Orientaciones y Formas de relacionarse

Unicornios y el Privilegio de Pareja

¿Así que alguien te dijo que sos un cazador de unicornios?

Acabás de publicar algo en ese foro genial poli del que tu amigo te habló. Escribiste que vos y tu pareja están listos para abrir su relación y encontrar a esa persona especial para sumarla a ella. Por alguna razón, un montón de personas parecen estar molestas y empiezan a responderte con un montón de comentarios hostiles y sarcásticos que no te describen para nada. Te dijeron que lo que estás haciendo está mal, que sos una mala persona por querer encontrar a alguien, y que deberías leer un libro.

Esperá, ¡pensé que toda esta gente era poli! ¿No se supone que deberían aceptarme? ¿Cuál es el problema? Una cosa que muchos de ellos podrían haber dicho es que sos un “cazador de unicornios”. Sin saber lo que significa, le preguntaste al buen amigo Google qué es un “cazador de unicornios”, y descubriste qué es eso. Un “unicornio” es una figura rara y mítica que buscan muchas parejas. Una mujer poliamorosa y bisexual (¡Yay! ¡Eso suena genial!) alguien que pueda salir tanto con vos como con tu pareja. Eso suena bien. Eso significa que los “cazadores de unicornios” son una pareja que está buscando que esa persona se una a su diada para formar una tríada.

Una triada es una relación poli en donde las tres personas están todas relacionadas entre sí, como oposición a una “V”, en donde dos de las personas no se conectan entre sí directamente.

Formar una tríada, ¿no es eso lo que es el poliamor? ¿No es ese el punto? ¿Qué tiene de malo eso? ¿Por qué toda esta gente tiene metido un palo en el culo?

Si hablás con una pareja que es nueva en el poliamor sobre lo que están buscando y empezás a hacer algunas preguntas para sondear, surgen muchas respuestas que son muy consistentes. Las personas que están en esta posición tienen desafíos y preocupaciones muy predecibles. Son tan comunes que las personas que ya vieron previamente cómo se desarrolla esto frecuentemente van a tener una fuerte reacción negativa a tu introducción inicial antes de que compartas los detalles.

¿Esto es justo? Claro que no. ¿Tienen razón? Bueno, sólo vos podés responder a eso. El hecho de que estás acá, leyendo esto, implica que te importa. Estás dispuesto a escuchar/leer/aprender y a descifrar esto para hacerlo correctamente. ¡Felicitaciones! Hay algunos desafíos entre el lugar en el que estás ahora y el lugar al que querés llegar (¡probablemente yo también esté asumiendo cosas!), pero cualquier cosa en la vida que valga la pena implica desafíos. Mi objetivo con este artículo es establecer por qué esas personas reaccionaron de esa forma, por qué fue tan fuerte (!), y qué podés hacer vos para obtener lo que querés sin generar relaciones disfuncionales ni lastimar a las personas.

Problemas comunes cuando se abre una relación

Las personas pueden perpetuar prácticas disfuncionales que no son saludables mientras que no tienen conciencia de que son parte del problema. Es parecido a la idea de privilegio social. La base es que vos podés ser una buena persona, podés hacer cosas que pueden parecer razonables desde tu perspectiva, y aún así ser parte del problema. Se necesita algo de educación, algo de comunicación y mucha premeditación para hacer que esto salga bien.

Primero, muchas, aunque no todas, de las situaciones en las que se le pone el título de “cazador de unicornios” a alguien, siguen un modelo muy específico. Aquí están los arquetipos de “cazadores de unicornio.”

Los cazadores de unicornios son una pareja heterosexual, la persona femenina es bisexual y la persona masculina es (mayormente) heterosexual, y están buscando a una mujer que empiece a salir con ellos dos juntos. Han estado juntos durante más de un año y son personas con la mente abierta, tolerantes, éticas y progresistas. Su relación tiene puntos muy buenos, se interesan genuinamente el uno por el otro, están comprometidos, y tienden a estar abiertos a nuevas experiencias.

Uno de nuestros intrépidos cazadores de unicornios se cruzó con la idea de swinging/relaciones abiertas/poliamor.

Para su sorpresa mutua, ninguna de las dos partes descartó la idea completamente (quizás alguno de los dos lo hizo la primera vez, pero luego cambiaron de opinión y finalmente la idea se mantuvo.) Después de dilatarlo mucho y muchas charlas nocturnas, tomaron la decisión de intentarlo. Pero antes de que hicieran cualquier cosa precipitada, como postear en un foro poliamoroso, discutieron estos temas:

  • Discreción sobre el modelo de relación con los amigos/familia/compañeros de trabajo/otras comunidades.
  • Cómo ser honesto/justo con la otra persona.
  • Cómo estar seguros de que están eligiendo a la persona correcta.
  • Formas de prevenir los celos.
  • Cómo proteger su relación.

Algunos tienen temas específicos que son importantes para ellos, pero esta es una lista de las cosas en las que me voy a enfocar, y confía en mí, son bastantes. Hay muchas dificultades y trampas aquí y podemos explicar más que adecuadamente el por qué de la indignación de estos miembros de los foros.

¿Qué querés decir con trampas? ¿Estas no son cosas de las que es bueno hablar?

Sí, lo son. Estos son temas que necesitan ser discutidos cuando abrís una relación preexistente, ciertamente, pero quizás no por las razones o de la forma en la que te lo imaginás.

Suposiciones comunes y errores que conducen a problemas

Discreción

Voy a empezar con algo muy simple, la idea de discreción. Nuestros cazadores de unicornios son personas buenas, consideradas y compasivas. No quieren que nadie se sienta incómodo, y tampoco quieren tener que responder preguntas o justificar sus decisiones en el trabajo, así que deciden permanecer “en el clóset” con todo este experimento. Eso parece ser respetable, tanto para ellos como para la persona con la que van a salir.

