¿Quién es Kragen Javier Sitaker?

¿Cómo empezaste a colaborar en ALA?

Me encontré a un grupo de gente con una bandera de poliamor en La Marcha de las Putas. Tras sumarme a su grupo en Facebook, empezamos a juntarnos cada tanto en bares, en mi casa, en otros lados, y después formamos lo que hoy en día es ALA.

 

¿Qué es el amor libre para vos?

Para mí, estamos luchando contra un patrimonio cultural de varios milenios de machismo patriarcal que convirtió a las mujeres en la propiedad privada, inicialmente de sus padres, y después de sus maridos. Esencialmente era un sistema de esclavitud sexual. Y en muchas épocas no hubo alternativas a ser esclava sexual (denominada “esposa”)… o la única alternativa abierta para una mujer que no lo deseaba era ser monja célibe o prostituta.

Este patrimonio psicológico machista sigue torciendo nuestras concepciones sobre las relaciones de amor. Y en la Argentina, resulta en varios femicidios por día, justificados por los asesinos y muchas veces también por los propios familiares y la policía como “crimenes de pasión”. Lo que significa castigar extrajudicialmente a una mujer por salir del control de algún hombre que pretende sujetarla dentro de una relación de monogamia involuntaria — es decir, esclavizarla sexualmente.

De esta forma, la monogamia obligatoria es una de las causas más importante de muerte de las mujeres jóvenes en la Argentina hoy en día.

Estamos proponiendo una alternativa: que la monogamia sea un compromiso voluntario que las personas eligen honestamente si les parece que es algo bueno para su relación. Mientras que otras personas pueden elegir otras formas de relacionarse — algunas elegirán relaciones cerradas de más de dos personas; otras, estar en pareja con la posibilidad de tener amantes fuera de ella; y otras eligirán la anarquía relacional u otras formas de relacionarse.

Es una visión de las relaciones íntimas basada en el consenso libre de personas libres para lograr las metas que ellas consideren importantes, no un conjunto de obligaciones heredadas de milenios de tradiciones de esclavitud sexual medieval y pre-medieval.

Al nivel personal, es una búsqueda contínua de armar y nutrir relaciones sexoafectivas de contención y amor de la mejor manera posible, dadas las fuerzas y debilidades de cada persona involucrada.

¿Cómo definirías tu ideología con respecto a las relaciones?

Cada relación tiene que responder a las necesidades individuales de las personas únicas e irremplazables que la constituyen; no se puede imponer una ideología por encima de los sentimientos.  Hay que escuchar, respetar, y acomodar los sentimientos.

¿Cuándo empezaste a plantearte esto?

Crecí en una casa suscripta a la revista “Ms.” (la revista feminista segundaolista más importante de yanquilandia) y leía muchos autores feministas en mi adolescencia, tales como Dworkin y Stoltenberg. Y mis padres tenían entre sus amigos a algunas de sus ex-parejas; así que nunca acepté que una mujer debería estar sujeta a su marido, o que los celos podían justificar maltratos o violencia. Empecé a aprender de las vidas de personas con relaciones íntimas abiertas por internet, a través de los foros de Usenet, más o menos a los 16 años.

Sin embargo, estuve en una relación monógama con mi primera esposa desde los 17 años hasta los 23. Y la relación con mi segunda esposa -que abarcó desde mis 24 años hasta los 36- fue principalmente monógama, con algunas pocas excepciones negociadas especialmente. Pero muchos de nuestros amigos practicaban el poliamor de una u otra forma, y algunos me inspiraron mucho con su compromiso e integridad.

Al separarme de mi segunda esposa hace tres años y medio -hace poco se casó con un compañero mío de trabajo- determiné que la monogamia me había puesto en muchas situaciones muy complicadas durante los últimos 20 años, así que no iba a intentarlo más…  a menos que pase 20 años más sin que me resulta el poliamor.

¿Cuáles fueron tus experiencias dentro del amor libre?

Los últimos tres años y medio han sido muy difíciles para mí, porque estoy aprendiendo una nueva forma de vivir las relaciones íntimas — hay muchos desafíos que no esperaba.  De cierta forma es como volver a la adolescencia, cuando no sabía cómo relacionarme con las chicas que me atraían, y había mucha inestabilidad en mis relaciones íntimas.

