¿Quién es Juan Pablo D’Orto?

¿Cómo empezaste a colaborar en ALA?

Comencé a colaborar en ALA cuando vi que se estaba formando un grupo interesante en el que no éramos todos hippies o todos tecnócratas o todos peronistas o todos libertarios. Desde el principio me encantó laburar en este grupo porque hay mucha gente diversa y de la que aprendo mucho. Cuando vi que podía aprender, elegí meterme y quedarme. Me re aburren esos grupos mierdosos donde todos piensan lo mismo y repiten como loros para saber quien tiene la poronga ideológica más larga. O cuando adentro hay mongui-grupitos peleandose “uhh… el poliamor es mejor que la monogamia…. uhhh… la amarquia es mejor que el poliamor…”. Una pelotudez. Duro dos días, al tercero me voy para no morirme de embole o pongo una bomba.

Principalmente colaboro porque las relaciones no monogámicas son un tema en el que hay mucho trabajo por hacer y quiero que el trabajo se haga de la mejor manera posible. Todavía faltan muchas traducciones, talleres, textos y volanteadas para consolidar a ALA. Mi idea es que exista un grupo que amortigüe los problemas comunes de las personas que están en todo este quilombo y que ayude a los que no pueden más de tanto bardo mental, además de conocer gente copada para charlar, culiar y trabajar.

¿Qué es el amor libre para vos?

Que no me rompan las pelotas por cosas tan básicas como el afecto o la sexualidad y que ningún forro se sienta con mayor autoridad que yo mismo para decidir como quiero tener mi vida afectiva.

¿Cómo definirías tu ideología con respecto a las relaciones?

Mi ideología de fondo es el voluntarismo y mi mayor costumbre es pensar a largo plazo, así que derivé en el poliamor con mucha influencia de anarquía relacional, pero siempre orientado a relaciones a largo plazo. No logro conectarme bien con personas que conozco en dos o tres veces.

¿Cuándo empezaste a plantearte esto?

Hace casi 5 años empecé a charlar con una de mis parejas, Cecilia, sobre cómo era el entramado social de la monogamia y entonces comenzamos a pensar qué pasaría si no fuéramos exclusivos en la pareja. La verdad es que fue uno de los momentos más importantes y cruciales de mi vida y fue un boom gigante de ideas, utopías, esfuerzos, cagadas y cosas bárbaras.

¿Cuáles fueron tus experiencias dentro del amor libre?

Desde que charlamos con Cecilia y “abrimos la pareja” tuve dos relaciones más, y meses después me puse a salir con Sebastián, que es pareja de Cecilia también y unos años más tarde con Juliana, además de esporádicamente tener algo de sexo casual cuando pinta.

¿Cómo viviste tus relación monógamas?

Re bien, nunca tuve problemas. De hecho la pasé tan bien amando a una persona que empecé a plantearme por qué tenía que amar SOLO a una si era algo tan lindo.

¿Creés que es necesario que tus parejas sexuales o románticas se lleven bien?

Sería re lindo que se lleven todas bien bien, me gusta mucho la convivencia entre las personas que quiero y disfruto ver a gente que admiro junta. Pero no creo que sea NECESARIO que se lleven bien, sí es necesario que entiendan que hay que ponerse las pilas con el respeto y con la comprensión de que hay muchas cosas que no son perfectas en las relaciones humanas, y menos en un tipo de relación como es el amor libre ya que aunque es vieja como el tiempo aún hay cosas que no están del todo revisadas y probadas y se va haciendo camino al andar.

Bala y fuego al que quiera caer en paracaídas y decir “ah no… esto tiene que ser 100% amor y  todo tiene que funcionar perfecto y armónico”. Somos humanos loco, si querés que todo ande perfecto cogete a una Macintosh en garantía la concha de tu madre.

¿Cómo te ves construyendo una familia con hijos?

Me re veo, sí. Me gustaría que con mi clan y mis relaciones nos recontra caguemos en ese paradigma choto de que en una familia hay sólo una autoridad y sólo una forma de hacer las cosas. Tenga con quien tenga los hijos quiero que conozcan que siempre hay más de una forma de pensar y vivir, y siempre en un contexto en el que sepan que sus padres no tuvieron que ocultar sus afectos de ninguna forma, y que no eligieron mentir ni engañar.