No voy a discutir si todas las personas que van a intentar el poliamor DEBEN estar fuera del clóset. Las personas necesitan tener discreción con un montón de cosas en sus vidas, esto no es diferente de cualquier otra elección controversial que esa persona podría tomar, basada en la moral y los valores de la comunidad. Sin embargo, como podrías imaginarte, voy a señalar que hay algunos problemas.

Uno de los primeros problemas es cuando no hablás de tus expectativas pre-existentes de entrada. Es fundamental tener una conversación con las potenciales parejas antes de que exista una relación en donde se discuta que tan “afuera” de ella están dispuestos a estar. Establezcan las expectativas con anticipación, así todos sabrán cómo van a funcionar las cosas y podrán considerar las ramificaciones. Esto se puede decir de todos los puntos que vamos a discutir (por eso elegí este primero), así que vamos a volver a esto frecuentemente.

Otro problema que tiene que ver con la confusión sobre este tema es el derecho. Una persona tiene derecho a poner un límite sobre cómo va a ser tratada, por ejemplo, esto es algo que podés o no podés hacerme a mí, en mí, cerca de mí, al rededor de mí, o incluso apuntando en mi dirección general. Muchas personas que están en esta situación tratan el tema de cómo abrir la relación como una cuestión de límites, ya que ven claras consecuencias para ellos mismos si una nueva pareja deja escapar algo, por ejemplo, haciendo un post en Facebook.

El problema con esta situación es que, incluso aunque haya consecuencias, y que frecuentemente son grandes, esto no es poner un límite. Esto es pedirle a la otra persona que limite su propio comportamiento (a veces de formas dramáticas e inesperadas) que es un problema mucho más grande que poca gente nueva en el poliamor puede comprender. Si nunca fuiste parte de una comunidad que está “en el clóset”, por favor, no subestimes la cantidad de malestar que esto puede generar. Es penetrante.

Si tu expectativa es que una nueva persona entre a tu relación, pero que se mantenga escondida e invisible, van a haber consecuencias muy serias. Multiplicá eso si esa persona se muda con ustedes. Déjame darte un ejemplo. (Por el resto de este artículo voy a usar “P” para indicar a tu relación preexistente y “U” para indicar a la nueva persona. Si asumimos que estos son sus nombres va a hacer las cosas mucho más fáciles. Gracias por seguir el juego, ¡lo aprecio!)

Se acerca la Navidad y en tu trabajo van a hacer una fiesta para todos los empleados. Te permiten llevar a tu cónyuge/pareja. ¿Quién va con vos? Bueno, obviamente P, ¿no? Ok, bueno, ¿y qué pasa con U? ¿Cómo se sentiría U? ¿Cómo te sentirías si te excluyesen? ¿Cómo te sentirías si ni siquiera te considerasen? ¿Cómo te sentirías si la posibilidad de que vean, escuchen o validen una parte de tu vida ni siquiera fuera una opción?

Bueno, sos una persona con la mente muy abierta. Te importan los sentimientos de U, querés que se sienta incluida. La realidad sigue siendo que no estás listo para salir del clóset en el trabajo. Tras una reflexión más profunda, considerás esta opción, “Che, voy a inventar una excusa. De todas formas P odia estas cosas, voy a llevar a U y vamos a inventar una coartada que podamos usar si alguien nos pregunta.” Esto no va a funcionar bien. El mejor escenario es que termines invitándola a un evento social en donde le estás pidiendo que participe en una farsa masiva, en donde van a tener que mentir repetidas veces, y potencialmente elaborar la mentira, improvisando instintivamente. Sí, nada puede salir mal. Por favor lee la oración previa con tu “voz sarcástica.”

Para evitar una comedia de errores Shakespeareana, todos van a estar de acuerdo (o quizás no, podría mantenerse el desacuerdo) en que U no puede ir a la fiesta de tu trabajo. Aunque U se puso un poco molesta, todo estuvo bien. El problema más grande surgió cuando la siguiente semana U descubre que tu familia va a venir a visitar el pueblo y necesitan un lugar para quedarse (o van a pasar un tiempo considerable) en tu casa. Esto es un problema mucho más grande. Estás muy feliz porque tu familia va a visitarte, pero ahora U está empezando a hacerte un montón de críticas al respecto. Estás perplejo porque U entendió que no podías estar fuera del clóset con tu familia, fuiste claro al respecto desde el principio.

Bueno, ¿que tendría que pasar? La presencia de U debe escasear.  Oh, esperá, ¿U se mudó con ustedes? ¿A dónde va a ir U? ¡U vive acá! ¿Vas a conseguirle una habitación de hotel a U por lo que dure la estadía de tu familia? Además de que no podés hacer que U se vaya (derecho de inquilino), básicamente estás echando a U de su casa durante una semana. ¿Alternativas? Hacer algún tipo de producción estilo Kabuki como la que describí antes en la fiesta navideña de trabajo. ¿Qué pasa si U no vive ahí? De todas formas puede ser malo. Presumiblemente U pasa mucho tiempo en tu casa y va a sentirse aislada durante la duración de la visita. ¿Qué pasa si U quiere conocer a tu familia? En todos estos casos te enfrentás a la misma situación, U es un “secreto sucio”, y mientras que NINGUNO de ustedes tuvo la intención de hacer que las cosas la hagan sentir de esta forma, cada uno de ustedes SENTIRÁ la presión que se genera por esta verdad.

Necesitan o estar completamente fuera del clóset (un desafío en la mejor de las circunstancias), estar dispuestos a revelaciones dramáticas en situaciones importantes, o U va a ser excluida. Hay buenas noticias. Para empezar, algunas personas no tienen problemas con esto. Estas personas tienden a inclinarse hacia un extremo del espectro poliamoroso. Prefieren tener lo que se llama relaciones “con agencia libre” o incluso lo que se llama “relaciones abiertas.” Estos son tipos de relaciones “sin compromisos” en donde se desea menos conexión. La gente que busca ese tipo de conexión puede que no esté interesada en tu estúpida fiesta navideña o en conocer a tu familia. Alternativamente, podrías salir del clóset. Primero investiguen un poco, este enfoque puede traer consecuencias serias. Aquí no hay una respuesta correcta. Todas las personas poli necesitan buscar su propia solución a esto, no sólo los cazadores de unicornios.