Encontrarme con las personas que después formamos ALA me está ayudando un montón con eso, porque tenemos conversaciones frecuentes acerca de situaciones que surgen en las relaciones no monógamas, y hay un círculo de contención que me puede contestar mis dudas y dolores con respuestas más copadas que “Bueno, loco, dejá de pelotudear con eso del poliamor.”

Muchas de mis parejas me dijeron que las liberé de ideas estrechas sobre cómo pueden ser sus relaciones y que se sienten más libres a partir de estar conmigo.

¿Cúal fue tu principal obstáculo para llevarlo a la práctica?

Mirando hacia atrás, creo que mi error más grave ha sido tratar de formar relaciones abiertas con personas que no buscaban relaciones no monógamas — buscaban relaciones conmigo, y pensaban que quizás podían bancarse esa propuesta rara de no monogamia que yo ofrecía.  Así que ni yo ni ellas teníamos experiencia real con el tema, y tampoco teníamos mucha estructura de contención.  Y en un par de casos, desesperadamente solo, acepté llevar adelante relaciones íntimas con personas que realmente me hicieron re mal por situaciones emocionales que no estaba preparado para bancar, personas que necesitaban cuidados que excedían aquellos que yo les podía brindar.

Eso mejoró mucho en el último año y medio, gracias a las dos parejas increíbles con quienes estuve en ese tiempo y gracias a ALA.

¿Cómo viviste tus relaciones monógamas?

Es una cuestión complicada: pasé un poco más que la mitad de mi vida -un 86% de mi vida sexualmente activa- en relaciones monógamas (o casi). Mucho de quien soy ahora, para bien y para mal- es gracias a cómo fueron mis parejas de esa época, a cómo me nutrí en esos tiempos. La mayoría de mis duelos, logros, crecimiento, entrega y aprendizaje, tuvieron lugar dentro de esas relaciones. Evocarlas es como evocar mi vida.

¿Qué cosas cambiaron en tus relaciones afectivas cuando cambiaste este paradigma?

Bueno, al principio todo se fue a la mierda, porque era un cambio provocado por el colapso de mi matrimonio monógamo.  Ahora me siento muy contento con el estado de mis relaciones afectivas, inclusive con mis ex-esposas — súper contenido y con mucha confianza.

¿Cómo organizás tus tiempos con tus relaciones?

Con un calendario y chats, principalmente, pero me gustaría poder pasar más tiempo con mis seres amados.  Estuve viviendo solo por los últimos dos años (primera vez en mi vida), y creo que se volverá más fácil una vez que esté conviviendo con ellas otra vez.

¿Creés que es necesario que tus parejas sexuales o románticas se lleven bien?

Resultó muy complicado cuando no fue así.  Me parece que tener dos parejas románticas que ni se quieren conocer es una situación muy difícil — como no poder aguantar a tu suegra, o ser hijo de padres divorciados que no se quieren ver.  Espero nunca más tener que vivir eso.

Pero más allá de una cortesía básica, vi un gran rango de relaciones entre metamores (parejas de la misma persona) que pueden funcionar bien, desde solo conocerse hasta tener una relación igual de íntima entre ellos.

¿Qué opinas de la convivencia en el amor libre? ¿Qué dificultades encontraste? ¿Qué ventajas?

No puedo comentar inteligentemente desde la experiencia personal propia que hasta ahora tuve en esto.

¿Cómo te ves construyendo una familia con hijos?

No quiero criar hijos, mucho menos engendrarlos; el mundo ya tiene las personas suficientes, y creo que hay metas mucho más importantes que tengo que cumplir antes de morir que criar uno, dos o tres hijos. Sería una experiencia muy linda, y en general me llevo muy bien con nenes, pero lo veo como una decisión egoísta y un lujo demasiado costoso para mí.

¿Cómo manejás tus inseguridades románticas y sexuales?

Me trato a mí mismo con la paciencia y compasión que aplicaría a cualquier otra persona querida que está sufriendo un mal momento: me escucho, me mimo, y me recuerdo que el dolor pasará y que, como dice Gibran:

       Your joy is your sorrow unmasked.

And the selfsame well from which your laughter rises was

oftentimes filled with your tears.

And how else can it be?

The deeper that sorrow carves into your being, the more joy you

can contain.

Is not the cup that holds your wine the very cup that was burned

in the potter’s oven?

And is not the lute that soothes your spirit, the very wood that

was hollowed with knives?

