Amor Propio, Relaciones Sanas y Abuso

EL POLÍPATA ~ señales de alerta para saber si estás saliendo con un narcisista poliamoroso.

“Soy el menos complicado de los hombres.

Todo lo que quiero es amor sin límites.”

- Frank O’Hara

 

Espero se diga de mí que no soy psiquiatra ni psicóloga. De mis dos Masteres, uno me habilita a confeccionar elegantes narraciones como la que ustedes están leyendo, y la otra me permite catalogarlas y ubicarlas en un estante. Las refutaciones no tardan en salir a la luz cuando alguien como yo va por la vida diagnosticando gente con trastornos de personalidad, especialmente cuando esa persona es alguien con quien me relacioné románticamente. Las más obvias son aquellas que alegan mi resentimiento e ira. Lo primero lo niego, pero creo que lo segundo es, en ocasiones, una respuesta saludable ante un trato no apropiado. Otros, sobre todo amigos, me lo dejan pasar porque me vieron herida, profundamente, hasta el punto de necesitar intervención profesional y farmacéutica. Con el objetivo de proteger a los culpables, inocentes, y a la integridad del DSM-5 (Manual de los trastornos mentales), acuñé el término polípata (socíópata poliamoroso).

 

Los sociópatas, especialmente del tipo narcisista (los que tienen un trastorno de personalidad, no los que son flagrantemente ensimismados) suelen ser encantadores e hiper sexuales, carismáticos, atractivos y divertidos. También son egoístas y completamente incapaces de sentir empatía o compasión por otro ser humano. Sin embargo, al ser encantadores, tienen mucho talento para fingir que tienen esos sentimientos. También tienen mucho talento para rastrear blancos fáciles. Las personas sólidas y decentes, talentosas e inteligentes, que además se encuentran en una etapa de vulnerabilidad, como tras haber pasado por una ruptura, un divorcio, la pérdida de trabajo, el acoso sexual u otro trauma; son blancos fáciles. Yo fui un blanco fácil para mi narcisista. No tardé en compartir con él todos mis secretos, inseguridades, lugares oscuros y vulnerabilidades; y si bien durante un tiempo usó toda esta información para quererme, eventualmente la usó en mi contra de la peor manera posible.

 

Los narcisistas también tienden a ser no-monógamos. El grueso de la literatura de apoyo para víctimas de narcisistas determina que éstos siempre engañan y que manejan sus múltiples relaciones sexuales en secreto, pero para aquellos que estamos en el campo del poliamor esto no aplica, o su tenebrosidad no nos suena. Sin embargo me parece importante resaltar que los narcisistas que se identifican abiertamente como poliamorosos incorporan el vocabulario, las normas y la ética sincera de la comunidad. Pero atención: cuando le das estas herramientas a un narcisista, rápidamente se convierten en armas, en el caldo de cultivo de algo que puede llegar al abuso emocional, especialmente si el narcisista en cuestión se mete con un/a novato/a poli abriéndose camino en un panorama emocional nuevo y buscando guía y consuelo en su pareja narcisista. La retórica del poliamor, aunque positiva y respetuosa para aquellos capaces de manejar relaciones cariñosas y éticas, en muchas ocasiones permite atribuir fácilmente la culpa a la víctima, la cual frecuentemente se encuentra comiéndose la cabeza por ser insegura, celosa, o por pedir límites que su narcisista no siente que debería concederle.

 

La novata poli probablemente leyó La Ética Promiscua y Opening Up cientos de veces y piensa que está entrando en este tipo de relación con los ojos abiertos, que no cree que será fácil, pero sí que espera que se escuchen sus sentimientos, se respeten sus dificultades, y sus pedidos de apoyo reciban respuesta. Debido a lo vergonzoso de ser considerado celoso o inseguro, el narcisista puede comenzar a devaluar a su pareja acusándola de celos o inseguridad, a lo que la víctima responderá asumiendo toda la culpa e intentando corregirlo, aún cuando el narcisista esté secretamente creando esos sentimientos de celos e inseguridad dando a entender que él y su otra pareja han estado criticando el comportamiento, la vestimenta o un comentario de la víctima. Los narcisistas aman que las chicas se peleen por ellos, y son todos unos expertos en crear ese tipo de drama dando pistas de que la estabilidad de su relación puede verse amenazada si la víctima no deja de ser tan jodidamente insegura.