Que sepan que nosotros no reprodujimos la caca esa de andar mintiendo, ocultando y engañando, y que no la careteamos un carajo y que pensamos que las personas que andan engañando a sus parejas son todos unos pelotudos.

Yo no puedo creer que después de 5000 años de historia, con revoluciones para que no nos mientan en la iglesia y en la escuela, mil guerras para que no nos mientan en los juzgados y en la política, todavía hay gente que tiene que bancar la una dinámica de mentira en su propia casa, donde cocinan, comen, cagan y duermen.  Y por supuesto me refiero a los infieles, no a las parejas monogámicas que son leales a lo que pactan.

Me hierve la sangre pensar que hay gente que todavía tienen que llegar a su casa, su propia casa y tener que mentir sobre algo tan humano y básico como el afecto y la sexualidad. Nosotros no somos esa clase de boludos. Seremos de otra clase pero de esa no.

Hay gente que piensa que el amor libre quiere destruir la familia (yo también lo pensé cuando era más chico). Pero no, no es así.

La familia es, después del individuo, la primer célula social. Toda la mierda del mundo es así porque la gente antes de salir al mundo come mierda en la propia familia. Los medios mienten, pero primero entendemos a la mentira a través de como nuestros familiares mienten, por ejemplo cada vez que alguien quieren ejercer su sexualidad fuera de la pareja.

Y nos educamos en aceptar que está bien el poder y el oscurantismo porque vemos que en nuestras familias el que quiera hacer algo para ser feliz se lo condiciona y se lo domestica para que no lo haga. Crecemos entendiendo que uno tiene poder porque otro no lo tiene, y entonces después cuando nos reprimen lo vemos como aceptable “algo habremos hecho” por cola de paja. Pero no, el poder no es ganar-perder. Hay un poder colaborativo que es ganar-ganar.

Lo que salga de familias como la que quiero construir yo puede ser un arma de destrucción masiva de la caca que es el mundo. Me encantaría por ejemplo saber como pija van a hacer los soretes de los medios de comunicación para mentirle a personas que crecieron en un ambiente sin mentira, quiero ver que hacen los mal cogidos que están en el poder para manejar a una sociedad que no necesita ocultar nada.

¿Cómo manejás tus inseguridades románticas y sexuales?

No tengo muchas inseguridades afectivas porque la verdad es que estoy rodeado de gente que me quiere mucho y me transmite mucha seguridad porque valora lo que soy, no porque soy alguien que cumple el rol de “novio”. Qué bajón que te quieran porque sos relleno de un contenido parametrizado por otros.

Mis inseguridades sexuales vienen por el lado de mi transición a la pansexualidad y mi esporádica feminización, que aunque no es central para todos los que viven el amor libre para mí vino de la mano.

En tales casos opto por el socialmente salubre hábito de traumarme solo, deprimirme, pensar las cosas mil veces y jugar Minecraft o laburar en algún trabajo bien simple como la albañilería o la apicultura: son actividades que siempre me apaciguan y me hacen retomar el norte.

Luego vuelvo a la vida normal, siempre ayudado por alguna película o libro que me meta mucha sangre caliente y me haga ver las cosas como las veía cuando era chico, como una batalla épica. Ahí salgo a flote de nuevo, pero en vez de tener espada y escudo combato con la poronga y con el culo.

¿Y las de tus relaciones?

En una época pensaba que el tema con las inseguridades era parar la vida de todos, hacer una reunión con facultades extraordinarias y aplicar soluciones por  decreto. Pero nada más alejado de eso. Es una boludez pensar que algo tan complejo como las inseguridades se arreglen a las patadas y con una o dos charlitas de dos horas. Para mí la cosa va por el lado de identificarlas, acompañarlas y tratarlas, todo con muuuucho tiempo y a largo plazo. En una época la culpa me hacía limitarme para tratar mejor las inseguridades de mis relaciones, pero eso solo me sirvió para agarrar bronca y a ellos les fue peor, porque lo que no enfrentás se empieza a magnificar y después es alto mostro.

¿Qué importancia tiene el sexo en tu vida para mantener una relación romántica?

Puedo tener una relación afectiva sin sexo, no tengo problema. Son cosas separadas para mí. Siempre necesito afecto pero con mi sexualidad tengo épocas. A veces quiero cogerme a todo lo que tiene pulso (y consentimiento) y otras veces quiero ser monje de nuevo y vivir semanas laburando o leyendo.

¿En qué afectó a tus relaciones que no son sexuales ni románticas este cambio en tu vida?

