Hijos, convivencia, problemas legales

Cómo incluir a lxs Padres No-Monogámicxs en la Educación Paternal

Por maliapiazza / 12/07/16

Para lxs educadores de la actualidad, hay una presencia en incremento de estilos relacionales no-tradicionales entre padres, ya sean solterxs, más jóvenes, más viejxs, no monogámicxs, parejas del mismo género, padres transgénero, etc. Lo que significa que lxs educadores de padres deberían prepararse a sí mismxs para cultivar un ambiente educativo inclusivo de estas minorías y que se adapte a nuestras necesidades familiarizándose con estos diversos grupos. Este artículo provee algunas de las mejores prácticas para trabajar con padres no-monogámicxs en el aula.

1. Conocé a tus Estudiantes.

Ya que ha habido una prevalencia creciente de relaciones no-monogámicas recientemente (Emberger, 2009), los educadores de padres no sólo deberían tener esto en cuenta si no que deberían saber y entender las complejidades de la población no-monogámica. Así como lo establece Tristan Taormino en su libro  Opening Up (2008), bibliografía dicho sea de paso de gran precisión y entendimiento en el tema, la no-monogamia toma varias formas incluyendo parejas no-monogámicas o relaciones abiertas, swingers, poliamor, polifidelidad o relaciones grupales, poliamor en solitario y otras variaciones y combinaciones personalizadas de todos estos casos (Taormino, 2008).

 

  • Las parejas no-monogámicas y las relaciones abiertas consisten de relaciones de compromiso entre dos personas con la libertad de involucrarse con otra gente en actividades sexuales generalmente temporales, arrománticas y sin ningún tipo de compromiso (McCollough & Hall, 2003 citado en Emberger, 2009)

  • “Swinguear” es similar a esto pero con un fuerte énfasis en el “Estilo de vida” de lxs swingers y la comunidad swinger donde sus integrantes tienen encuentros con parejas sexuales fuera de sus relaciones de compromiso diádico, parejas sexuales con las cuales se desalienta tener intimidad emocional.

  • Poliamor, así como lo describe Davidson (2002 citado en Emberger, 2009), es una forma de no monogamia que permite y cultiva la intimidad emocional en múltiples relaciones significativas.

  • La polifidelidad y relaciones grupales consiste de grupos comprometidos multi-pareja en lugar de parejas diádicas. (Taormino, 2008)

  • El poliamor solitario y la soltería permiten que permanecer soltero sea una elección y no un estado temporal entre relaciones monogámicas (Easton & Hardy, 2009)

 

Para familiarizarse más con la comunidad no-monogámica, acá hay una lista de recursos.

Bajo la sombra de la mayoría monogámica, la población no-monogámica reporta tener que lidiar con el prejuicio de esta masa monógama, con las presiones impuestas por los ideales conformistas, complicaciones en las relaciones sociales, el desarrollo de la identidad propia y la regulación de las relaciones nucleares (Keener, 2004). Según Goldfeder y Sheff (2013), lxs hijxs podrán formar vínculos con las parejas que entren y salgan de la vida de lxs padres, experimentarán la estigmatización social por parte de pares intolerantes o de miembros de la comunidad y sufrirán sobrepoblación en sus hogares o falta de privacidad por el surgimiento de nuevas parejas en la casa. Sin embargo, de la mano de estas desventajas también hay ciertos aspectos específicos familiares de la paternidad no-monogámica ventajosas a la familia y a lxs chicxs tales como mayor cantidad de recursos e ingresos, más adultos presentes para ayudar con la tarea, mayor diversidad en el conjunto de habilidades de la familia, más atención por parte de los adultos y mayor accesibilidad para lxs chicxs además de la creación de bases fuertes de honestidad, intimidad y autenticidad (Goldfeder & Sheff, 2013). A la hora de trabajar con lxs padres, lxs educadores deben darse cuenta que estos desafíos y beneficios pueden afectar en la crianza de lxs hijxs de sus estudiantes así como también en el estilo de relaciones que eligen tener.

Si lxs educadores se dan cuenta de la visión global que tienen de la diversidad cuando la tienen al lado, pueden empezar a desarrollarla y trabajarla para que sea capaz de adaptarse interculturalmente (Bennett, 1993 citado en Cushner, McClelland & Safford, 2012). Conocer los detalles de la población no-monogámica es la clave para desarrollar la habilidad de lxs educadores de conocer y entender a sus estudiantes para adaptarse a sus necesidades. Lxs educadores deberían seguir tratando a cada estudiante como individuo, haciendo a un lado cualquier idea preconcebida o estereotipo impuesto sobre ciertas minorías para poder generar un ambiente educativo seguro, diverso, equitativo y abierto. Al crear estos ambientes inclusivos y al tener conocimiento de la población no-monogámica, lxs estudiantes se sentirán cómodos tanto con la información y las respuestas que reciban de sus educadores como de aprender sobre cómo criar a sus hijxs en el contexto de sus vidas de un educador bien informadx que lxs acepta.