 

A continuación una lista útil de señales de alerta y cosas a tener en cuenta si tu primer intento en el poliamor te hace sentir incómodo/a, fuera de equilibrio, o directamente ansioso/a y asustado/a.

 

Los polis sanos no recurren al poliamor como excusa para “subir de categoría”.Si te encontras involucrado con alguien que nunca pudo manejar exitosamente relaciones múltiples, o que superpone relaciones y abandona la vieja cuando aparece la brillante y nueva; ese es un comportamiento narcisista clásico.

 

Prestá atención a la intensidad de la relación desde el principio! ¿Te corteja, te hipnotiza, te halaga y te dice cuán especial sos cuando llevan poco tiempo de conocerse? Eso es lo que los expertos llaman “bombardeo amoroso”. Todos queremos sentirnos amados y especiales, pero demasiado y demasiado pronto, con una intensidad alarmante que aumenta cuando empiezan a tener sexo, es la Fase 1 del clásico ciclo de relaciones narcisista Idealización, Disminución y Descarte. Te ponen en un pedestal, pasan todo su tiempo con vos, y luego, una vez que estás comprometido, comienzan a darte a entender que no sos tan especial como habían creído, y luego van formando a su próxima víctima en la fila. Si se auto denomina poli, puede que tenga simultáneamente a ambas durante un tiempo, pero mientras tanto le informará sutilmente a la pareja original que la nueva es más especial, que merece más, u otras cosas para poner a una contra la otra.

 

Otra señal de alerta: debería tener cuidado con cualquier poli que no pueda nombrar siquiera una ex con quien mantenga una relación amistosa. Si tiene una serie de exque no quieren tener nada que ver con él y que se quedaron con los amigos en común; y no se siente bienvenido en su comunidad poli/fetichista, salí corriendo de ahí.

 

El compromiso es necesario en cualquier relación. Está particularmente atento/a a cualquier persona que diga que odia hacer compromisos, o que es poli porque nadie tiene por qué perderse de algo o alguien sólo por tener una pareja insegura. Esto, sin ir más lejos, es carecer de habilidades para relacionarse.

Alguien que trata al poliamor como un infortunio que no puede sortear, y que lo utiliza como excusa para hacer comentarios insensibles (mi narcisista me dijo una vez, literalmente, que ese día necesitaba cogerse a cualquier mujer que no fuera yo, y con una risita disimulada me dijo “no entendés” cuando le dije que había herido mis sentimientos) probablemente no sea una persona buena y cariñosa, sobre todo si elije salir con alguien que no tiene mucha experiencia en las relaciones poli y le impone su voluntad recurriendo al mensaje subyacente de que tus problemas no cuentan porque “no entendés”.

 

Por lo general, lo más ético es terminar la relación si uno de los dos no se prende a mantener una relación abierta. Pero pretender que el más nuevo sea el único que cambie, sin apoyo y sin ser escuchado al sentirse incómodo o inseguro, bajo la presunción de que el más poli siempre tiene la razón, y bajo amenaza de ser dejado si no cambia sus sentimientos prontos, es bastante jodidamente abusivo, en mi opinión. Si no estás dispuesto a encontrar un punto medio, ¿para qué estas saliendo con esta persona, de entrada?

 

Si te acusa de herir a su otra pareja al pedir límites, y no muestra ninguna preocupación visible por tus sentimientos: narcisista! Los polis habilidosos logran asegurarse de que todos se sientan escuchados. Salvo que estés siendo una forra, probablemente te está manipulando y culpabilizando un narcisista. Y probablemente le está haciendo lo mismo a su otra pareja, o lo va a hacer pronto.

