Amor Propio, Relaciones Sanas y Abuso

¿Es posible cometer una infidelidad (engañar) en una Relación Poliamorosa o un Matrimonio Abierto?

Le pasó a una muy buena amiga mía.  Me llamó una noche muy enojada.  Ella y su esposo habían sido poliamorosos por más de 10 años y ella descubrió que él la estaba engañando.  Esto despierta una muy buena pregunta.  ¿Es posible cometer una infidelidad o engañar a tu pareja en una relación poliamorosa o un matrimonio abierto?

Aunque engañar no es mi palabra favorita-está muy asociado a la vergüenza-, creo que es posible hacerlo en un matrimonio abierto.  Si rompés los acuerdos y más específicamente si intencionalmente mentís sobre estar rompiéndolos te sumás a las filas de los “infieles”.

En el caso de mi amiga, yo necesitaba más detalles para discernir sobre lo que estaba sucediendo.  Me contó que ella y su esposo tenían un acuerdo en el que ninguno saldría con otra persona en un radio de 16 kilómetros (10 millas) de su casa.  También tenían un acuerdo en el que describirían completamente la situación matrimonial a cualquiera con quien pudieran considerar salir.

Mi amiga descubrió que su esposo se veía con una mujer a menos de 1.6 kilómetros (1 millas) de distancia.

Incluso, cuando ella leyó su nuevo perfil, en el sitio web en el que había conocido a esta nueva mujer, se percató que no había mención de su matrimonio o de sus acuerdos.  Mi amiga estaba enojada en todo su derecho.  Pero lo interesante fue cuando comencé a aconsejarla sobre su sufrida situación y ella se negó a llamar a su esposo.

Hay un riesgo potencial cuando se lleva adelante el poliamor en ser cauteloso por no aparentar rigidez.  Las comunidades poliamorosas pueden tener una cultura de permisibilidad, que pueden trascender en una persona, haciéndote sentir idiota si te enojás por potenciales transgresiones sexuales.  Es importante en esos momentos el usar planteos simples con el “Yo” para expresar tu decepción.  Intentá no avergonzar a la otra persona sino hacerle preguntas directas sobre lo que sucedió.

Lo interesante es que me tomó 30 minutos en el teléfono para lograr que mi amiga siquiera admita cuán herida y enojada estaba.  Ella se sintió como una desertora del poliamor por sentirse enojada y traicionada.  Habiendo conocido a esta pareja por muchos años me ofrecí a sentarme y presenciar la conversación alrededor de esta situación.  Cuando llegué a su casa su marido estaba tenso y avergonzado.  Nos sentamos y él me describió que encontró este nuevo sitio de poliamor, generó un perfil, genuinamente olvidando decirle a su esposa.  Él estaba completamente compungido de no haber mencionado a su esposa sobre el perfil creado o el no haber descrito allí claramente los acuerdos con ella.

La mayor parte de la historia fue que el perfil estuvo allí sin usarse por más de un año, y cuando él recibió dos emails en el mismo período de 24 horas de dos mujeres diferentes, él estaba sorprendido y de alguna forma fuera de balance.  Luego de intercambiar algunos emails con una de las mujeres, le contó a su esposa lo que estaba pasando.  Para ese entonces, él estaba un poco influenciado por la “energía de una nueva relación” (NRE, un término poliamoroso para describir la  emoción por un nuevo romance).

Sonó más como una serie de errores torpes con un adicional de desconsideración.   El esposo de mi amiga educadamente rechazó futuro contacto con las dos mujeres, algo que de otro modo violaría los acuerdos hechos con su esposa.

¿Puede entonces la gente poliamorosa engañar o ser infieles?  Sin duda pueden.  Aunque esto pareció ser más una serie de extraños errores, escuché de personas que rompen acuerdos de un modo flagrante.  Yo nunca toleraría a alguien que intencional o repetidamente haga esto.  Porque, después de todo, el asunto ético de la no-monogamia está en la honestidad y la compartida experiencia positiva.  Pero estoy feliz de informar que todo este episodio sirvió para clarificar los acuerdos de esta pareja y la intención de su relación.

 

Traducción:Germán Martínez

Revisión:Navimuse