Okay, entonces, ¿por qué los cazadores de unicornios reciben quejas por esto? Si esto no tiene que ver con ser un cazador de unicornios, y nada de esto es específicamente separable de cualquier relación poli entonces, ¿por qué llegamos a este punto? Bueno, hay tres razones principales que hacen que esto termine siendo generalizando en una conversación sobre cazadores de unicornios. Primero, la mayoría de la gente a la que se le da el título de “cazadores de unicornios” tienen menos experiencia y no pensaron/planearon todo esto.

Segundo, las cosas pueden salir muy mal cuando no se comunica a la persona de entrada. Cuando los cazadores de unicornios están buscando una nueva persona, eventualmente empiezan a preocuparse por la posibilidad de nunca encontrar su unicornio. Una de las primeras cosas que hay que analizar y, puntualmente, tirar por la ventana son muchas de estas “revelaciones premeditadas.”

Quizás estés espantando a la gente con todas estas “reglas” y “expectativas” (pista: lo estás haciendo, más sobre esto después.) Entonces decidís no mencionar esto hasta que la persona ya esté interesada, y entonces sólo mencionás las cosas mientras que van surgiendo, no es por malicia, si no simplemente porque las cosas están yendo bien, estás excitado con la nueva relación y no se te pasa por la cabeza.

Tercero, hay una suposición subyacente (ahí está esa frase de nuevo) de que vos y P tienen permitido poner reglas, sin que U contribuya en formarlas. Puede ser que esto no se te haya ocurrido, como ustedes dos son personas consideradas, bondadosas, y QUIEREN que U contribuya, pero este ES el caso acá. Ves el caso como una NECESIDAD. Decís que mantener un trabajo es una necesidad, y tenés razón, lo es. Pero vos y P deberían descubrir la conclusión de una variedad de temas, como este, antes de entrar en una relación poliamorosa. Bueno, ¿entonces cuál es el problema?

Ustedes dos tienen una relación preexistente, y ya hablaron sobre esto, y pusieron un conjunto de límites (nota: como se dijo previamente, esto no es un “límite”, si no una “regla”), y le estás “notificando” a la nueva persona cómo van a ser las cosas. No estás presionándola a hacer nada, tienen libertad de tomarlo o irse. Sin embargo, si U los ve presentándose como un frente unido, va a ser muy difícil para ella argumentar sobre una situación diferente. También, esto empieza como un patrón que, frecuentemente, es la fuente de problemas más grande que enfrentan los cazadores de unicornios. Están negociando los términos de tu relación con U antes de que U siquiera sea una persona. Están construyendo una caja en la que van a tener que vivir, y tienen que negociar/empujar/pelear para cambiar sus expectativas sobre esa caja desde el inicio. Habrá mucho más sobre esto a medida que continuemos en el tema.

Honestidad/Justicia

Esto es casi enteramente bueno. Felicitaciones por pensar en esto, aún más si realmente hacen algo al respecto, porque las personas que son nuevas en el poliamor frequentemente no enfatizan mucho en esto. Esto es parte de las críticas que están obteniendo, porque es muy frecuente que los cazadores de unicornios hablen de cómo ser honestos entre ellos mientras abren la relación y pasan MUCHO tiempo hablando sobre cómo compartir a U (quien ni siquiera es una persona todavía, ¿recuerdan?) para que sean “justos” entre ellos, pero no gastan muy poco de su preciado tiempo considerando lo que querría U. ¿Y cómo podrían hacerlo? Ya que U no es una persona, U es una idea.

Además, estás trabajando en esto, poniéndole tiempo, planificación… ¿U no debería hacer algo de la planificación también? ¿No debería exponer algunas de sus ideas sobre lo que ella quiere y lo que pide? ¿Por qué deberíamos hacer todo este trabajo y dejar que ella haga su parte después de aparecer? Eso no parece justo.

Sí, es verdad, pero hay una diferencia de poder en juego acá, y en ningún momento el trabajo y la planificación que hicieron fue para el beneficio de U, si no para el de ustedes. Ciertamente tendrían que trabajar mucho en considerar las ideas para tener opiniones sobre lo que les gustaría, pero todo esto se empieza a caer cuando empezás a hacer acuerdos con P de antemano. Cuando decidís cómo va a ser, o cuando ponés reglas sobre cómo se va a ver y sentir cuando U no está ahí para participar de esas conversaciones, ella va a tener que pelear una batalla cuesta arriba para tener siquiera una fracción de una audiencia sobre sus deseos. Una cosa es explorar las ideas, compartir los sentimientos, y discutir lo que querés, otra es hacer compromisos y acuerdos sobre cómo va a ser. Esta es la “caja”. Un tema recurrente para todo esto es que los cazadores de unicornio casi universalmente construyen una “caja” en la que el unicornio va a tener que estar adentro completamente feliz, o de la que va a tener la necesidad de escapar.

Otra cosa es la falacia de la justicia. Las relaciones tienen que ser justas, pero muchas veces la gente piensa que esa palabra significa igualdad. Esto es una cuestión que comúnmente viene de la otra dirección. El unicornio, sintiéndose atrapado y que lo tratan de forma injusta va a empezar a pedir “igualdad” en algo. Esta generalmente no es la necesidad, pero como no ha sido tratado de forma justa, empiezan a pedir cosas, al principio, y luego piden demandas de igualdad en la relación. Si la caja no estuviera ahí, verían la justicia, y nunca volverían a ir por este camino. En cualquier momento que cualquier pareja empiece a hablar de lo que es justo, tenés que tener una conversación directa para aislar si esto es una cuestión de justicia o de igualdad, y fijate si no va a ser más productivo replantearse el tema con una pregunta como, “Independientemente de lo que es ‘justo’, ¿qué es lo que querés o necesitás? Pedinos por eso especificamente y podemos hacer que suceda.” Que te traten de forma justo es necesario, tener igualdad de cualquier cosa es irrelevante. Si estás teniendo todo lo que querés y necesitás, vas a ser felíz. Realmente es así de simple.

