¿Quién es Federico Dante Franco?

Por Federico Dante Franco / 02/04/17

¿Cómo empezaste a colaborar en ALA?

Conocía la organización y los integrantes por amigos en común, ya sabiendo del amor libre desde hace años, empezando a practicarlo varios años después de enterarme de la existencia del mismo. Luego de participar de los diferentes espacios, un integrante de la organización me pregunto si me interesaba ayudar en uno de los grupos de trabajo.

¿Qué es el amor libre para vos?

A mi gusto es la manera más sana a la hora de relacionarse con mis diferentes vínculos. Teniendo como principales características el consentimiento de todas las partes, la honestidad y el quitar muchos supuestos de que debería hacer la otra persona o yo mismo para con mis vínculos o como debería valorarlos. También creo que es una manera muy real de ver la interacción de las personas por que quita de en medio mucha carga social que tienen las relaciones, te hace empezar a cuestionar el sistema de Parejas-Amigos-Familias-Conocidos… y te hace en primera instancia darte cuenta que esa construcción social no es mala ni buena, pero si que es transformable, y que vos podes empezar a elegir, de hecho creo que te fuerza a darte cuenta que hay un sistema que socialmente se nos impone sus códigos y que en realidad, si quitamos ese sistema, nos encontramos perdidos y confundidos sobre qué hacer o que dejar de hacer, y entonces tenemos que plantearnos generar un sistema nuevo para nuestras interacciones. En ese sentido me parece una decisión muy valiente empezar a practicar el amor libre, porque nos hace enfrentarnos con cosas que a muchos nos duele o esquivamos, pero que da un crecimiento personal a nivel emocional muy grande.


¿Cómo definirías tu ideología con respecto a las relaciones?

Dada mi costumbre de cuestionar mucho en general a la sociedad para encontrar lo que me agrada y lo que pienso que podría mejorar de la misma, la anarquía relacional creo que es la que más hace este tipo de cuestionamientos y con la que más me siento identificado.

¿Cuándo empezaste a plantearte esto?

Hace mucho tiempo me presentaron esta forma de relacionarme y en su momento me pareció “Tan sana que me parece aburrida” fueron mis palabras en ese momento. Luego tuve una relación muy toxica, donde aprendí mucho sobre lo que puede llegar a doler y lo mal que pueden salir las cosas en una relación, y entonces si me pareció que necesitábamos encontrar maneras más sanas de relacionarnos y entonces fue que recordé el amor libre y empecé a llevarlo a la práctica.

¿Cuáles fueron tus experiencias dentro del amor libre?

Al principio surgió por una necesidad de abrir mi pareja con la esperanza que eso pudiera darnos espacio entre ambos para reflexionar, y pensar, y así poder tener una relación más sana. Luego, de a poco, me fui interesando más y más por tener vínculos más sanos que fueran cada vez más beneficiosos para todas las partes. Teniendo parejas en simultaneo y mis parejas teniendo otras relaciones no he tenido mayor problema con esas situaciones.

¿Cúal fue tu principal obstáculo para llevarlo a la práctica?

Realmente no tuve obstáculos. Pienso que fue porque ya venía practicando muchas cosas a nivel emocional y siempre me fue muy importante el crecimiento personal en ese ámbito. Realmente no me costó casi nada llevarlo a la práctica.

¿Cómo viviste tus relación monógamas?

El disfrute mucho, en general. Con los problemas que pueden tener cualquier relación realmente… Me enseñaron mucho y no creo que hayan sido malas relaciones para nada, solo que me siento más cómodo con este tipo de maneras de relacionarme con las personas.

¿Qué cosas cambiaron en tus relaciones afectivas cuando cambiaste este paradigma?

No cambiaron demasiadas cosas, siempre intente que mis relaciones fueran más sanas. Pero ahora tenía herramientas más efectivas para hacerlo, podía cuestionar comportamiento miso y ajenos, encontrar su origen y dependiendo de si generaban o no molestia a mí a mis vínculos, cambiarlos en mayor o menor medida. Mis argumentos se hicieron más claros, mi comunicación también y me encontré prácticamente actuando de la misma manera que actué siempre, pero de mucho más seguro de mí mismo, de mis intenciones, y de como quería ser yo mismo y como quería que fueran mis relaciones.

¿Cómo organizás tus tiempos con tus relaciones?

 

Usualmente no organizo mucho mi tiempo, pero depende de cada relación, actualmente estoy empezando a usar algunos días a la semana fijos para ver a una de mis relaciones, lo cual es bastante nuevo para mí, pero también creo que esos días son flexibles a lo que cada uno tiene ganas o a otros eventos que surjan eventualmente. Por lo general suelo organizar los tiempos para poder coordinar de manera más eficiente, pero siempre depende de mis ganas de ver a la otra persona y de las ganas de que tenga la otra persona de vernos. No creo que deba haber una organización pensada en forma de “Si veo a X relación 2 días a la semana, a Y debo verla el mismo número de días”, esto está sujeto a las ganas de ver a la persona y a su vez a la posibilidad de coordinar horarios con las diferentes personas.
 

¿Creés que es necesario que tus parejas sexuales o románticas se lleven bien?

