Comunicación

Cuando Tu Pareja Quiere No-Monogamia y Vos No.

Por Por Elisabeth A. Sheff Ph.D. Lxs Poliamoristas de al lado. / 20/04/16

Lidiando con el dilema de la mono/poligamia.

En mi práctica profesional como asesora en relaciones y experta en poliamor, con frecuencia encuentro personas que se aman unas a otras afectuosamente y tienen necesidades en la relación drásticamente diferentes.  Muy a menudo es un hombre quien quiere tener una relación poliamorosa y es la mujer quien quiere que permanezca monógama, pero a veces es la mujer quien quiere ser poli y es el hombre quien es devotamente monógamo.  Cualquiera de los casos puede ser extremadamente doloroso para ambas personas.  Hay algunas cosas a considerar si se encuentran en esta posición.

 

¿Excusa para irse?

Para algunas personas, tratar de abrir una relación es el último intento (o manotazo) para salvar una relación de separarse.  Algunas personas en mi estudio de 15 años de familias poliamorosas explicaron como volverse poliamorosas salvaron su matrimonio del divorcio, aunque son la minoría.  Desafortunadamente, volverse poli para evitar el divorcio funciona extremadamente poco, y es mucho más habitual que la relación se auto-destruya más espectacularmente que si fuera de otra forma.  Debido a que el poliamor es tan intenso emocionalmente y requiere una comunicación concentrada, con compasión, puede ser difícil incluso para personas en relaciones estables que no esperan conflicto significativo.  Para aquellas personas en relaciones de alto conflicto, volverse poliamorosos para salvar una relación funciona de la misma forma que tener un bebé funciona para salvar el matrimonio - abismalmente mal.

Si son infelices en su relación y están considerando el poliamor como una estrategia de salvataje, por favor, reconsidérenlo.  No sólo es improbable que la relación original sobreviva una rigurosa comunicación honesta y sentimientos complejos, sino que muy probablemente lastimen a la persona con la que están experimentando el poliamor.  Si saben que las cosas realmente terminaron, entonces terminen con la relación completamente y tomen un momento para recuperar el aliento antes de sumergirse en una relación de esas características (poliamorosa).  Salvará a todos los involucrados de un agudísimo dolor.

Comunica primero, no engañes

Debido a que el poliamor está construido sobre la base de la confianza mutua, respeto, honestidad y comunicación, es importante implementar esas estrategias en la relación inmediatamente.  Escuchar “Cariño, empecé a verme con alguien más y quiero abrir nuestra relación” puede arrojar incluso a la persona más segura de sí misma en una debacle.  La transición a una relación abierta desde una monógama es en el mejor de los casos intrincada, e intentar empezar una a través del engaño lo hace aún más complicado.  Comunicación primero, sexo después.

Satisfaciendo las necesidades de la pareja actual

Si alguien siente que no está recibiendo atención suficiente, sexo, amor o cariño de su pareja, la idea de compartir ese flujo ya inadecuado no caerá bien.  Para hacer de ese poliamor algo más agradable a una pareja ya reacia, estense seguros de no solo satisfacer sus necesidades mutuas ahora, sino también de asegurarte que esas necesidades continuarán siendo satisfechas en el futuro.

Parte de satisfacer las necesidades de la pareja es evitar humillarla, agredirla o fastidiarla.  La persona con inclinación a la monogamia debe evitar humillar a aquella persona con inclinación poliamorosa por no ser feliz con la monogamia -puede ni siquiera ser una opción para ellos.  Si la persona poliamorosa es así por orientación sexual, no es muy realista esperar entusiasmo con la monogamia de la misma forma que no se esperaría una lesbiana se emocione de estar casada con un hombre. A la inversa, la monogamia puede ser también una orientación sexual, y quien tenga tendencia monógama no deben ser avergonzadx o forzadx a mantener una relación poliamorosa contra sus deseos.  El presionar conlleva al falso consentimiento y, muy pronto, a una destrucción de la relación.

Empieza por lo pequeño

Si un miembro de la pareja quiere algo de apertura y puede ser satisfecho con algo menos amenazante que enamorarse de otra persona, considera empezar por lo pequeño.  El intercambio de parejas (“swinging”), puede brindar a una persona no-monogámica con acceso a un surtido sexual mientras mantiene a su pareja como el foco primario, con el objeto de ayudar a la persona con tendencia monógama a sentirse segura con pasitos de bebé.  Acudir a un club o bar de intercambio de parejas (“swingers”), por una noche puede ayudar a las parejas a comunicarse mejor respecto a sus sentimientos y deseos sin llevar a nadie a que piense que esa situación se repetirá.  Las personas pueden trazar sus propios límites en los clubes o bares de intercambio de parejas: está bien sólo ir para mirar, o coquetear con otros y no tener sexo con ellos.