Incluso si se trata de cazadores de unicornios más experimentados, cada relación es diferente. Ví a una pareja decir, “Bueno, esto funcionó con nuestra última pareja, así que vamos a hacerlo de esta forma de nuevo, sin importar si te gusta o no.” Las relaciones no funcionan de esa forma. ¿Es razonable decir, “Che, acá están las cosas que funcionaron antes, vamos a usar estas cosas como un punto de partida para ver qué es lo que va a funcionar esta vez.”? ¡Sí! Esto sería usar tu experiencia práctica para tu provecho. Esto es genial. Compartanlo como una posibilidad, o incluso una preferencia, pero no lo hagan una regla.

También, recordá que lo que disfrutás de P va a ser diferente que lo que vas a querer con U, te lo garantizo. Del mismo modo, lo que P disfrute de U va a ser diferente de lo que P obtiene de vos. Si dudás de lo que estoy diciendo, puedo probártelo. ¿Te acordás de por qué esta pareja está buscando abrir su relación? Se aman entre sí, pero necesitan algo diferente. Quieren agregar algo a la relación que actualmente les falta. No es simplemente una cuestión de “más de lo mismo”, si este es el caso, nuestros cazadores de unicornios van a tener que saltearse el poliamor por completo, ya que tienen que prestarle atención a sus propias prioridades y encontrar una forma de hacer tiempo para estar juntos. Acordate de esta parte, voy a volver a ella después. Es críticamente importante, pero necesito poner un poco más de trabajo preparatorio antes de tocar este tema.

¡Encontramos un buen partido!

Esto es importante, ¿verdad? Si encontrás a la persona equivocada, entonces todo lo que estás haciendo es arriesgarte al conflicto y a los problemas de la relación que ya tenés, y no van a obtener su unicornio. Van a tener una cebra o un buey almizclero. ¿Quién quiere un buey almizclero? Bueno, ¿cómo haces esto? Primero, necesitás una imagen específica de lo que quieren (recordá esta idea de las especificaciones, sí, voy a volver a ella luego.) Algunas preguntas necesitan ser preguntadas una y otra vez. ¿Esta persona es realmente quien dice ser? ¿Podemos confiar en ella?.

La claridad de las intenciones y la comunicación sobre esto es muy, muy importante. Sin embargo, no podés acercarte a esto mecánicamente. Conozco a tanta gente que se frustra con los cazadores de unicornios, y con los intercambios que tienen más en común con una entrevista laboral que con una cita. Eso decididamente NO es atractivo, a menos que ese sea tu fetiche.  Para la mayoría de las personas esto se siente artificial. Pará por un momento y ponete en los zapatos de la otra persona. Imaginá que sos el probable unicornio, y que esta pareja que estás conociendo por primera vez (probablemente una posición intimidante en la que estar) te está hablando, te hacen preguntas, y ocasionalmente se miran entre sí, dándose miradas interrogativas y aprobando con la cabeza ocasionalmente.

La primer cosa que ocurre para mí es que hay una conversación en curso de la que NO estoy al tanto. Esto definitivamente se SIENTE como una entrevista laboral, sólo que eso no es para lo que me anoté. Están manteniendo secretos (pista: eso es una bandera roja), pero aun peor que en algunas entrevistas de trabajo, te están juzgando bajo un criterio al que no tenés acceso. Mi reacción inicial cuando me ponen una una situación como la que estoy describiendo acá es pararme e irme, en el acto. Si tienen suerte, voy a señalar abiertamente este hecho evidente, reprendiendolo, y si no empiezan a revelar todo pronto, voy a cambiar a burlarme abiertamente. Si no van a tener una conversación abierta y honesta conmigo, no me interesa participar.

Si van a tener una relación genuina, abierta y auténtica, van a necesitar ser genuinos, abiertos y auténticos. Esto significa que NO van a poder manejar artificialmente o dirigir el curso de los eventos y NO van a poder esconder el criterio a su potencial pareja. Esconder incluye no revelar. Una de las cosas que saco en cualquier oportunidad que tenga, de la que estoy particularmente orgullosa, es mi definición de mentir. “Comunicación o falta de ella con la intención de engañar.” Compartí la verdad, toda la verdad, y nada más que la verdad.

Bueno, muy rápido, una última cosa aquí. Una forma de que la gente “esté segura de que encontraron a la adecuada” es ir en la dirección opuesta. Podés llegar a sentir que es perfectamente razonable controlar el ritmo en el que está procediendo la relación. ¿Cómo hacés eso?

Bueno, es enteramente problemático intentar controlar externamente el ritmo en el que progresan los sentimientos. Primero, no tenemos una medición objetiva, es muy difícil imaginar un mecanismo que pueda cumplir ese objetivo. Una cosa que podés hacer es hacer compromisos sobre los controles internos, esto quiere decir que hacés un compromiso de “no enamorarte” o de no sentir “algo” hasta que ambos estén en esa etapa. Nuestros sentimientos no son cosas simples y tienden a ser ligeramente impredecibles en la mejor de las circunstancias. Ahora, considerá que nuestros cazadores de unicornios son nuevos en esto, se sienten terriblemente fuera de lugar, sienten que están tomando riesgos, y vos tenés una situación que puede ir de tenue a volátil con rapidez. Así que, hacé lo que puedas, vos controlas los comportamientos, lo que nos lleva al siguiente tema.

