Orientaciones y Formas de relacionarse

La Política de un Sólo Pene

Por Elisabeth Sheff / 11/07/16

En teoría el poliamor es una forma de no-monogamia consensuada (NMC) que permite a personas de cualquier género tener parejas de cualquier género. En la práctica puede ser increíblemente difícil para algunos hombres heterosexuales permitir a las mujeres de su polículo («sus» mujeres) emparejarse con otros hombres. Este fenómeno ocurre tan frecuentemente que se ha convertido en un cliché en las principales comunidades poli y se ha ganado el título de «política de un sólo pene» (PSP).

 

 

Poliginia

 

La poliginia es una forma de NMC en la cual el hombre tiene permitido tener varias esposas pero no maridos, y las esposas no tienen permitido tener otras parejas sexuales, ni siquiera tener sexo entre ellas. Este estilo de relación está entre los más antiguos de la historia y aparece en muchas culturas y textos religiosos alrededor del mundo, como la Torah/Viejo testamento. En los Estados Unidos la poliginia es más común entre los musulmanes y la Iglesia Fundamentalista de los Santos de los Últimos Días (una secta conservadora distintiva de los mormones). Aunque la vasta mayoría de estas familias son bastante amorosas y los miembros se apoyan entre sí, los medios han centrado su atención en las familias que cometen grandes ofensas, como la violación de niñas cometida por hombres mayores casándose con niñas pequeñas, y comunidades aisladas que prohíben a las mujeres desde trabajar hasta tener educación. La política de un solo pene original, la poliginia religiosa, generalmente prohíbe a las mujeres el acceso sexual (o incluso el acercamiento social) de cualquier otro hombre que no sea el esposo.

 

El poliamor en la teoría

 

El poliamor es una forma de relacionarse que, al menos en teoría, provee equidad y libertad para todxs, sin distinción de género, orientación sexual, o cualquier otro factor potencialmente estratificante. Siempre que sean adultos que consensúan, entonces cualquier regla o directriz del grupo se negocia y aplica por igual a todo el grupo. Algunos polis hacen reglas especiales entre parejas que tienen unx compañerx como primario por sobre lxs otrxs, o hay grupos donde funciona la polifidelidad, que prohíbe el contacto sexual con otrxs por fuera del círculo designado, y esas reglas aplican generalmente independientemente del género. La igualdad de géneros es clave en el poliamor y uno de los rasgos principales que distingue al poliamor de otras formas más tradicionales o androcéntricas de la no-monogamia consensuada como la poliginia.

 

El poliamor en la práctica

 

Para muchas personas que imaginan el poliamor antes de realmente intentarlo, la práctica real suele resultar bastante más diferente de lo que soñaron que sería.

Aunque la gente suele esperar celos del resto de las personas, raramente espera sentirse celosx. Cuando se confrontan con el hecho de compartir a su persona amada con otrx compeñrx, sin embargo, casi todxs experimentan algún grado de celos. Es un caso raro cuando una relación poliamorosa dura por años sin tener que confrontar el dolor y la inseguridad asociada con los celos. Ya sea debido a la corriente principal de la socialización masculina que demanda un acceso sexual exclusivo a «su» mujer, o a un doble estándar sexual que celebra a los hombres que tienen sexo con varias personas y demoniza a las mujeres que hacen lo mismo, es muy común para un hombre en una relación poli tener conflictos a la hora de compartir a la mujer que ama con otro hombre. La PSP puede ser una regla explícita que claramente establece «ningún otro hombre» o una política implícita forzada a partir de la afectación que se sufre cuando la pareja mujer sale con otro hombre, pero ausente cuando ella sale con otras mujeres o trans. De cualquier forma, el impacto es crear una forma extendida de poliginia más que poliamor.

 

Revelación

 

Como etnógrafa, profesional de la salud mental y educadora, siento que es importante contextualizar al lector haciéndole saber que este escenario exacto —el hombre que quiere instituir la política de un solo pene— evolucionó en mi intento de poliamor, y terminó llevando a finalizar la relación con mi ex-marido. Para más información, vean mis series sobre «Por qué no soy poliamorosa pero vos podrías querer serlo». Debido a que he experimentado esto mismo, es muy probable que influya en la forma en que veo las relaciones con una política de un solo pene de los demás.

 

¿Poliandría y la política de una sola vagina?

 

Irónicamente, en mi estudio de familias poliamorosas con hijos encontré muchas más tríadas de una mujer con dos hombres que de un hombre con dos mujeres, o incluyendo a una persona trans. Incluso cuando fuera más común no había un cliché de hombres con una mujer, en agudo contraste con la mayoría de los estereotipos asociados con dos mujeres y un hombre. Esto no es para decir que las mujeres en relaciones poliamorosas nunca intentan limitar el acceso de sus parejas a otras mujeres, porque obviamente eso puede suceder. Es sólo que es menos común que la PSP. Mucho más frecuentemente, los hombres en relaciones con una mujer poli tienen permitido establecer y nutrir cualquier otra relación que deseen. Además, puede resultar más difícil para los hombres encontrar mujeres que quieran una monogamia no consensual que lo que puede ser para las mujeres encontrar hombres al menos con deseos de experimentar relaciones CNM. De cualquier forma, no parecería que las mujeres poli intenten forzar la política de una sola vagina con la frecuencia que los hombres poli tratan de implementar la política de un solo pene.

Si los lectores han experimentado con mujeres poliamorosas que querían aplicar la política de una sola vagina, estaré muy interesada en saber al respecto, así que por favor dejen un comentario.

Fuente:https://www.psychologytoday.com/blog/the-polyamorists-next-door/201601/the-one-penis-policy

Traducción:Juli Juli

Revisión:Patricio G. Stelzer

Edición:Demon