Como alternativa, si el sólo considerar mantener sexo con otros es demasiado, intenten acudir a un evento social donde todos estén vestidos, como una reunión o encuentro con personas poliamorosas.  Grupo de Meetup (www.meetup.com).  Las personas se mezclan completamente vestidas en los encuentros de Meetups poliamorosos que se dan frecuentemente en restaurantes o lugares públicos.  Algunas veces las personas van allí para conocer potenciales citas, algunas veces para sólo charlar y compartir consejos y experiencias.  Nuevamente, está bien trazar tus propios límites, por lo que el sólo hecho de ir a una reunión no significa que  aceptaste ser poliamorosx.

 

Lidiando con el dolor emocional

Si bien a veces no representa problema alguno para las personas, en otras ocasiones el deseo de establecer relaciones abiertas o la transición de la monogamia hacia el poliamor genera dolor e incomodad para todos los involucrados.  Quienes están buscando no-monogamia consensuada pueden sentir vergüenza, culpa y duda personal cuando confrontan con un ser querido que está sufriendo como resultado de la elección propia por apertura amorosa o sexual.  El compañero o la compañera monógamo en la pareja puede sentir que no es la persona adecuada, que no es amado o enojarse debido a que su amado o amada quiere cambiar las reglas en plena relación.  Sin importar cual posición las personas ocupen, hay una amplia posibilidad de sentir dolor emocional.  Generar estrategias para confortar y trabajar sobre el dolor, tanto como el de buscar apoyo emocional y manejar la ansiedad, son habilidades de vida de las cuales cualquiera se puede beneficiar.

Inviertan en sí mismos

Si eres el componente de la pareja que desea ser monógamo y te sientes enojado o enojada por el deseo de tu pareja de investigar otras relaciones, puede ser muy difícil relajarse y abrirse emocionalmente.  Si tu pareja es tu único soporte emocional, considera enfáticamente ramificarte para expandir tu círculo social.  Esto no significa necesariamente el establecer relaciones románticas adicionales.  De hecho, es amistad lo que justamente necesitas.  Sentir que tu mundo se desarrolla en torno a una persona quien desea pasar tiempo junto a otras personas es algo habitualmente aterrorizante y puede privarte de tus conexiones personales.  Para estar más seguro o segura en función de tu propia experiencia, recuerda lo que te hace bien: ocúpate con hobbies, aprende algo nuevo, revigoriza viejas amistades y haz nuevas conexiones sociales.

Estense dispuestxs a intentarlo duro

El poliamor puede ser un desafío incluso cuando todas las personas involucradas se muestren entusiastas respecto a estar en una relación no-monogámica consensuada.  Para quienes no tengan la seguridad de quererlo, puede ser más dificultoso.  Sin embargo, puede valer la pena intentarlo para salvar una relación donde reine el amor.  Si realmente se aman unos a otros y confían en tener siempre presente los mejores intereses entre ustedes, entonces hagan su mejor esfuerzo para que la relación funcione.  Sean flexibles, prueben cosas nuevas y toleren la incomodidad de saltear obstáculos a una forma de relación nueva y más enriquecedora.  ¡No se acobarden!

Estense dispuestos a admitir cuando no está funcionando

Si realmente dieron lo mejor de sí mismxs y es claro que la relación no está funcionando, admítanl antes de que sea tarde.  Arrastrarlo sólo hará las cosas mucho peor, creando una situación con potencial de causar increíble dolor y daño emocional.  En lugar de atar a un compañero o compañera hasta que se encuentre una nueva pareja, termina la relación primero para no crear más destrucción de la necesaria.  Es mucho mejor enfrentar el miedo de estar solo o sola que infligir miseria en la pareja actual o una nueva.

A veces una persona monógama y una poliamorosa no pueden encontrar un estilo de relación romántico o sexual que les siente cómodamente a las dos, y en esos casos es mucho mejor comunicar con honestidad y pasión mientras se de la transición hacia otra -probablemente platónica- forma de relación.  Cuando las personas continúan amándose y permaneciendo social pero no románticamente juntas, han creado lo que yo llamo una relación poliafectiva.  De ese modo, pueden sostener relaciones familiares incluso mientras persiguen diferentes caminos románticos.  Lo importante para una relación poliafectiva congeniada es tratar al otro bien durante y después de la separación romántica -sin mentir, sin engañar y sin joderse.

 

Traducción:Germán Martínez

Revisión:Navimuse