Celos

Si te preocupa sentir celos entonces hay un número limitado de cosas que podés hacer. Este artículo no tiene la intención de darte las habilidades para manejar los celos (pista: existen), pero probablemente debería definir a qué me refiero con celos, porque hay diferentes perspectivas y opiniones sobre el tema. Además, al darte esta definición, algunas soluciones van a sugerirse solas. Para nuestros propósitos vamos a enfocarnos en la siguiente definición:

Celos (n.): Un sentimiento de ira o posesividad que es causado por una reacción basada en el miedo a la idea de perder la atención/tiempo/afecto de alguien a quien valorás mucho. La fuente principal de los celos es la inseguridad, independientemente de si la inseguridad está justificada o no. Los celos son enormemente exagerados por la falta de conocimiento.

Entonces, ¿cómo se relaciona esto con escoger el unicornio correcto? Una de las pocas formas en las que las persona intentan mitigar los celos es la misma de la que estuvimos hablando en la sección anterior, controlar o limitar los comportamientos. El ejemplo más común de esto es que la pareja preexistente intente imponerse límites entre ellos con respecto al acceso a U o los comportamientos sexuales con U. Recordá la parte acerca de la “caja”. Esto es otro acuerdo hecho antes de que U siquiera sea una persona real que tiene un impacto directo con U, en el que U no pudo participar y que probablemente NO pudo negociar el cambio porque, bueno, ese es el punto de la regla. Hasta que U sea “la elegida” U no debería tener el derecho a negociar… y estamos limitando la habilidad de U de construir una relación a través de compartir la intimidad sexual, lo que lleva (para la mayoría de la gente) a la intimidad emocional, lo que nos haría sentir lo suficientemente cercanos a U como para confiar en que se realice el cambio. ¿Ves lo que pasa? Tiene un nombre en el campo de la Lógica, pero para nuestros propósitos vamos a llamarlo un “maldito montón de desempoderamiento” en el que U se encuentra atascada.

Otra regla que los cazadores de unicornios exploran regularmente para ayudar a contener los celos es la idea de que mientras cada uno de ustedes estén desarrollando sentimientos por U, es muy importante que U tenga sentimientos recíprocos por cada uno de ustedes equitativamente y que quiera las mismas cosas con ambos. Si U ama a ambos equitativamente (¿cómo medís eso?), entonces no vamos a sentir celos. Si U está limitada a explorar la intimidad física con cada uno de ustedes al mismo ritmo (si ni siquiera hay caricias eróticas con vos, pero hay estimulación genital con P, ¡eso sería ATERRADOR!), entonces es menos probable que se gatillen los celos. Todavía me falta escuchar un ejemplo real de que este tipo de convergencia triple del desarrollo del afecto simultáneo funcione. No lo escuché ni una vez.

Una de las formas más comunes que tienen las parejas preexistentes de mitigar los celos al abrir la relación es hacer reglas sobre los comportamientos sexuales aceptables. No me refiero a en qué posiciones tienen permitido tener sexo (aunque, tristemente, sí, esa es una regla que algunas parejas intentaron tener), a lo que me refiero es a la idea de que ninguna de las personas tienen permitido tener sexo independientemente, tienen que estar todos juntos. Eso me parece drásticamente limitante de las posibilidades de lo que PUEDE pasar, dado los horarios disparatados de todos, y además, un poco espeluznante. Sin embargo, esto es común. Pero esperen, hay más.

No sólo tienen que estar juntos los tres, pero también se espera que U no tenga otras relaciones sexuales/románticas. Ninguna. Este tipo de poliamor que mencioné antes, que está casi en el extremo opuesto del espectro de las “relaciones abiertas”, se llamapolifidelidad. Hay un subgrupo, que realmente no tiene nombre, pero podrías llamarlo polifidelidad interconectada, en la que son polifieles, pero todos salen con todos los de la “manada”. Es la idea de que no somos una relación abierta, ni siquiera somos lo que mucha gente llamaría “poli”. Simplemente somos como la gente monógama, pero con el número equivocado. Hay un número ideal de gente en una relación, pero no es 2, es X, donde X es igual a lo que piensen que funciona para ellos. Genial, podés hacer esto, ¿crees que los cazadores de unicornios saben sobre todo esto? Acordate de que nuestro ejemplo de cazadores de unicornios son nuevos en esto, ¿cómo podrían tener ese matizada, tan cuidadosamente idea elaborada SIN experiencia?

El problema aquí, el que es tan enardecedor para la mayoría de los habitantes de los foros poliamorosos, es que un típico cazador de unicornios no sabe lo que el término polifiel significa, no tiene idea de que tiene que preguntar específicamente por eso, de entrada, y termina haciendo enojar a la gente por fomentar situaciones que, en retrospectiva, parecen ser un enganche y engaño. Piden a personas que sean abiertas o poliamorosas, ¡sin embargo se espantan cuando se enteran de que su naciente unicornio quiere salir con otras personas! Como se atreven, ¿ellos no son suficientes? Espera un segundo, eso suena familiar. Esta idea de que U no va a estar con “nadie más que nosotros” es un gatillador gigante, y es muy, muy común.

Podría seguir y seguir con este tema del manejo de los celos y los gatillos que tienen que ver con los cazadores de unicornios, hay un número infinito de posibles iteraciones. Tu antiguo novio te dejó por una colorada, ¿así que salir con coloradas te haría sentir más celos? Bueno, entonces nada de coloradas. La caja se hizo más pequeña. ¿No confías en que la gente introvertida hable por sí misma porque tu ex introvertido no pedía que sus necesidades fueran cumplidas, así que terminó engañándote (aparentemente él podía pedírselo a la mujer de la oficina)? Bueno, nada de introvertidos. La caja se hizo más pequeña. En vez de hacer eso, quiero volver al comentario sobre limitar el comportamiento.

No es sólo el comportamiento sexual lo que las personas limitan. No podemos estar en una cita a menos de que estemos los 3. No podemos ver “nuestra serie” a menos de que los 3 podamos hacerlo. No podemos mandar e-mails o mensajes de texto a menos que todos estemos incluidos. Nota, esto raramente se extiende a U. La pareja preexistente puede (y en sus ojos, deben) mandarse e-mail/textos/lo-que-sea seguido, pero no se permite la comunicación con U sin que sea compartida.