When you are joyous, look deep into your heart and you shall find

it is only that which has given you sorrow that is giving you joy.

When you are sorrowful look again in your heart, and you shall

see that in truth you are weeping for that which has been your

delight.

Traducción:

       Tu alegría es tu tristeza desenmascarada.

Y el mismísimo pozo del cual surge tu risa se llenaba seguido por tus

lágrimas.

Y ¿cómo puede no ser así?

Mientras más profundo cave la tristeza en tu ser, más alegría podés

contener.

La copa que contiene tu vino, ¿no es la misma copa que se quemaba en el

horno del alfarero?

Y el charango que conforta tu espíritu, ¿no es la misma madera que se

talló con cuchillos?

Cuando estés alegre, mirá profundamente en tu corazón y descubrirás que

es únicamente lo que te dio tristeza que ahora te da alegría.

Y cuando estás triste, mirá otra vez en tu corazón, y verás que de

verdad llorás por lo que era tu deleite.

 

<http://canonical.org/~kragen/profeta-alegria-y-tristeza>

También tengo que considerar si estoy en una situación que realmente me hace mal, o si simplemente estoy experimentando una inseguridad. En esos casos puedo tratar de hacer un cambio. A veces estoy demasiado listo a aceptar cosas que no debería.

¿Y las de tus relaciones?

Además de hacer lo mismo que haría conmigo mismo, en ese caso tengo la opción de ver si hay algo que estoy haciendo que hace mal, y ver qué puedo cambiar para hacer sentir más cómoda a la otra persona.

¿Qué importancia tiene el sexo en tu vida para mantener una relación romántica?

Para mí las líneas entre esas categorías de relaciones son un poco borrosas, así que a veces califico una relación de romántica si involucra una atracción sexual mutua, o de no romántica si no.

¿En qué afectó a tus relaciones que no son sexuales ni románticas este cambio en tu vida?

Estoy conociendo a un grupo de gente súper copada a través de ALA. Se alejaron un par de amigos, o pseudo-amigos.

¿Cómo lo tomó tu familia?

Mi entonces esposa se divorció y ahora está re feliz con su nuevo marido monógamo, más feliz de lo que estuvo conmigo durante años. Me sigo llevando bien con mi ex-suegra, y mejor que nunca con mi ex-cuñado; todos estamos contentos de que mi ex-esposa esté tan feliz. Mis padres me dijeron que probablemente no iba a conocer a mujeres que realmente fuesen a querer estar en relaciones abiertas, pero nos dieron todo el apoyo emocional que pedíamos.

¿Qué creés que es necesario para poder hacer el cambio que vos lograste hacer?

Esa pregunta me propone a mí (o a mi vida) como algún tipo de ejemplo virtuoso.  Pero no lo soy; estoy perdido, en búsqueda, tratando de aprender una nueva forma de amar. Lo único que tengo de ejemplar es que respeto y siempre respeté la autonomía de mis parejas, cosa que bajaría rápidamente la tasa de homicidio en nuestra patria si lo hicieran los demás. No sé qué le falta a la gente que no puede respetar a su pareja de esa forma, porque nunca me tentó amenazar a nadie para controlar su sexualidad. Sospecho que es una cuestión principalmente de no aceptar patrones de pensamiento ultra machista, patrones que te dejen disfrazar tus propias inseguridades como juicios morales. Pero realmente no sé.

¿Cuáles considerás que son las desventajas del amor libre?

Que como estamos luchando contra el patrimonio cultural de varios milenios del patriarcado, a veces sufrimos choques con las instituciones y actitudes que proceden de esa historia que puede resultar letales.

¿Tendrías una relación exclusivamente monógama de nuevo?¿Por qué?

Tuve relaciones exclusivamente monógamas — o casi — durante unos 20 años, y no me parece mal. Pero me parece que la monogamia no es lo mejor para mí, y en mi caso particular, terminó por lastimarnos a mí y a las personas que tenía alrededor. Así que si después de 20 años (17 años más) de intentar relaciones no monógamas, llego a tener la impresión de que resultaron peores que la monogamia, consideraré volver a practicarla. (Pero, obviamente, si estoy en relaciones íntimas en ese momento no voy a intentar  convencer a mi pareja o parejas de practicar la monogamia también).

¿Querés contarnos algo más?

Sí. Pero principalmente quiero escuchar lo que cuentan los demás, porque tengo mucho más para aprender que para enseñar.