Comunicación

Siete preguntas para las que prepararte al explicarle el poliamor a tu familia

Siete preguntas para las que prepararte al explicarle el poliamor a tu familia

  0 Editar esto

Mi metamour (la pareja de mi pareja con la que no tengo una relación romántica) tiene la mejor historia de salir del closet poliamoroso.

 

La pareja que tenemos en común y yo estábamos en una cita celebrando los seis meses de salir juntos; ella y su familia habían salido a almorzar. Estaban parados en el semáforo, cuando mi pareja y yo obviamente cruzamos la calle justo enfrente de ellos.

Dentro del auto, la mamá de mi metamour dijo “¿No es ese [pareja]? ¿Quién es esa que va de su mano?”.

Mi metamour estalló en una carcajada un poquito histérica, les dio la definición resumida de poliamor, y dijo que no quería hablar más de eso en ese momento. Más tarde ese día les mandó un e-mail explicando el poliamor más detalladamente, contándoles su historia, y contándoles quién era yo.

Salir del closet poliamoroso ante tu familia puede pasar de diferentes maneras. Con suerte tendrás más tiempo para planear y prepararte que el que tuvo mi metamour, pero es importante que puedas decidir si hacerlo, cuándo y cómo.

Una diferencia entre salir del closet como poli y salir del closet como queer es que es menos probable que las familias conozcan lo que eso significa, para ellas y para vos. Eso significa que posiblemente tengan muchas preguntas.

Preparate para explicar, definir y responder. Salir del closet ante la familia es (en muchos casos) uno de esos momentos en los que vale la pena sonreír y responder amablemente a esas preguntas de las que estamos cansadas todas las personas poli.

 

No hay dos familias que respondan igual, y las preocupaciones específicas de tu familia van a estar influenciadas por sus antecedentes culturales, políticos y religiosos. En este artículo intenté ser amplia e inclusiva, pero reconozco que vengo de una familia de clase media, blanca y estadounidense, así que seguro me faltan preguntas que serán importantes para algunas familias.

Dicho eso, acá hay algunas cosas que suelen surgir cuando las familias están enterándose de lo que es el poliamor. Pensar cómo responderías a estas preguntas puede ayudarte a prepararte para la conversación.

 

  1. ”¿No estás siendo usadx? ¿No estás usando a tu pareja?”

    La gente suele asumir que una persona poliamorosa se está aprovechando de sus parejas, usándolo como “excusa” para acostarse con todo el mundo o evitar el compromiso.

    Gracias a los estereotipos de género binario, las mujeres y las personas que por el momento no tienen más de una pareja tienden a escuchar “¿Por qué dejas que tu pareja haga eso? ¡Te están usando!”. Los hombres y las personas que sí tienen más de una pareja suelen oír “¿No te estás aprovechando de tus parejas? ¿Por qué no podés comprometerte con nadie?”.

     

     

Sería lindo que la gente aceptara “No, somos todxs felices, ¡gracias!” como respuesta, pero en general, necesitan más argumentos.

Es útil si podés usar ejemplos concretos de cosas positivas que trae en poliamor, como momentos en los que tu familia poli te apoyó, o lo divertido que es hablar con tus metamours sobre ese programa de TV que les encanta, pero que la pareja que comparten odia.

 

Al final, el tiempo puede funcionar mejor que los argumentos.

 

Mi ex suegra siempre decía que cualquier mujer con quien su hijo saliera debía tener baja autoestima, de otra manera no aceptaría ser poliamorosa. Después de un par de años de conoceme, pudo ver que eso no era cierto en mí, y cambió su parecer.

2. “¿No es inmoral e incorrecto?”

 

Algunas personas tienen una reacción automática al poliamor de que está “mal” porque viola lo que siempre consideraron el pilar ético de una relación: el ser sexualmente fiel a tu pareja.


Puede ayudar hablar de las diferentes éticas que son importantes en tus relaciones. ¿Qué significa para vos ser responsable y demostrar cariño a tu pareja?

 

Puede que al principio no lo entiendan, pero escuchar que tenes un sentido de ética y responsabilidad – y verte viviendo acorde a los tiempos – contrarresta la narrativa de que la exclusividad sexual es la única forma de ser una buena pareja.

Para algunas familias, las objeciones morales provienen de un lugar de convicciones religiosas fuentes sobre cómo deberían verse las relaciones. Esto es mucho más difícil de combatir, porque puede no haber argumentos ni paso del tiempo que les saquen esas creencias.

Si compartís el mismo sistema de creencias que tu familia, tal vez creas que vale la pena tener conversaciones con ellos sobre por qué crees que el poliamor no entra en conflicto con tus creencias.

También está bien decidir que estas conversaciones son muy hirientes para vos, y necesitas sacar la moral religiosa de la mesa.

  1. “Pero, ¿qué pasa con nuestros nietos?”.

    Tengas o no hijos, tus padres probablemente puedan estar preocupados sobre como el poliamor afectará a sus nietos.

    No tenemos muchos estudios todavía, pero los que sí tenemos dicen que las familias poliamorosas pueden ser tan sanas para los niños como una monógama.

    Incluso si no estás planeando tener hijos, o si no lo decidiste todavía, podés buscar estos estudios y sumarlos a varias historias personales de gente criada por padres poliamorosos para calmar sus preocupaciones.

     

     

Una cosa para resaltar: si tu familia está haciendo muecas sobre la idea de que tus hijos estén expuestos a un estilo de vida “sexualmente desviado”, es que los niños son bastante ajenos a los “sucederes” sexuales.