Esta pieza llega al corazón de un presupuesto subyacente que es común conector de todo lo que he escrito hasta ahora, así que es tiempo de hacer otra de mis transiciones incómodas.

Protegiendo a la relación preexistente

Esta es la parte más importante de todas. El punto. Estamos considerando abrir esta relación, pero antes de que consideremos eso, antes de que estemos dispuestos a hacer cambios, necesitamos estar completamente seguros de que no vamos a arruinarlo. No tiene ningún sentido salir e intentar encontrar a alguien que incremente y haga crecer nuestra relación actual si perdemos lo que ya tenemos.

Bueno, hay algunas formas de hacer esto. Un concepto frecuente es la idea de un “lenguaje sistemático” cuando describimos las relaciones. Muchas personas poliamorosas, no sólo exclusivamente los cazadores de unicornios, usan el lenguaje sistemático. Van a declarar que alguien es su “primaria”, o quizás tengan a múltiples personas en el rol de “primaria”, pero también tienen una o más “secundarias.” Algunas personas van más lejos y se refieren a sus amistades con beneficios o conecciones más casuales como “terciarias.” Esto en general se describe como “poliamor jerárquico.” La idea es que las personas que son primarias “vienen primero” de alguna forma. La forma exacta o el grado puede variar ampliamente. Algunas personas se refieren a esto refiriéndose a los sentimientos, ya que se preocupan más por su pareja primaria que por su pareja secundaria. Otros desdeñan la idea de medir los sentimientos de esa forma jerárquica, y distinguen entre primarias y secundarias por otros medios como la convivencia, la crianza de hijos, la dependencia financiera y otras responsabilidades compartidas.

Nuestra pareja de cazadores de unicornios pueden establecer la regla de que ellos van a ser primarios, y que U va a ser secundaria de cada uno de ellos. Esta es una forma en la que pueden intentar proteger lo que tienen. Bueno, esto es más difícil.

Estás creandole la expectativa a U de que será siempre “menos que” y eso suele molestar bastante a mucha gente. Una persona que se considere “solo-poli” puede estar a gusto con esto, pero muchas personas encuentran este tema como una limitación a-priori. Recuerden, todo esto está siendo acordado por la pareja preexistente cuando U es apenas un concepto. Oh sí, y la caja se sigue reduciendo.

Hay otra herramienta que merece ser mencionada aquí: el veto. Probablemente hayas escuchado ya sobre este concepto en política aunque no en poliamor… pero aquí funciona más o menos de la misma forma. La idea es que una persona tiene autoridad unilateral de decir “no”. El ejemplo más común de esta situación es que la pareja preexistente tenga el “poder de veto” y que U no lo tenga. El “veto” es un concepto drástico para cualquier relación. La idea de que no vamos a poder charlar sobre un tema de nuevo solo porque una persona dice “no”, se siente siempre fea e injusta. Algunos poli tienen el poder de veto como una herramienta de emergencia para ciertas situaciones extremas, como un ataque nuclear.

Pero siempre hay formas de mitigar la incomodidad que tiene U sobre esta espada de Damocles que pende por sobre su cabeza. Vos podrías decir que no va a ser usado para asuntos triviales. Podés decir que no va a ser utilizado hasta que se hayan explorado todas las otras soluciones. Podrías decir que va a ser utilizado para proteger a U si después se suma otra persona. No importa como negocies la idea del veto, siempre hay un problema inescapable.

El problema es que nada de esto puede ser garantizado.

No podés confiar en que tu pareja no va a vetar algo que vos consideres trivial, y no podés garantizar que cando vos uses tu “veto” tu pareja lo va a respetar. No podés garantizar mantenerte como “primario” o que U sea siempre “secundaria”. Nada de esto es seguro. Entonces estamos teniendo siempre toda la inequidad institucionalizada y persistente inseguridad, y ninguno de los beneficios. Porque lo que se percibe como un beneficio, o sea la idea de proteger la relación preexistente (que es parte de lo que se llama un “privilegio de pareja”), es una mentira que vos te contás a vos mismo para enterrar la inseguridad en vez de enfrentarla.

La razón por la cual las personas odian a los cazadores de unicornios, la razón por la cual vos tenés un feedback tan choto cuando haces un posteo “publicitario” es porque estás construyendo una caja muy pequeña para alguien, diciéndole que esté feliz en ella, que se quede sentado, sea obediente y encima todo eso POR NADA.

Mi punto es que nunca vas a estar seguro. Tu actual relación no está segura, la abras o no. No hay muchas cosas seguras en la vida, y eso incluye al amor. La única forma segura de que tu relación se mantenga fuerte y sólida es hacer cosas que son beneficiosas a esa relación específica. Si lo hacés, sin cortar las muertes inoportunas, es probable que dure mucho tiempo. No vas a poder darle fortaleza a tu relación mirando hacia otro lugar que no sea tu relación, y eso implica cuidar a cada miembro de ella (a vos incluído) y cada conexión. Cuando se rompe la relación, agregar a una persona más para solucionarlo es uno de los grandes FALLOS de ser poli. Es nuestra versión de “empezar una guerra de infantería en Asia durante el invierno”. Si no entendés esto vas a crear relaciones que fallan simplemente por no entender este punto, y probablemente vas a lastimar a muchas personas sin darte cuenta.

Bueno, ¿eso es todo? ¿eso es lo peor que puede pasar? ¿hay algo más que deba saber sobre cómo un cazador de unicornios puede ser una tarea sin esperanzas? ¡Me alegro que hayas preguntado!

La principal falacia de la caza del unicornio

¿Se acuerdan de aquel artículo “Honestidad/Justicia” cuando planteé aquel problema incómodo al final? ¿No? Bueno, no hay problema. Aquí es donde voy a hacerlo esta vez. La principal falacia de la caza del unicornio es la ilusión de que tiene posibilidades aceptables de suceder. El concepto central de la narración que hice recién es estadísticamente casi imposible. Aquí está el porqué:

Recordá que vos amabas a P muchísimo y vos querías encontrar algo que P no te daba. Para explicar algunas cuestiones voy a recurrir a las matemáticas, ¡pero no se escapen! No es tan difícil, lo prometo.