Para nada. No veo necesario ni que se conozcan si es que no es así su deseo. Creo que eso depende mucho de las otras personas y sus deseos. En mi caso al menos, no me gusta exigir cosas a las personas, mucho menos exigiría a mis parejas que se lleven bien entre sí. En contraparte, a mí no me molestaría que se conocieran o que se llevaran bien o se llevaran mal. En última instancia siempre creo que debe estar abierto le dialogo para coordinar reuniones y consultar con las diferentes partes.

¿Qué opinas de la convivencia en el amor libre? ¿Qué dificultades encontraste? ¿Qué ventajas?

A veces puede ser un poco complicado explicar tu forma de relacionarte a las personas con las que convivís y no entienden del tema. Con respecto a convivir con vínculos dentro del amor libre, me genera un mayor grado de confianza, me siento mucho más transparente, siento que puedo hablar y que me pueden hablar de muchas cosas que de otra manera no podría y eso me da mucha tranquilidad en mi hogar, es como sentir una aceptación mutua, lo cual es muy lindo para mí.

¿Cómo te ves construyendo una familia con hijos?

Me parece todo un reto, pero que en otro momento de mi vida, siento que voy a querer hacerlo, y hay experiencias que conozco de crianza en núcleos familiares de esta índole, los cuales me alienta a que no habrá problemas muy engorrosos. Pero claramente la crianza siempre viene con problemas, y en su mayoría inesperados, mas con esta forma de relacionarse. Así que lo veo así, como todo un reto, pero que seguramente voy a querer llevarlo a cabo en un futuro.

¿Cómo manejás tus inseguridades románticas y sexuales?

Trato de identificarlas, ver su origen, entender por qué me suceden, y trabajarlas yo solo. También me ayuda hablarlas y contarlas, pero eso me da realmente más intimidad y seguridad en la persona a la que se lo cuento en general, más que ayudarme a trabajarlas. Siempre fui de analizar y trabajar mis emociones en soledad.

¿Y las de tus relaciones?

En este momento de mi vida, trato de dejar clara la separación entre mis problemas emocionales de los de la otra persona, y de ahí entender que le corresponde a cada uno trabajar. Puedo dar mi opinión, puedo darle un espacio emocional para charlar, y puedo ser tolerante, pero sus inseguridades es algo que la otra persona tiene que enfrentar y en estos últimos tiempos he aprendido que yo no puedo hacer eso por otras personas, ni debería hacerlo si pudiera, porque es quitarle un proceso de crecimiento emocional muy importante, para mi gusto.

¿Qué importancia tiene el sexo en tu vida para mantener una relación romántica?

Para mí, el sexo no es algo necesario para una relación romántica. Se puede dar como no. En mi caso soy asexual. No siento atracción sexual. Considero que se puede tener relaciones románticas muy fuertes sin la necesidad de sexo.

¿En qué afectó a tus relaciones que no son sexuales ni románticas este cambio en tu vida?

En mi caso las hizo mucho más disfrutables, depende preocuparme si una relación derivaría en sexo o en interés romántico, o si una relación romántica/sexual dejaría de serlo. Dejé de preocuparme de lo que esperaba yo de las relaciones y empecé a concentrarme más en disfrutarlas a partir de lo que son en el momento.

¿Cómo lo tomó tu familia?

No tuve muchos cuestionamientos. Mientras que me vean bien a mí, no me preguntan demasiado al respecto.

¿Qué crees que es necesario para poder hacer el cambio que vos lograste hacer?

Creo que es fundamental analizarse a uno mismo, ver como es uno, ver que quiere cambiar, porque lo quiere cambiar, la manera de hacerlo… Creo que es un proceso de todo el tiempo enfrentarse a uno mismo, a nuestras inseguridades y cuestionar muchas cosas que la sociedad nos da ya masticado y ya casi todos damos por hecho sin pensar las cosas. Creo que se necesita mucha voluntad y mucho valor para enfrentarse a uno mismo, a los mandatos sociales establecidos y a todos los obstáculos que se le pueden dar a una persona que quiere cambiar a este paradigma tan escondido y estigmatizado como es el amor libre.

¿Cuáles considerás que son las desventajas del amor libre?

Una desventaja seria que en general se requiere todo un proceso muy fuerte para muchas personas como respondí en la pregunta anterior, aunque creo que más allá de que cueste mucho a veces, bien lo vale. Otra seria la poca visibilidad hoy en día que hay de estas maneras de relacionarse. Y las consecuencias sociales de participar de casi cualquier cosa alternativa hoy en día, los cuestionamientos de las personas por fuera del amor libre, las críticas, los estereotipos, etc. Todas razones por la cual considero que hacemos un trabajo importante en ALA al intentar visibilizar y dar lugar en la sociedad a estas “nuevas” formas de relacionarse. (Por que verdaderamente nuevas, no son.)

¿Tendrías una relación exclusivamente monógama de nuevo?¿Por qué?

No lo creo, al menos no en este momento de mi vida, y estimo que no en mi futuro, pero siempre me doy lugar a que puedo cambiar de parecer. Por qué me parece innecesaria la limitante, la exclusividad de la monogamia. Me resulta mucho más grato dejar la posibilidad a las nuevas interacciones, tanto para mí como para mis vínculos.