 

2. Prepará a tus estudiantes.

A la hora de trabajar tanto con padres monogámicxs como no-monogámicxs, la tarea de prepararlxs para cuando tengan que tratar el tema de la no-monogamia con sus hijxs es crucial. Es posible que sea la razón por la cual estén yendo a una clase de educación paternal. Lxs educadorxs de padres deberían trabajar con sus estudiantes en el desarrollo de habilidades necesarias para explicarles el concepto de no-monogamia a sus hijxs de una manera apropiada a sus edades que a su vez normalice la opción de tener un estilo de vida no-monogámico. Según Goldfeder y Sheff (2013), los infantes de entre cinco a ocho años que estén bajo la tutela de padres no-monogámicxs tienden a ver egocéntricamente a sus figuras paternales simplemente como adultos en sus vidas con quienes tienen varias relaciones antes que verlos como verlos como adultos que tienen varias relaciones entre sí. A medida que lxs niñxs van entrando en la adolescencia, se ven involucrados en descubrir su sentido de pertenencia e identidad para asimiliarse a un grupo (Erikson, 1950). En esta etapa, tienen mayor exposición a otrxs de su misma edad en la escuela, lo cual lxs hace tomar cosas que tienen en común con otrxs y las cosas que lxs hace diferentes también, incluyendo estructuras familiares. Si están en una familia de padres no-monogámicxs, empiezan a darse cuenta de esto y esto genera charla entre sus grupos de amigxs al respecto. (Goldfeder & Sheff, 2013).

 

 

 

Se convierte en el deber de lxs educadores de padres el preparar a éstxs para las conversaciones que tendrán con sus hijxs, charlas en las cuales puedan surgir diferencias en estilos relacionales. El capítulo de Taormino (Opening Up) sobre la paternidad cubre bastante bien las distintas maneras en que puede transcurrir esta situación. Lxs padres deberían darse cuenta que sus hijxs querrán saber cómo lxs afecta, en parte por sus visiones característicamente egocéntricas de sus vidas y pueden que necesiten que lxs expliquen ciertos conceptos de maneras distintas siempre teniendo en cuenta su habilidad cognitiva y sus esquemas pre-existentes.

 

3. Ayudá a tus estudiantes a desarrollar expectativas realistas.

Lxs educadores de padres deberían estar equipadxs para ayudar a lxs padres a desarrollar expectativas realistas para con sus hijxs en cuanto a la existencia de la no-monogamia en el mundo. Tanto para padres monogámicos como no, es esencial que estas expectativas permitan libertad de individualidad. A intereses de la no-monogamia, esto significa que lxs chicxs no deberían sentirse obligadxs a conformarse al estilo de relación que se da en su familia por sus figuras paternas. A la par del crecimiento del infante hacia la adolescencia, estos van descubriendo sus intereses sexuales y románticos y comienzan a desarrollar su sentido de identidad (Erikson, 1950) y puede que lleguen a darse cuenta que se identifican con un estilo relacional diferente al de sus padres. Para poder establecer una atmósfera que permita la libertad de identidad dentro del hogar, lxs educadores de padres deben ayudar a estxs a examinar las visiones globales que tienen sobre los estilos relacionales para poder ayudarlxs a ser más abiertxs a aceptar a sus hijxs por quienes son. Lxs educadores deberían hacer más fáciles los procesos internos de sus estudiantes sobre cómo tomar conciencia de estas visiones sobre la diversidad en el mundo que lxs rodea y desarrollar un entendimiento de ellas. Esto va a ayudarlxs a analizar sus visiones sobre la amplia variedad de estilos relaciones y ayudará a que logren un nivel de aceptación de la diversidad que pueden llegar a presentar sus hijxs. Lxs educadores deberían ser ejemplos a seguir en esto, mostrando un entendimiento adaptable de tanto padres monogámicxs como no-monogámicxs en sus clases sin importar el estilo de relación que lxs educadores mismxs implementen en su día a día.

 

4. Usá recursos para tus estudiantes (y para vos)

Dado que cada educador tiene una visión del mundo única, es de vital importancia a la hora de cultivar la inclusión de la población no-monogámica que lxs educadorxs provean a sus estudiantes con material adicional para poder entender mejor la no-monogamia. Una manera de encontrar recursos es preguntarle a la minoría en sí por recomendaciones (Hammer, 2009). Esta es una gran manera de ver el mundo como ellxs y de recibir grandes cantidades tanto de literatura como de información con la que estxs individuos se puedan identificar de manera positiva. También es una buena idea pedir la ayuda de padres que se identifiquen como no-monogámicxs para hacer de grupo clave.

 

Adaptado de: Piazza, M. (2013). Las Mejores Prácticas para Educadores de Xadres: Metodología para la inclusión de la Población No-Monogámica (Best Practices for Parent Educators: Methodology for Inclusion of Non-monogamous Population) (Sin publicar). Widener University, Chester PA.

 

Referencias:

Cushner, K., McClelland, A., & Safford, P. (2012). Human diversity in education: An intercultural approach (7th ed.)  New York, NY:  McGraw-Hill Higher Education, Inc.

Easton, D & Hardy, J. W. (1997). The Ethical Slut New York, NY: Crown Publishing Group.

Erikson, E. (1950). Childhood and Society. New York: Norton.

Emberger, R. A. (2009). Considering polyamorous clients’ needs and evaluating clinicians’ attitudes toward poly clients. Retrieved from: http://rebeccaemberger.webs.com/polyamorousclientneeds.htm

Goldfeder, M. & Sheff, E. (2013). Children of polyamorous families. LSD Journal, 5, 150-243.

Keener, M. C. (2004). A phenomenology of polyamorous persons. Retrieved from: http://user.xmission.com/~mkeener/thesis.pdf

Taormino, T. (2008). Opening Up. San Francisco, CA: Cleis Press Inc.

Fuente:https://teachingsexed.com/2014/11/08/how-to-be-inclusive-of-non-monogamous-parents-in-parent-education/

Traducción:Arachno Boris

Revisión:Carito Sosa