Vos estás buscando a alguien con algunas características que P no tiene. Vamos a poner este ejemplo:

U = (A, B, D, E, H)

U es nuestro Unicornio, y B, D, y H son letras al azar que pueden significar diferentes características. Estas son las cosas que te gustaría que tengan en tu vida (que escale montañas, que esté disponible emocionalmente, que le guste determinado fetiche sexual, etc) que P no tiene . Bueno, aquí está lo que P está buscando:

U = (A, E, F, G, I)

¿Qué? ¿Cómo sé esto? Recordemos, vos y P están buscando características de las que el otro carece. De nuevo, elegí ciertas letras al azar. A y E son similares porque presumiblemente ustedes busquen algunas cosas en común, que hacen que encuentren atractiva a una persona.  De hecho, así se conocieron ustedes, ¿no? Vamos a ver cómo serían ustedes:

Vos = (A, B, C, D, E)

P = (A, C, E, F, G)

¿Te diste cuenta ya? Pensá un poco antes de seguir leyendo. Están construyendo un cuadro de una persona MUY específica, que tiene más que ofrecerles que cualquiera de ustedes dos. Vos y P tienen varias características que comparten, que realmente disfrutan, y también tienen intereses que quieren compartir con otras personas, y ambos quieren a una nueva ÚNICA relación. Bueno, yo espero que lo logren. Si no lo logran entonces van a tener un poquito de desilusión. Acá está el perfil de la persona que están buscando:

U = (A, B, D, E, F, G, H, I)

¡Wow! Esta persona no solo es mejor que cualquiera de ustedes, con una vida más rica, completa y variada, sino que también es alguien realmente muy específico.

¿Te acordás de las personas polifieles que estaban buscando a una persona muy específica? Este es su desafío. Si sos nuevo en el poliamor y estás posteando una publicidad en un foro poli ¿Cómo van a conocer a ESA EXACTA persona? Además, le construyeron a este monstruo-de-Frankenstein-super-persona un lugar rígido y pequeño en donde vivir. ¿Qué les hace pensar que alguien con ese estilo de vida va a decir “hmmm… tu modelo altamente restrictivo de relación donde me siento constantemente en desventaja me suena bien… ¡anotame!”

Lo más probable es que no les guste. Entonces…¿qué terminan encontrando? A alguien así:

U = (A, B, G, I, J)

Esto es muy real. Van a encontrar a alguien que comparte aquella característica que vos estás buscando (B) pero sin la principal característica que busca P, pero con la segunda y tercer características (G y I ). Esto parece bien al principio, pero notá que están sin (E) y eso puede ser un problema más adelante. Puede haber cosas que falten, pero están taaaan aliviados de que finalmente encontraron a alguien que respondió a su email, que vive cerca, que está disponible, que está interesada… que cada persona le mete mucho entusiasmo para que esto funcione.

Y esto va a ser un punto en el que la tensión crezca: podrías molestarte porque U le da más a P que a vos, y P puede molestarse porque no tiene la parte más importante, que vos sí tenés. Y para peor, la U real puede tener J, un item que no estaba en ninguna de las listas. ¿Cómo puede influenciar este ítem? ¿Qué pasa si U tiene un hijo de un matrimonio previo? ¿O si U está casada? (¡Hey! ¡Pensé que U era solo para nosotros!) ¿Qué pasa si esa “J” es que U es una drogadicta?

¿No hay esperanzas? ¿Estás diciendo que nos demos por vencido?

Algunas personas tienen relaciones poli felices. Algunas personas están en una triada exitosa y gratificante. Esto sucede. La cosa es que, hay una forma correcta de hacerlo y una forma incorrecta. Escribí esto incluyendo muchos de ejemplos para mostrar cómo hacerlo incorrectamente.

¿Cómo lo hacés de forma correcta? Bueno, acá tenés algo con qué empezar, lee éste artículo y no cometas ninguno de estos errores. Si evitás todos los errores de este artículo, tenés una posibilidad real de lograrlo. Pero esperá, ¿sin garantías? Nop. ¡Pero eso significa que hay riesgo! Sip. ¿Mi pareja actual no va a ser mi primaria? Bueno, quizás. Si es tu pareja primaria, entonces es tu pareja primaria. Podés practicar el poliamor jerárquico si querés, eso está bien. Pero tenés que estar al tanto de las consecuencias, hablar sobre ellas, y estar abierto a la posibilidad de que va a funcionar bien para algunos y va a incapacitar a otros.

Si las cosas cambian, entonces tenés que estar dispuesto a permitir y adoptar el cambio. Hay situaciones a las que la gente se refiere como “lo que cambia las reglas del juego” en el poliamor, al igual que en el resto de la vida. A veces aparece un individuo que sacude el status quo de tus relaciones. No le temas, emocionate. Mi definición de amor incluye el concepto de que tengo un deseo y un compromiso de permitir e incluso facilitar el crecimiento individual, su continua salud, y su búsqueda de la felicidad. Amo mucho a cada una de mis parejas, no quiero que se vayan. No quiero que se cansen de mí. No quiero perderlas. Pero a la larga, no quiero aferrarme a ellas de una forma en la que sofoque sus oportunidades de crecer, de encontrar felicidad, y de que alcancen su máximo potencial. Si alguien es un buen partido para ellas, y pierdo un porcentaje del tiempo/atención/energía que ellas me estaban dando, ciertamente voy a sentir una pérdida, pero si realmente las amo, voy a sentir mucha felicidad a medida que vea que están recibiendo maravillosos beneficios.

