Nuestro primer año

Por Juan Pablo DOrto / 20/04/16

Hace un año que se fundó esta pequeña pero pujante organización, y a pesar de lo que dice el estigma social, la orgía nunca se dio. Pero se dieron otras cosas muy muy copadas. Me gustaría contar un poco cómo fue que pasó este primer año.

Los de ALA empezamos siendo menos de una decena y hoy ya son más de 60 personas que colaboran en mayor o menor medida en 6 grupos de trabajo. Como en toda organización, dentro de ese número hay un grupo de 15 fanatiquítos que le meten muchísimo laburo en modo berseker, postergando trabajos, estudio y también tiempo dedicado a sus relaciones.

Más de 300 personas participaron de los 8 talleres que organizaron los colaboradores en el teatro Puerta Abierta y en el Espacio Despierta. El panorama cambió completamente, comparado con la desolación de eventos que había tiempo atrás sobre esta temática. Hoy, para saber cuando hay un evento, sólo tenés que revisar un calendario o visitar la fanpage de amorlibre.org. Empezamos con fechas cada dos meses, y hoy podemos decir que todos los meses ALA tiene una juntada. A veces son sociales, otras veces son charlas pedagógicas de gran nivel como el taller de celos que da la Licenciada Ayelen Sabrina y Alan, y también hay charlas abiertas, círculos para compartir experiencias y un taller literario. Tan grande es este avance de eventos que aún a mí, que tengo gran interés en el amor libre, me parece agotador estar en todos los eventos que hay en cada mes.

¿Para qué nos sirven los eventos? Siempre se conoce gente interesante, sí. Muchas parejas vuelven con la cabeza volando de ideas después de ver cómo en nuestras juntadas coexisten varias relaciones de una misma persona en paz. Por supu, también tenemos gente que en los eventos experimenta una versión zipeada de 2 horas del amor libre en toda su intensidad y vértigo. Pero el efecto más importante no es el shock, sino justamente la “normalidad” posterior. Meses después del primer tornado de sensaciones esa persona vuelve al bar, se pide una cerveza y charla un rato en el medio de varios contactos y experiencias de amor libre. Te tomás una cerveza en una atmósfera donde no es raro que alguien tenga más de una pareja. O sea… che… ¡no es raro! Es una impagable tranquilidad poder experimentar momentos así.

En cuanto a contenidos, se tradujeron y escribieron más de 70 artículos al castellano prácticamente para todos los gustos. Hay experiencias habladas en primera persona, artículos técnicos sobre problemas particulares y también artículos abstractos y densos, publicados en www.amorlibre.org y republicados luego en otros websites y grupos. En el grupo de Imagen y Diseño se dibujaron y diseñaron nuestras imágenes y fanzines y se trabajó con nuestros videos intensamente.

Estos contenidos le sirvieron a muchísima gente que nos escribió a nuestra web y a través de nuestro Facebook agradeciéndonos y muchas veces con mensajes emocionantes. El soporte en texto de nuestras experiencias y las distintas temas es esencial para las personas que necesitan tener una lectura amiga y seria en cuanto a su forma de relacionarse. Este próximo sábado vamos a presentar el primer fanzine de ALA, que es una recopilación de algunos de esos textos. También es el único soporte posible para una gran cantidad de interesados en el amor libre que no pueden venir a Buenos Aires a alguno de los eventos de Amor Libre Argentina o de otros grupos que se dedican a nuestra temática.

La prensa tímidamente se hizo eco de nuestras experiencias y ya aparecieron libreamantes hablando en los diarios y las radios. Lo que hace unos años era visto como una cosa de freaks o meramente un experimento social de infieles, hoy es aún visto despectivamente como una moda en algunos sectores, pero otros ámbitos de a poco nos van reconociendo como una forma más de relacionarse. Estuvimos llevando nuestras ideas a la Universidad de Buenos Aires, en la Facultad de Derecho y en otras facultades colaboramos con investigaciones académicas.

Pero esta agrupación que está creciendo de forma sostenida todavía tiene un laburo gigante por delante, y para eso necesitamos más cabezas y más manos.

Los eventos y talleres que tanto han logrado por la visibilización de nuestra forma de relacionarnos aún siguen limitados geográficamente a la ciudad de Buenos Aires. Necesitamos darles una mayor cobertura a quienes quieren vivir el amor libre en otras ciudades y se les complica viajar a una de nuestras juntadas.

Nuestros contenidos, videos, textos y traducciones necesitan tratar aún muchos temas. Hay veces que escuchamos que nos dicen “para qué tanto párrafo, para qué tanto análisis… el amor libre no es un tema de vida o muerte”. Les daríamos la razón si no fuera porque contar con el apoyo teórico y pedagógico necesario sí fue cuestión de vida o muerte para muchas relaciones, historias y encuentros. Aquí en ALA creemos que una buena imagen vale más que mil palabras, y un buen conjunto de palabras vale mucho más que mil horas bucleando en soledad sobre cómo vivir en la mononorma.

Pero mentiría si dijera que sólo necesitamos manos. Necesitamos más cabezas. Secretamente todos los que laburamos en ALA tenemos otros objetivos. Sí, déjense de joder. No todo es amor libre acá. Les voy a contar una verdad, si prometen no decírsela a nadie: todos los que están laburando en Amor Libre Argentina quieren cambiar un poquito el mundo.

No, no todos lo quieren cambiar en la misma medida, y tampoco es que están de acuerdo sobre lo que hay que cambiar y por qué. Pero amarquistas y parejas abiertas, swingers y demisexuales, polis y quienes tienen una sola pareja, todas las personas quieren transmitirle un poco de su amor a la propia organización. Al fin y al cabo, los mismos principios que utilizamos para relacionarnos afectivamente son los que nos guían para trabajar en algo a lo que le tenemos mucho afecto, como es esta pequeña pero quijotezca unión de libreamantes.

¿Pero por qué será que dedicamos parte de nuestro tiempo a esto? Estaría bueno empezar a estudiar aquel idioma, ponerle pilas a esa relación que tan bien nos hace o dedicar más tiempo a la lectura feminista, el último de Dimmu Borgir o la cocina sana. ¿qué carajo hacemos acá?

Bueno, esa pregunta tiene una respuesta diferente por cada uno de los que laburamos aquí. Pero creo que todos elegimos la libertad de querer y que tarde o temprano si más personas se quieren en libertad, Así como NOS queremos libres, también creemos que la libertad les puede ser no solo útil sino esencial a muchas personas.