 

Si recurre a presentar a sus dos parejas para poner a una contra la otra, (me informaron que, después de reunirnos, él y la otra pareja me estaban criticando) te está manipulando y devaluando, y no está tratando que todos se sientan cómodos.

 

Mi narcisista me acusó de tener citas con otros hombres para “vengarme de él por ser poli”. Incluso me dijo que estaba “usando a los otros hombres como arma contra él”. ¿Qué clase de proyección de mierda es esa?

Si tu pareja se toma muy a pecho que vos NO seas poli, y pretende que las reglas que apliquen para vos sean diferentes: NO! Asco. Te están manipulando. Es así.

 

Un narcisista no negocia términos y límites de buena fe. ¡Que una persona ponga todas las reglas no hace a una relación sana! No es para nada ético que te diga que tus sentimientos no tienen sentido, no están bien, o no son lógicos y por eso no deben ser respetados. Te está tratando para la mierda. Que te haga sentir culpable por pedir límites o te diga que no tenés derecho a pedirlos es un enorme problema.

 

Tené cuidado con las parejas que usan figuras del poli como “dejar ser a la relación” como excusa para degradar o cambiarle las reglas al otro. Es cierto que a las relaciones hay que dejarlas ser, y que hay que disfrutar de las personas que aparezcan en sus vidas, bajo términos que conformen a todos. Si desde el comienzo dejaron en claro que quieren una relación a largo plazo y ahora te dice que sos sólo un garche, o que estas pidiendo demasiado, o que las cosas que venís pidiendo en la relación de repente son demasiado, y te hace sentir avergonzado/a por querer lo que queres de tu pareja, ¡EL NARCISISTA TE ESTÁ DEVALUANDO! Si te tiene enganchado/a y adicto/a, puede que estés dispuesto a aceptar los términos reducidos de la relación por el sexo o la proximidad, pero por favor, no te mereces tan poco. Rodeate de personas que te valoren. Eso no es amor. Es abuso.

 

Los narcisistas dan miedo. No pueden sentir empatía hacia los demás. Si tu pareja se muestra inusualmente impasible ante una ruptura, es porque está trastornado y estás mil veces mejor sin él. Mi narcisista saltó de una relación a largo plazo con mi antecesora a una conmigo y luego a una nueva y no se le movió un pelo. Identificarse como poli le permite justificar la superposición temporal entre nosotras, pero si tuviera la capacidad de mantener una relación sana y respetuosa, no nos habría abandonado a todas con tanta facilidad, ¿no?

 

Recientemente soñé que le preguntaba a mi ex narcisista si tenía empatía y en el sueño me decía que no, que no lo sentía. Le dije que no podía estar con alguien que no sintiera empatía hacia los demás. Me gusta creer que fue mi subconsciente que lo estaba dejando ir.

 

Por suerte, tengo bastantes buenos modelos a seguir polis en mi vida. La mayoría tienen empatía, compasión, y hacen un gran esfuerzo por que sus relaciones sean positivas y éticas, incluso si para esto tienen que terminarlas. Me entristece mucho que mi primer paso en el mundo de lo abierto haya sido con alguien que se tomó personalmente el trabajo de lastimarme.

 

Es tu derecho pedir el tipo de relación que querés, pedir todo aquello que necesites, como por ejemplo apoyo. Esto no es exclusivo de las relaciones abiertas. No importa en qué tipo de relación te encuentres, tenes que sentirte seguro/a. Si sentís ansiedad o miedo de tu pareja, ¡tenés un problema! ¡Pedí ayuda! ¡Vos merecés amor y respeto!

 

Actualización 29/09: ¡Wow no puedo creer que este artículo se haya vuelto tan popular! Si estás luchando para recuperarte de una relación con alguien con trastorno narcisista de la personalidad, visitá mi lista de recursoshttp://modaviau.com/narcissistic-abuse-resources/

Fuente: https://anxiouswaves.wordpress.com/2014/11/26/the-polypath-or-how-i-learned-to-start-worrying-about-myself-and-call-bullshit-on-emotional-abuse/

Traducción:Malena Carranza

Revisión:Navimuse