Los padres poliamorosos responsables no exponen a sus hijos a la parte sexual de sus relaciones, así como los padres monógamos responsables tampoco lo hacen.

Lo que los niños ven es que hay varias personas adultas alrededor que se aman y se cuidan mutuamente.

4. “¿Tenemos que conocer a tus otras parejas?”

Planear cómo presentar múltiples parejas a tu familia puede ser difícil, especialmente si se resisten a la idea. Esto es especialmente cierto si ya conocen a una de tus parejas, habiendo asumido que estaban en una relación monógama.

Con las fiestas cerca, es tentador querer presionar a tu familia a un nivel donde puedas llevar a todas tus parejas a la reunión familiar. En algunas familias esto puede funcionar, pero muchas necesitan más tiempo para adaptarse a la idea.

Es una buena idea empezar con algo más pequeño.

Un almuerzo o una cena en tu casa, o encontrarse en un restaurant, es menos riesgoso y puede hacerle más fácil a tu familia el conocer a tus parejas.

5. “¿Es solo sobre sexo y perversión?”

Probablemente ya sepas que muchas personas escuchan poliamor y piensan “¡ORGÍAS!”. Tenemos que decirles una y otra vez: “No todo es sobre sexo”.

A menos que tu familia sea inusualmente abierta entre sí sobre la vida sexual del resto, esta es una que podés usar para cerrar el asunto: “Ma, nuestra vida sexual es privada, y seguro no querrás escuchar al respecto.”

Podes poner el límite acá y defenderlo tanto como lo necesites.

“¿Le preguntás a [hermano monógamo] sobre su vida sexual? ¿Entonces por qué me preguntás sobre la mía?”

“¿Qué tal si, en vez de imaginarnos a todos teniendo sexo juntos, nos imaginás a todos hablando sobre a quién le toca lavar los platos esta semana? Porque creeme, eso pasa mucho.”

6. “¿Cuándo se te va a pasar esta etapa?”

¡Ah, la frase favorita de las personas queer!

Como con muchas identidades y elecciones que no siguen el camino que tu familia esperaba de vos, se suelen consolar a sí mismos -y descartarte a vos- diciéndose que es solo una etapa.

“Se te va a pasar” enfurece porque toma cosas profundamente personales que les revelaste y lo transforma en simplemente un signo de “inmadurez”. Además es algo contra lo que no podés argumentar mucho.

Ninguno conoce el futuro, así que no hay forma de tener esta conversación más que “¡No, no se me va a pasar!” / “¡Sí, se te va a pasar!” hasta que alguien se aburra.

En vez de tener esta discusión sin sentido sobre el futuro, es productivo enfocarse en dos cosas que están en el presente: cómo se siente cada uno, y cómo va a actuar tu familia.

Muchas veces “se te va a pasar” sale de un miedo de perder el futuro que habían soñado para vos. Diciéndose que es solo una etapa, no tienen que procesar el dolor y la pérdida que sienten sobre tu futuro.

 

Las familias no se suelen dar cuenta de que su intento de proteger sus propios sentimientos es increíblemente invalidante para vos. Si te sentís segurx dirigiendo tus sentimientos de esta manera con ellos, hacer visible esa dinámica puede ser una forma poderosa de seguir adelante.

“Suena como que no estás listx para soltar la idea de que yo tenga una relación que vos considerás ‘normal’, pero cuando decís eso, siento que me estás descartando después de haber compartido algo muy vulnerable con vos.”

Si esa no es la clase de conversación que podés tener con tu familia, podés ir con un enfoque más orientado a la acción: “Tal vez, tal vez no. Pero en este momento, Juan y Nico son personas muy importantes en mi vida, y me gustaría que los conozcan.”

7. “¿Cómo se lo voy a explicar a [Familia extendida, compañerxs de trabajo, quien sea]?”

La pregunta superficial aquí es más fácil de contestar: “Bueno, podés decir todo lo que yo te dije: es una relación abierta y amorosa que involucra a más de dos personas.” Pero lo que hay debajo suele ser preocupación sobre cómo los demás van a juzgar tu estilo de vida. También puede ser que estén usando el “qué dirán” como una forma de expresar su propia inconformidad sin decirlo directamente.

Aquí son buenos los límites. No es tu trabajo decirles cómo navegar sus otras relaciones.

El mejor enfoque aquí es darles recursos para aprender sobre el poliamor, y después dejarles decidir cuánto y cómo explicarle las cosas a las otras personas en sus vidas.

***

Sos la persona que sabe acerca de tu familia – ¡incluso si no siempre se siente así! Sabés qué tipos de conversaciones tienden a ir bien con ellos, y cuáles tienden a ir mal.

También sabés, mejor que nadie más, por qué el poliamor es la elección correcta para vos, por qué es algo que celebrar en vez de algo por lo que disculparte, y cómo te ha beneficiado a vos y a tus relaciones.

Tu familia puede no entenderlo enseguida, y está bien.

Explicarle el poliamor a tu familia suele ser más un proceso que una conversación de una vez. Lo importante es que puedas mantener un libre intercambio, y mostrarles toda la alegría que tus amores le dan a tu vida.

Traducción: Navimuse

Revisión: Malena Carranza

Fuente: http://everydayfeminism.com/2015/11/explaining-polyamory-family/

Fuente:http://everydayfeminism.com/2015/11/explaining-polyamory-family/

Traducción:Navimuse

Revisión:Malena Carranza