Celos, Inseguridades y Otras Yerbas

Diez respuestas para “¿y no te da celos?”

  • Por supuesto.
  • Sí, pero no es que no sentía celos cuando estaba en relaciones monógamas. La monogamia no es una cura para los celos, es solo otra circunstancia en la que los experimentamos.
  • Sí, pero también me abro a situaciones que pueden causar celos teniendo amistades que tienen otras amistades, o trabajando con gente que trabaja y comparte ideas con otras personas. La cosa es: aunque todas esas situaciones abren la posibilidad de que me pueda sentir inadecuado, celoso o inseguro, también enriquecen mi vida de muchas formas que nunca en un millón de años cambiaría.
  • Sí, los siento, y ciertamente hay algunas situaciones en las que me meto por ser poli que serán muy difíciles, y serán gatillos potencialmente más fuertes para los celos que la mayoría de las situaciones en las que me metería siendo monógamo. Para algunas personas, incluido yo, eso es parte del paquete.
  • Sí, y sí, a veces me molesta mucho. También significa que tengo más oportunidades para afrontarlo. Las veces que los celos son muy fuertes son las veces que me veo forzado a examinar de dónde vienen, a aprender de ellos, y, en el proceso, aprender de mí.
  • Sí, pero también significa que puedo desaprender una de las peores causas de los celos para mí. Para mí, ser poli me provee la oportunidad de desaprender este hábito culturalmente implantado de pensar de forma oposicional. Cuando era monógamo y alguien en quien estaba interesado decidía que quería salir con alguien más, era fácil sentir que era porque yo no era lo suficientemente bueno, que no era atractivo o interesante como la otra persona. Ser poli, por el contrario, significa que cuando alguien decide no salir conmigo, no es porque otra persona es “mejor”. Si son poli, significa que podrían salir conmigo de todas formas, lo que significa que no tengo que pensar en mis rechazos en el cuadro de “no soy tan bueno como esa otra persona”. Puedo practicar pensar en ellos en el cuadro de “algo simplemente no funcionó entre esta persona y yo”.
  • Absolutamente, pero aunque a veces sienta celos de las parejas de mis parejas, a veces las conozco, y hablo con ellas, y hago nuevas amistades. A veces las parejas de mis parejas se convierten en amistades mías, y a veces incluso se convierten en mis parejas.
  • Por supuesto, pero la misma situación que a veces causa celos también puede enseñarme cosas sobre sexo y relaciones que de otra forma nunca habría aprendido. Tal vez mi pareja tiene un estilo de sexo con otra de sus parejas que nunca tuvieron conmigo. Por un lado, algo como eso podría terminar haciéndome sentir incómodo. Por otro lado, también significa que tengo la oportunidad de aprender cómo tener ese estilo de sexo. Tal vez mi pareja se comunica con una de sus parejas de una forma que yo nunca probé. Por un lado, eso me podría hacer sentir inseguro, pero por el otro, me da la oportunidad de aprender una nueva forma de comunicarme también.
  • Sí, pero esto es lo que quiero. Esta es la forma que quiero que mi relación tenga, y si lidiar con los celos es algo que tendré que trabajar para que mis relaciones se vean de la forma que quiero, entonces es algo en lo que tendré que trabajar.
  • Sí, y lo vale. 

Fuente:https://researchtobedone.wordpress.com/2014/04/01/ten-responses-to-but-dont-you-get-jealous/

Traducción:Navimuse