Lo que es una pérdida real es cuando alguien dice que voy a tener menos de su tiempo/atención/energía porque realmente ya no estoy “haciéndolo” más para ellos. Esto es una cosa desagradable de la que deberías intentar protegerte, pero no protegés una relación de esto al crear reglas externas, la protegés al ser atento y enfocarte en la relación que tenés con cada una de tus parejas, manteniendo un conocimiento actualizado de quienes son realmente. Cuando esto sucede generalmente se debe a la negligencia. O no estás invirtiendo en ellas, o no le estás prestando atención a las variaciones y cambios que están pasando a través del tiempo mientras crecen como personas. Todavía estás interactuando con ellas como las personas que solían ser, en lugar de hacerlo con las personas en las que se convirtieron. Invierto mi amor y mi energía y tiempo en mis parejas, les pregunto lo que quieren y necesitan, regularmente, y luego intento acomodar tantos de esos deseos y necesidades como me atraiga y como me sea cómodo. En algunas situaciones, voy a dejar mi pequeña zona personal de confort y voy a tomar riesgos. Estos pueden ser grandes oportunidades de crecimiento emocional. En situaciones críticas no necesita atraerme o que me sea cómodo. Esos son los momentos de la vida en el que dejás de lado lo personal y te dedicás a las personas que amás.

Vale la pena mencionar una excepción que es casi universal. Nunca permito que una de mis relaciones imponga reglas a las cosas que suceden por fuera de ella, salvo con el tema de prácticas sexuales seguras. Pero eso no es para tener una seguridad emocional sino biológica.

Bueno, entonces ¿cómo podés hacer las cosas correctamente?

Acá hay una lista de cosas que, si las hacés correctamente, pueden aumentar tus posibilidades. Enfocate en estos puntos para estar preparado para enfrentar las dificultades más comunes. Ciertamente, no importa qué tan bien hagas las cosas, sólo sos una parte de la ecuación. Las otras personas involucradas son variables incontrolables que son complejas e impredecibles. Probablemente podría encontrar ejemplos de excepciones de todo lo que escribí en este artículo, en algún lado o de alguna forma. Muy pocas cosas en la vida son realmente simples o absolutas.

  • Sin reglas. Manifestá tus deseos y necesidades. Hacé peticiones. No exijas, debatí.
  • Seguridad a través de la inversión. No tenés seguridad ni “protegés a la relación existente” limitando lo que sucede con las demás. Tenés seguridad al invertir continuamente en tu relación preexistente.
  • Minimizá “La Caja”. No pongas restricciones en las personas que no existen, mucho menos en las que sí lo existen. Permití que cada relación crezca por sí misma, por sus expresiones naturales.
  • Especificá. Usá un criterio específico para buscar lo que querés, pero mantenete abierto a lo que puedas encontrar.
  • Compartí los factores de ruptura de la relación anticipadamente. Cuando algo realmente no es negociable, necesita ser un material que se exponga en la primer cita. No sobre-dramatices esto, una declaración simple y clara debería ser suficiente.
  • Comunicá las expectativas repetidas veces. Cuando descubrís que hay expectativas que están surgiendo, decilas en voz alta. Frecuentemente la gente asume que todos están en la misma página y les resulta shockeante cuando después descubren que ese no es el caso. Permití que las expectativas cambien a medida que cambien las situaciones.
  • ¡Salí! Hacé esto tanto como sea posible. Tu vida entera va a cosechar los beneficios a medida que tengas la capacidad de ser más abierto, honesto y congruente. Los beneficios más altos que vas a experimentar van a ser internos. Lo que es realmente transformador.
  • Justicia no quiere decir igualdad. Tratá a la gente con amabilidad y comprensión. Intentá evitar las negociacionesquid pro quo,  estas situaciones frecuentemente indican problemas subyacentes.
  • Todas las personas involucradas son igualmente importantes como seres humanos, incluso si no tienen la misma importancia en tu vida. No actúes como si tuvieras el derecho a estar en una posición privilegiada, o como si una relación tuviera derecho a tener privilegio sobre otra.
  • Divulgá todo. Con cada interacción poné todo de tu persona. Tenés que ser congruente, abierto y honesto con cada persona con la que tengas una relación. Si en algún momento sentís que no podés hacer esto, te descarrilaste. La relación está rota y necesita ser reparada o descartada.
  • No empiecen saliendo en citas juntos. Sí, estoy diciendo “No sean cazadores de unicornios”. Cada uno de ustedes va a tener posibilidades astronómicamente más altas de encontrar lo que están buscando si dejan de intentar tener una persona mágica que cumpla con dos funciones diferente y, a menudo, con roles contradictorios. Podrías encontrar a alguien a quien le guste tu pareja, y eventualmente ellos podrían llegar a encajar naturalmente mientras que se evitan con eficacia muchas de las dificultades y trampas que figuran en este artículo.

Conclusión

No podés construir relaciones fuertes bordeando o evadiendo los problemas como la inseguridad y los celos, que es exactamente lo que las “reglas” intentan hacer, tenés que enfrentar directamente estos problemas. Enfrentarlos, encontrar habilidades efectivas para manejar las causas subyacentes y desarraigarlos desde su origen.

Confía con valentía.

Ama con energía.

Arriesgá calculando.

Mantente abierto a nuevas experiencias.

Sé fuerte ante la cara de la inseguridad.

Atrevete a tomar la vida que deseas.

Conocé gente emocionante.

SÉ una persona interesante.

Construí relaciones valiosas.

Compartí la intimidad.

Preguntale a las personas qué ven en vos, por qué te aman, y confía en eso. Hacé un esfuerzo constante para recordarles por qué te aman. No caigas en la complacencia. Buscá una pareja que te deleite y que no se preocupe por ser aptos para vos o para tus otras parejas. Si lo son, ¡maravilloso! Si no lo son, está bien, tu pareja puede estar allá afuera buscando otras posibilidades (o puede no estarlo, como ella lo desee). Entendé que no hay certezas y que en lugar de alejarte, usá esa motivación para ser la mejor persona que puedas ser.

Espero que este artículo te haya ayudado. Te deseo lo mejor mientras que explorás el modelo de relación que mejor funcione para vos.

¡Viví bien!

Traducción:Juan Pablo Dorto y Luna B.