y la teoría del poliamor.  Personalmente realmente disfruté leer The Ethical Slut: A Practical Guide to Polyamory, Open Relationships & Other Adventures tanto como More Than Two.  El último libro del mismo autor también mantiene un sitio web útil y comprensivo (https://www.morethantwo.com)

Leer sobre las experiencias de otras personas. Encontré particularmente reconfortante el leer como otras personas poliamorosas se sentían respecto a relaciones monogámicas, porque realmente me hizo ruido – recuerdo sentir la misma sensación de insuficiencia y vacío que otros estaban describiendo.  Eso me reconfortó, y me sentí menos sola.

Leer sobre las experiencias y los sentimientos de otras personas no solo puede ser reconfortante sino de profundo entendimiento.  Puede ayudar el pensar en profundidad sobre las situaciones en las que te encontrás y, a veces, puede ser una buena guía de tus elecciones.

Leé sobre habilidades útiles para las relaciones poliamorosas.  Comunicarse, manejar los celos y la inseguridad, el tiempo y establecer los límites son todos útiles en las relaciones.

Cuando llegue el momento de que experimentes con poliamor, esas habilidades se vuelven aún más importantes.  Por tanto, adelantate a pensar en qué habilidades necesitás trabajar.

5. Empezá a cuestionar tu heteronormatividad internalizada

“El amor verdadero sólo aparece una vez”

“Amor es cuando querés estar sólo con una persona”

“El elegido” o “La elegida”

El lenguaje que habitualmente usamos cuando hablamos de amor y romance es muy heteronormativo.  Estos mensajes sugieren que la belleza del amor es exclusiva – siempre y cuando amemos a alguien y a nadie más.  Esto causa que muchas personas poliamorosas duden de sí mismos/as.

Esta forma de pensar es en última instancia heteronormatividad.  La heteronormatividad es una palabra que refiere a la estructura social bajo la cual se privilegian ciertas relaciones amorosas o sexuales por sobre otras.

Habitualmente pensamos que la heteronormatividad nos lleva a actitudes homo o transfobicas, pero también lleva a actitudes que oprimen a las personas poliamorosas.

Las actitudes heteronormativas intentan decirnos que todos experimentamos atracción y sexo de la misma forma -  y esto simplemente no es verdad.  Experimentamos la atracción romántica y sexual en número de diferentes formas.  Algunas personas no experimenta atracción romántica o sexual de ninguna forma, ¡y esto está bien!.

Puede ser útil empezar a pensar de la forma en que hablamos de amor.  Intentá reconocer como nuestro lenguaje y nuestras asumpciones del romance tienen su raíz en la  heteronormatividad.

Una vez que empezamos a pensar críticamente respecto al lenguaje que usamos, podemos empezar a pensar cómo hemos internalizado los mensajes heteronormativos.

Como la heteronormatividad dice que el poliamor es anormal, no natural y malo, puede resultar en que las personas poliamorosas nos sintamos avergonzadas de nosotras mismas.  Esta vergüenza fuertemente arraigada puede evitar que practiquemos nuestro amor propio y que nutramos relaciones saludables.

Por ejemplo, la heteronormatividad nos dice que sólo necesitamos amar a una persona a la vez.  La heteronormatividad nos dice que, si alguien realmente nos ama, no desearán a nadie más.  Por supuesto, en situaciones poliamorosas , una persona puede amar varias parejas al mismo tiempo.

Si una de esas parejas cree, en un nivel consciente o inconsciente, que sólo podés amar a una persona a la vez, muy probablemente se sientan enojados, poco amados o poco deseados.  Tal vez se sientan celosos y actúen con desamor hacia su pareja como resultado.  Si identifican y manejan esta creencia, entonces pueden empezar a sentirse mejor.

Como podés ver, es increíblemente importante que identifiquemos la heteronormatividad internalizada y la mandemos a la mierda cuando aparezca.

Siempre recordá que tus experiencias son válidas, tus sentimientos son válidos y la forma en que amás es válida.

Llegar a la definición de que sos una persona poliamorosa es difícil pero puede ser una experiencia emocionante y maravillosa también.

Aceptá y disfrutá el viaje.  Usá esto como una oportunidad de introspección y auto descubrimiento.  Tomate el tiempo  de maravillarte con la belleza de todo – considerá cuán bello es que los humanos experimenten amor en tantas formas diferentes.

Por sobre todas las cosas, recordá que no importa cómo te identifiques, tus experiencias y sentimientos son válidos, valiosos y hermosos.

Fuente:http://everydayfeminism.com/2015/08/polyamorous-coming-out-self/

Traducción:Germán Martínez

Revisión:Navimuse