Las mujeres piensan que me las voy a querer coger en algún momento y los varones piensan que les miro la poronga en los vestuarios. Las parejas amigas siempre temen la invitación a swingear, y los vecinos piensan que vendemos droga. El carnicero ya no entiende nada.

¿Cómo lo tomó tu familia?

Como el orto, pero siempre toman todo como el orto. Somos descendientes 100% de italianos de Sicilia. Mi familia tiene esa tradición fuertísima de personalizar las cosas y condimentar todo con drama y teatro onda los Cubrepileta. Mis viejos son muy buena gente, pero piensan que todo lo que hago in mai laif es bicos les quiero llevar la contra a ellos.

Igual, que la fumen. Desde el primer día que les hablé les puse los puntos. Ya tengo 31 años, no me pueden manipular como si fuera un chico.

Y como dejé todo hiper claro, se quejaron un par de veces pero ahora vienen firmes y disciplinaditos a casa y se portan bien como si estuvieran en la conscripción, aunque siempre temen entrar y que yo me esté clavando una jeringa de heroína en el ojo mientras beso a un trío de submarinistas y me coge un mandril al mismo tiempo. Pobre gente. Yo creo que los padres no saben qué hacer cuando uno se comporta como adulto y no oculta nada, y esto del amor libre no aparece en la televisión todavía así que no tienen ni idea de cómo reaccionar. Cuando el chueco Suar haga un personaje de Sodero de mi Vida que sea poliamoroso ahí seguro que se amigan con la idea.

Pero al fin y al cabo, si no quieren saber que no pregunten, pero cuando entran a mi casa nuestro mundo es amor libre. Me quieren entero o no me quieren. Si quieren compañía obsecuente que se compren un caniche la re puta madre que los parió.

¿Qué crees que es necesario para poder hacer el cambio que vos lograste hacer?

Se necesitan muchas cosas pero lo principal es lo que no podés ver de entrada o no te lo podés imaginar. Que tenés que superar los celos y toda esa perorata todo el mundo lo sabe, pero hay otras cosas que son mucho más complicadas y que nadie te avisa y por lo tanto las aprendés cuando te das con la cabeza contra la pared.

Esta es una de las principales razones de por qué estoy militando en ALA: quiero que quien quiera abrirse a este camino vea de antemano lo que yo no vi y que tanto me costó descifrar. Es una venganza personal contra los momentos poronga que pasé por no contar con ningún grupo, libro o ni siquiera un amigo a quien contarle los bardos que estaba pasando.

Si tuviera que elegir una sola cosa como “lo mas importante” sin dudas sería aprender a manejar la propia disonancia cognitiva. Cuando empezás con todo esto la cabeza te cambia a velocidades vertiginosas. Las neuronas transmiten rápido como la misma electricidad, pero el corazón bombea la sangre así que viene siempre un poco más lento.

Esto nadie te lo explica pero hay que saber bien cómo pensar cuando sentís todo lo contrario a lo que razonás. Y como paliar esos momentos de forma terapéutica y amistosa con la propia testa y no caer en la culpa, el miedo y terminar pensando “como puedo ser tan forro de sentir esto si pienso aquello”.

¿Cuáles considerás que son las desventajas del amor libre?

Hoy en día el amor libre es Unix. Tenés muchísima libertad, pero cada cosa que querés hacer hoy en día la tenés que codificar aparte. No hay nada predeterminado, y soporte técnico ni hablemos.

El día de mañana y con mucha sangre sudor y lágrimas talvez logremos que sea un linux onda Fedora. Pero hoy estás más solo que Hitler el día del amigo.

Igualmente siempre va a tener ciertas desventajas: el amor libre te obliga a muchísima introspección. Hay parejas monogámicas que se dan más seguridad (o una ilusión de ésta dirían los amarquistas) por el lado del afecto y por lo tanto tienen más tiempo y energía para perseguir otras inseguridades en otros ámbitos, laborales, económicos o políticos. Y hoy hay contextos en los que es casi imposible practicarlo.

¿Tendrías una relación exclusivamente monógama de nuevo?¿Por qué?

Sí, a full, ¿por qué no? Yo disfruté mucho con una sola pareja. Lo que no podría hacer es dejar a alguna de mis relaciones actuales. Si se da tiene que ser porque por algo no estemos más juntos, nunca porque “me siento más cómodo en la monogamia”.